sábado, 26 de enero de 2013

Autos Nuevos: Más de 190 Mil en el 2012

La venta de vehículos nuevos en nuestro país sigue creciendo velozmente. Así lo demuestra la cifra de 190,761 unidades del año 2012, que ha implicado un incremento de 27.1% frente a la del 2011.

Los datos que aquí presentamos, y cuya fuente es la Asociación de Representantes Automotrices del Perú (ARAPER), permiten ver que, luego de haber superado las 40 mil unidades a fines del siglo pasado, la venta interna de vehículos nuevos disminuyó sensiblemente en los primeros años del presente, cayendo a un nivel mínimo (de apenas 11,402) en el 2001.
Felizmente, desde el 2004 las cifras comenzaron a crecer notablemente, alcanzando, en el 2008, una impresionante tasa de expansión de 81.4%.
Pero tan sólo un año después, en el 2009, la incertidumbre por la crisis internacional se dejó sentir en la confianza de los consumidores y en la disponibilidad de los créditos, reflejándose en una abrupta caída de 16.9%.

Afortunadamente, desde el 2010 se retomó el camino del elevado crecimiento, y se alcanzó y superó, cada vez más holgadamente, la cifra de 100 mil unidades. Así, hoy podemos ver con satisfacción que en los últimos tres años (entre el 2010 y el 2012) se ha vendido más vehículos que en los doce anteriores (461,598 versus 434,623).

Las razones detrás de este excelente desarrollo están a la vista: el fuerte crecimiento de la economía (que exige incrementar la capacidad de carga), la sostenida mejora del poder adquisitivo de la población, las crecientes facilidades crediticias otorgadas por las múltiples entidades financieras (con condiciones cada vez más asequibles a un mayor número de pobladores), la debilidad del dólar (que abarata lo que viene de afuera), la libre importación, la creciente competencia de las empresas distribuidoras, etc.

Con una mayor cantidad de vehículos nuevos no sólo se benefician las familias, que acceden a un bien muy apreciado. También lo hace la actividad productiva en sus múltiples ámbitos, pues accede a un mejor equipamiento de camiones, ómnibus, minibuses, microbuses, furgonetas, paneles, pickups, etc.

Los empresarios del rubro señalan que para que el parque automotor nacional (que ya supera los 2 millones de vehículos) realmente se renueve y reduzca su edad promedio, se requiere que las ventas anuales alcancen las 250 mil unidades. Eso significa que la cifra que venimos comentando aquí ya se acerca a lo deseable.
No es necesario reiterar los favorables efectos de tal circunstancia en materia ambiental, de eficiencia, de capacidad de transporte, de consumo de combustibles, y de costos de mantenimiento y operación.

Otro aspecto importante en la evolución reseñada es la creciente participación de las provincias, que en el año 2004 apenas representaban el 7% del total nacional y hoy superan el 30%. Ello se explica por ventas que, de la mano de los grandes proyectos de inversión (especialmente en sectores tan descentralizados como la minería y la agricultura), la expansión de las ciudades y la mejora del poder adquisitivo de sus pobladores, vienen aumentando a una tasa mayor que la de Lima.

Para el presente año las estimaciones más conservadoras hablan de un crecimiento de 10%, lo que significaría que al cierre del mismo se podría llegar a los 210 mil vehículos vendidos. Pero las más optimistas sugieren una tasa de 15%, hasta llegar a los 220 mil. Se basan en que a las favorables circunstancias mencionadas, que han propiciado el auge, se les añadirán algunas otras, como la entrada en vigencia de nuevos tratados de libre comercio (por ejemplo con la Unión Europea, que supondrá el ingreso de nuevos vehículos con arancel cero) y la definitiva extinción de lo que aún quedaba del régimen de importación de autos usados a través de los Ceticos y zonas francas. La facturación se aproximaría a los US$ 5 mil millones.

Con lo ocurrido hasta este año, nuestro país ha vuelto a superar claramente a Ecuador y Venezuela, pero aún se halla por debajo de Chile y Colombia (y ni qué decir de Argentina, México o Brasil), aunque acortando distancias.

Como vemos, las perspectivas son alentadoras. Conscientes del incesante incremento de nuestro parque automotor, debemos seguir mejorando las condiciones para que éste pueda operar adecuadamente. Es necesario, en tal sentido, continuar ampliando la aún escasa infraestructura vial, mejorando los sistemas de semaforización, reordenando el transporte público, incrementando los espacios para estacionamientos, etc.

2 comentarios:

  1. Al hecho del mayor aumento de vehiculos en manos privadas tiene que ir definitivamente ligado a la mejora de las infraestructuras, especialmente de las carreteras. Los automoviles y las buenas carreteras son precisamente los mejores incentivadores del turismo interno.

    ResponderEliminar
  2. creo que para una sociedad moderna del siglo XXI su progreso pasa por mejorar el transporte publico. en el momento que un limeño o peruano prefiera usar el tranporte publico -aun cuando pueda comprarse un auto nuevo- diremos con toda validez que estamos en desarrollo. en ese sentido no se que tan bueno es situarse en el medio del ranking sudamericano de ventas de auto

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog