jueves, 10 de noviembre de 2011

El Perú ya es BBB también para Fitch

Hace dos meses y medio lo había hecho Standard & Poor's, y hoy también lo hizo Fitch Ratings. La agencia calificadora elevó la calificación crediticia peruana (es decir la de los bonos soberanos de largo plazo en moneda extranjera) de BBB- a BBB.

Con esto, ya son dos de las tres más grandes calificadoras las que ubican al Perú en el segundo escalón dentro del grado de inversión. Falta únicamente Moody's, que seguramente no tardará demasiado para tomar una decisión en el mismo sentido.

La mejora peruana era previsible, pues nuestro país viene desarrollando una política económica que le permite tener excelentes indicadores macroeconómicos, fiscales y financieros, que reflejan una holgada capacidad para hacer frente, sin mayor problema, a sus compromisos externos.
Esa política de buen manejo, iniciada en los años 90, ha sido mantenida hasta la fecha. Si bien este año hubo temor, a raíz del triunfo electoral del hoy presidente Humala, luego aquel ha quedado superado, al comprobarse que el mandatario no está dispuesto a desviar al país del rumbo económico que tan buenos resultados le viene reportando en materia de crecimiento, estabilidad, generación de riqueza, empleo, recaudación fiscal y capacidad para hacer gasto social y redistribución.

Las razones de Fitch (hacer click para ampliar).

El comunicado de Fitch, que aquí adjuntamos, señala que su decisión se debe a la decreciente incertidumbre sobre la continuidad de la política macroeconómica, a los cambios en la contribución fiscal del sector minero (asunto en el que hubo una negociación rápida y exitosa), a la fortaleza de las cuentas externas y fiscales, y, en general, al robusto desempeño macroeconómico del Perú.

La agencia considera que la fortalecida resistencia peruana a los shocks externos y de confianza se basa en su sólida posición crediticia externa neta, en su aumento de las reservas internacionales y en un moderado endeudamiento externo, que compensan en parte dos de sus principales debilidades: su elevada dependencia de los commodities y su significativa dolarización financiera.

Con este upgrade, el Perú se consolida como uno de los países mejor calificados en materia crediticia en América Latina. Según Fitch, en la región solo lo igualan México (BBB desde noviembre del 2009), Brasil (BBB desde abril del 2011) y Panamá (BBB desde junio del 2011) y solo lo supera Chile (A+ desde febrero).
En el resto del mundo está a la par de Rusia, Bahrein, Lituania y Tailandia, y supera a India, Portugal, Croacia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Kazajstán y Letonia (todos ellos con BBB-), Turquía, Islandia, Indonesia y Filipinas (BB+), Serbia (BB-), Irán (B+), Ucrania (B), a la degradadísima Grecia (CCC) y a muchos más.

La noticia llega en un momento en el que varias de las principales economías europeas se hallan en serios problemas, lo que ha incluido drásticas reducciones de sus ratings crediticios. Experimentar una mejora en un ambiente internacional tan convulsionado resalta el logro peruano y pone a nuestro país en una posición muy expectante.

Además, constituye una excelente señal para el presidente Humala, referida a que no hay mejor cosa para el bien del país y de sus pobladores (especialmente los más pobres y excluidos) que mantener una política económica sana. Cuando así se hace, llegan los reconocimientos internacionales como el que hoy comentamos, que no solo implica subir un peldaño en una determinada clasificación, sino acceder, en forma cada vez más fluida, al fundamental crédito externo y a las grandes inversiones. Y eso significa menor costo financiero, más producción, más empleo y más ingresos para millones de peruanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog