jueves, 16 de febrero de 2012

Fue un Buen Año en Producción: PBI Creció 6.92%

El 2011, que se inició con serias incertidumbres, tanto por la crisis internacional como por la coyuntura electoral interna, terminó siendo bastante bueno para el Perú en materia productiva. En diciembre el producto bruto interno (PBI) creció 5.96%, y con ello el dato acumulado anual varió un muy importante 6.92%.
Así lo dio a conocer hoy, mediante un Informe Técnico, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), que también señaló que con ello nuestro país alcanzó 28 meses, a la vez que 13 años, de expansión ininterrumpida.

En diciembre, con la sola excepción del sector Agropecuario, que decreció 1.28%, el crecimiento fue generalizado. Los sectores más dinámicos fueron la Pesca (74.47%), Financiero y Seguros (12.16%), Restaurantes y Hoteles (9.62%), y Transportes y Comunicaciones (9.29%). La Manufactura y la Construcción crecieron poco (3.69% y 3.80%, respectivamente), en tanto que el Comercio tuvo un comportamiento bastante favorable (7.05%).

Por su parte, la evolución a lo largo del año se explica por el favorable desempeño tanto de la demanda interna como la externa. El decisivo aporte de esta última no solo se evidenció en el dato nominal de exportaciones, que con US$ 46,268 millones implicó un record histórico, sino en el real, que creció nada menos que 13.15%, mostrando que, en volumen, las ventas externas se expandieron considerablemente y que el sector externo esta vez fue un fuerte puntal del PBI.

Sectorialmente, hubo una expansión generalizada en el 2011, con la sola excepción de la Minería e Hidrocarburos, que cayó un muy leve 0.22%, afectada por la menor producción minero metálica (-3.59%), y pese al importante avance de la hidrocarburífera (18.10%).

Entre los sectores que crecieron destacaron la Pesca (29.73%), Transportes y Comunicaciones (11.01%) y Financiero y Seguros (10.49%). La Manufactura, el sector más importante de todos, tuvo un desempeño aceptable, con un incremento productivo de 5.56%, apuntalado especialmente por el subsector Fabril Primario, que creció mucho más que el Fabril No Primario (12.30% versus 4.41%).
La Construcción, hasta hace algún tiempo el sector más dinámico, pero luego el más duramente afectado por la notable desaceleración de mediados de año, aún no se repone plenamente, habiendo crecido solo 3.43%.

El siguiente muy interesante gráfico del INEI permite apreciar la contribución de cada sector al resultado anual. Se constata que el Comercio fue un gran protagonista, al haber aportado nada menos que 1.41 de los 6.92 puntos del PBI. La Manufactura aportó 0.88 puntos, y la Construcción solo 0.22. La Mínería e Hidrocarburos, con su pobre desempeño, restó 0.01 puntos a la producción.


El dato de expansión que venimos comentando permite consolidar a la economía peruana como una de las más dinámicas de América Latina y el mundo, lo que resulta especialmente meritorio en la turbulenta coyuntura internacional actual. De las principales economías de nuestro continente, solo la argentina creció más que la nuestra.

Pero la mencionada cifra no solo tiene trascendencia macroeconómica. Considerando que la actual tasa de crecimiento de la población es de 1.13%, el referido dato implica una mejora de aproximadamente 5.80% en el PBI per capita, es decir, en el nivel de producción e ingreso que corresponde en promedio a cada peruano.
Eso permite seguir avanzando consistentemente en la lucha contra la pobreza, pues, como han determinado los especialistas en la materia, tasas de tal magnitud hacen posible reducir aproximadamente dos puntos este indicador socioeconómico, debido al poderoso efecto del crecimiento productivo en los niveles de empleo e ingresos.

Así cerró el 2011 en materia productiva. Veamos qué ocurre en el 2012. Si bien la incertidumbre derivada de la crisis internacional será un elemento negativo a considerar, afortunadamente ya no tendremos aquella derivada de nuestro propio manejo macroeconómico, pues con el correcto desempeño mostrado por el nuevo gobierno las dudas quedaron atrás. Siendo así, y a la luz de nuestros sólidos fundamentos, no hay razón para no ser optimistas y no esperar un año tanto o más favorable que el que se fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog