lunes, 21 de abril de 2008

Gasoductos: todos los Caminos Conducen a Ilo

De que la ciudad de Ilo será el punto de llegada de un gasoducto hacia el sur ya no cabe ninguna duda, a la luz del interés mostrado por diversas empresas y consorcios, nacionales y extranjeros.


Ilo está en la mira de los grandes proyectos gasíferos

Dicho interés responde a la necesidad de atender los grandes requerimientos energéticos de la zona, tanto de las grandes minas (Cerro Verde, Cuajone, Toquepala y la futura Tía María) como de las centrales eléctricas (actuales y proyectadas), la industria y el consumo residencial y vehicular. Como resultado de ello, allí se cambiará, al igual que en todo el país, la matriz energética.

Pero no sólo es eso. El interés por el ducto hacia el sur también responde a la necesidad de atender la demanda de la futura planta petroquímica, que a un costo de US$ 1,000 millones se construirá en la portuaria ciudad moqueguana.

Inédita Competencia
La duda actual no reside, pues, en si se construirá o no el ducto, sino más bien en si serán uno o dos. La pregunta surge en razón de los anuncios, muy enfáticos, efectuados en los últimos días por varios grupos empresariales, sumamente afanosos por llevar a cabo cuanto antes sus proyectos, e impedir así que otra alternativa se les adelante y los deje sin negocio. Una situación casi inédita, pero que refleja, para satisfacción de los peruanos, lo atractivo que se ha puesto el país en materia de inversiones.


El Perú tendrá un nuevo gasoducto, esta vez hacia el sur (Foto: Camisea)


La Propuesta Costera: Gassur
Como se sabe, el gas que sale de Camisea llega a la costa a través de un ducto que finaliza en la ciudad de Pisco. Desde allí, una parte es enviada a Lima, mediante un ramal que va hacia el norte. La parte restante será exportada a México, para lo cual ya está en su fase final de construcción una gigantesca planta de licuefacción.

Por lo tanto, la primera propuesta para construir un gasoducto hasta Ilo tiene su punto de partida en las inmediaciones de Pisco, específicamente en el pequeño pueblo de Humay. Desde allí, la tubería sería tendida por la franja costera, en un recorrido de 834 kilómetros, sin mayores inconvenientes geográficos, y por ende, sin un excesivo costo de construcción (éste ascendería a US$ 850 millones). El proyecto, denominado Gassur, estaría listo en el año 2011.

Detrás de esta alternativa se halla Suez Energy, empresa que en los últimos meses ha estado muy activa buscando clientes para su gas. Y aparentemente ya los tiene. Por ejemplo, ya llegó a un acuerdo preliminar con la empresa Enersur, la cual ha anunciado que emplearía el gas en su futura central de 200 MW en Ilo, a la que luego se añadiría otra similar. También lo ha logrado con Southern Copper, que planea reconvertir su refinería y fundición de esa ciudad, para que operen con el gas transportado por este ducto. La empresa, además, prevé emplear el hidrocarburo en sus nuevos y grandes proyectos cupríferos, como Tía María y Los Chancas.

Entre las principales ventajas de este proyecto destaca, sin duda, su menor costo frente al otro. Su mayor desventaja, en cambio, reside en que no contribuiría a satisfacer en absoluto la demanda de Cusco y Puno, aspecto que podría resultar negativamente decisivo, no sólo porque ambos departamentos claman afanosamente por el gas, sino porque el primero de ellos es nada menos que su lugar de origen. Además, esta propuesta requeriría una ampliación del ducto que llega desde Camisea, para que pueda atender la nueva demanda.

De ejecutarse de acuerdo a lo previsto, el gasoducto podría comenzar a operar en el primer semestre del 2011.

La Propuesta Serrana: Gasoducto Andino del Sur
Esta propuesta, denominada Gasoducto Andino del Sur, ha sido planteada por la empresa peruana Kuntur Transportadora de Gas (respaldada por la norteamericana Conduit Capital Partners). Como es lógico suponer, es defendida ardorosamente por los presidentes regionales de Cusco, Puno, Arequipa, Moquegua y Tacna.

Consiste en traer el gas de Camisea hacia la costa, pero no con un ducto costero, sino con uno que atravesaría el extenso rosario de pueblos del cusqueño valle del Urubamba, para recién entonces enrumbar hacia el oeste, pasando por Arequipa y desembocando en Ilo. Además, habrían ramales hacia Puno y Tacna.

Este proyecto tendría la gran ventaja, frente a su competidor, de llevar el gas al corazón de la sierra sur, donde, además de permitir el uso industrial, eléctrico, minero, residencial y vehicular, abriría la posibilidad de desarrollar la industria petroquímica. La proximidad de grandes centros mineros, entre ellos Las Bambas y Tintaya, así como de la carretera Interoceánica, que pasará rumbo a Brasil, contribuye a potencializar aún más las bondades de esta alternativa.

Para facilitar las cosas, Kuntur ha ofrecido instalar siete city gates, los cuales se ubicarían a lo largo de la ruta, en Cusco, Quillabamba, Juliaca, Arequipa, Matarani, Moquegua e Ilo. Gracias a éstos, el gas natural podría ser distribuido en la zona.

La mayor desventaja de esta alternativa estaría en su elevado costo, ascendente a unos US$ 1,200 millones. La abultada cifra se debería a que tendría que atravesar un amplio sector de la ceja de selva cusqueña (área ecológicamente frágil y geológicamente poco estable, que obligaría a elevados costos de ingeniería), y luego seguir el curso de dos extensos valles, a más de 3 mil metros de altitud, en un recorrido de 1,085 kilómetros (bastante más largo que el otro), hasta llegar a la costa.

De no haber problemas en la construcción, podría estar listo en el año 2012, o quizá un poco antes.


Con abundante gas y una petroquímica, Ilo sentará las bases para su rápido desarollo.

¿Uno o dos?
Presentadas las dos propuestas, lo que sigue es evaluar si podrán ser construidas simultáneamente. Algunos opinan que ello no sería viable, pues competirían por el mismo mercado y se restarían rentabilidad mutuamente. Esto parecería ser cierto a la luz de la demanda actual, que sería insuficiente para absorber una oferta gasífera proveniente de dos ductos. Basándose en este argumento, y aparentemente intentando ejercer presión, Kuntur ha señalado que de ninguna manera construiría su ducto si también se contempla construir el de Suez Energy.

Sin embargo, una proyección optimista, y que contemple factores adicionales, permitiría estimar que sí habría viabilidad para dos ductos simultáneos, y en un plazo no muy posterior a su terminación. Ello ocurriría en razón de que, al contar con la seguridad del hidrocarburo en la zona, muchas empresas y consorcios se animarían, desde ahora, a invertir en la zona, y a acelerar sus proyectos. Si así ocurriera, ambas tuberías podrían resultar indispensables, y, lejos de competir entre sí, complementarse, conformando un estupendo anillo energético, que cubriría totalmente el área del sur del país, dando sostenibilidad energética a su actividad productiva.

No arriesgar ahora, por desconfiar de esa posibilidad, podría suponer perder valiosos clientes y desaprovechar, quizá definitivamente, la oportunidad de ganar posiciones en un mercado naciente y de gran proyección.

El Factor Chile
Por último, no hay que perder de vista el hecho de que, con la inminencia de la llegada del gas a Ilo, las empresas mineras del norte de Chile (grandes demandantes de energía) estarían ansiosas por una prolongación de la tubería, con lo cual podrían constituirse, si se aprobara la venta a ese país, en un factor decisivo para que ambos ductos se cristalicen simultáneamente, sea que la venta a Chile se hiciera en forma de gas o de electricidad. Todo dependería de la disposición existente en los gobiernos de ambos países.

3 comentarios:

  1. Es impresionante el futuro que le espera a Ilo con esos millonarios proyectos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien todo esto, pero no estoy de acuerdo en que se le venda gas a Chile hasta que se resuelva lo de la delimitación maritima en La haya

    ResponderEliminar
  3. ILO, se convertirá en una zona estratégica para la exportación del gas, la zona del sur está proyectada a la exploración de lotes petroleros ubicados en las costas Tacneñas, Moqueguanas y Arequipeñas, es una extrategia que se amplia a un futuro, se comenta que estos yacimientos podrían ser similares a los que actualmente se explotan en Camisea.

    El Perú debe tener cuidado con el vecino pais de Chile, ya que las limitaciones maritimas podrían generar complicaciones en las inversiones, nuestro pais debe de asumir una etapa armamentista para poder proteger nuestras reservas maritimas , petroleras y mineras.

    Chile es un pais que vive de los demás paises vecinos, no cuenta con recursos energéticos y agropecuarios, es una amenaza latente para los paises latinoamericanos por asumir una etapa armamentista de ultima tecnología.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog