domingo, 5 de mayo de 2013

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Inversión Extranjera Directa 2012

A los países arriban dos tipos de inversión extranjera. Una es la inversión de cartera, que se dirige a la adquisición de valores negociables (acciones, bonos y otras obligaciones) e instrumentos del mercado monetario, y que no persigue fines de control empresarial ni de permanencia prolongada en el país, sino exclusivamente el de obtener una adecuada rentabilidad financiera.

La otra es la inversión extranjera directa (IED), que más bien llega para involucrarse en el control accionario de empresas (se considera IED a la que involucra más de 10% del capital social), y mantenerse en el país. Este tipo de inversión se radica para desarrollar proyectos productivos, que crean nueva infraestructura y capacidad instalada, y generan empleo estable y formal. Por dicha circunstancia, que además se refleja en el producto bruto interno (pues complementa a la inversión privada nacional y a la inversión pública) los países se afanan en captarla e incrementarla.

A esta última nos referimos en la presente nota, tal como lo venimos haciendo periódicamente. La información que sigue corresponde al año 2012, pero también considera, para efectos comparativos, la del 2011. La hemos tomado directamente de los bancos centrales o institutos de estadística de los respectivos países.

En términos generales, los datos dejan ver que la IED hacia América Latina continúa incrementándose a un ritmo importante, habiendo superado los US$ 160 mil millones. Con ello, la región batió un nuevo record en lo que atañe a este indicador.

Esta favorable evolución se explica principalmente por la estabilidad y el apreciable dinamismo de las economías (aspectos que atraen capitales, especialmente cuando en otras regiones las cosas no lucen demasiado bien), y pese a que los precios internacionales de las materias primas ya no se mostraron tan favorables como en el 2011 (lo que restó cierto atractivo a algunas grandes inversiones, como las mineras). Todo ello permitió que, en un año en que la IED cayó significativamente en las principales economías, ésta creciera un apreciable 6% en nuestra región, alcanzando un nivel record.

Como es fácil suponer, la economía más grande, Brasil, es la que capta más IED. En el año bajo estudio registró un monto de US$ 65,272 millones, 2.1% menor que el del año previo.

Contrariamente a lo que se podía esperar y a lo que había ocurrido hasta el 2010, el segundo lugar no es ocupado por México, sino por Chile, que incrementó su flujo en un considerable 32.2%. Nuestro vecino, al haber captado inversiones foráneas por más de US$ 30 mil millones, superó largamente al país azteca, que más bien las vio decrecer en 41%, con lo cual cayó hasta el cuarto lugar, pues también fue superado por Colombia, que elevó su cifra a cerca de US$ 16 mil millones.

Lo señalado constituye sin duda un gran mérito para Chile, que, pese a ser sólo la sexta economía más grande de América Latina, se jacta de duplicar la IED de la segunda. Con ello, además, mantiene su ratio IED/PBI entre los más altos de la región.

En cuanto a México, cabe precisar que una parte de la caída de su monto se debió a una cuantiosa emisión de títulos de una importante entidad financiera, que provocó que US$ 4 mil millones dejaran de ser considerados IED, para pasar a ser considerados inversión de cartera. Por otro lado, es necesario señalar que el país tiene pendiente un probable ingreso de varios miles de millones de dólares, destinados a la compra de una importante cervecera por parte de una empresa trasnacional, operación que está teniendo problemas para concretarse.

En cuanto a Colombia, es importante puntualizar que las inversiones externas que viene recibiendo están siendo impulsadas especialmente por su muy dinámico sector petrolero, que capta un considerable porcentaje de las mismas.

En el quinto lugar se ubica Argentina, que, merced a una revisión de sus cifras, superó al Perú desde el año 2011. Pero en el año 2012, gracias a un notable incremento del flujo hacia nuestro país, las cifras se han tornado muy parecidas. Así, mientras que el país gaucho contabilizó inversiones externas por US$ 12,551 millones, el nuestro lo hizo por US$ 12,240 millones. Si bien en el primero de los nombrados el flujo resulta bajo, teniendo en cuenta que se trata de la tercera economía más grande de la región, no deja de sorprender su significativo incremento (de 27%), habida cuenta de lo que se esperaba a raíz de la arbitraria estatización de la principal empresa petrolera del país, y de la actitud muchas veces confrontacional de su gobierno hacia los capitales privados del exterior.

La excelente cifra de nuestro país representa, como ya lo señalamos en una nota anterior, un record histórico. El considerable incremento, de casi 50%, se explica, además de la abundancia de recursos naturales, por los sólidos fundamentos de nuestra economía, que se basan en la claridad de las reglas de juego y se traducen en un elevado crecimiento, alta rentabilidad en los negocios, gran estabilidad macroeconómica, etc. Ello ocurre pese a esporádicas señales confusas que emite el gobierno, que cada cierto tiempo generan comprensibles dudas (como el abortado proyecto de estatizar la refinería de La Pampilla y la cadena de grifos de Repsol) y de otros problemas no resueltos, como los que vienen paralizando importantísimos proyectos mineros.

Venezuela, la quinta economía regional, sigue perdiendo posiciones en materia de IED. Esta vez también lo hizo frente a un país mucho más pequeño, como la República Dominicana, que al haber incrementado casi 60% su monto, superó al gigante petrolero, que más bien lo vio disminuir un preocupante 15%, con lo cual, además, ya se halla a punto de ser igualado por Panamá.

Luego figuran Uruguay y Costa Rica, ambos con montos superiores a US$ 2,000 millones. En los últimos lugares sorprende Ecuador, que no obstante ser la octava economía latinoamericana, apenas es la décimo sexta en cuanto a IED, superando únicamente a El Salvador y Paraguay.

Nota: el cuadro y el texto de este artículo fueron modificados el día 14 de mayo, para corregir el dato chileno, que por un error nuestro había resultado considerablemente subestimado.

2 comentarios:

  1. Edificante y a la vez siento que no debemos permitir que estas cifras nos hagan pensar que estamos siquiera cerca de un nivel economico aceptable. Hay que mantener el impulso y eso depende de todos, no solo del gobierno como tantos creen.

    Por ejemplo no consumiendo tontamente ni endeudarnos desmesuradamente aunque los bancos nos la pongan cada vez mas facilita, eso es colaborar con la salud economica, igualmente con el pago de impuestos aunque nos dé rabia la injusticia de la sunat, pagar los impuestos es indispensable.

    RESPONSABILIDAD por parte de todos para que esto siga. Gracias por el post.

    ResponderEliminar
  2. http://www.emol.com/noticias/economia/2013/05/14/598591/chile-ocupa-el-segundo-lugar-en-captacion-de-inversion-extranjera-directa-en-2012.html

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog