domingo, 20 de enero de 2013

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Inflación 2012

A diferencia del año 2011, en el que las alzas de los precios internacionales del petróleo, los alimentos y diversos insumos industriales se tradujeron en importantes elevaciones de los precios al consumidor, en el 2012 la gran mayoría de países de América Latina vió una significativa reducción del indicador.

Sin duda, ésa es una muy buena noticia, habida cuenta de los corrosivos efectos de la inflación en múltiples aspectos, por ejemplo, la capacidad adquisitiva de la población, los incentivos para ahorrar, la evolución de los costos internos, el planeamiento empresarial y la competitividad externa. Su reducción, que refleja una atenuación de los desequilibrios macroeconómicos, permite establecer mejores condiciones para la inversión y el crecimiento.

Veamos ahora, con datos de los institutos de estadística o bancos centrales, cómo lidiaron con el problema los países de la región.

El cuadro adjunto nos permite ver que, con excepción de Argentina, todos ellos redujeron sus tasas inflacionarias, algunos de manera considerable.

La menor de todas fue lograda por El Salvador. El pequeño país centroamericano registró un dato de apenas 0.8%, muy inferior al de un año antes.

Le siguió Chile, con un guarismo de 1.5%, también bastante más pequeño que el del año previo. Luego se ubicó Colombia, que exhibió una evolución igualmente decreciente, obteniendo una tasa de 2.4%.

El Perú se situó como el cuarto país latinoamericano más destacado en este rubro. Aquí, los precios al consumidor registraron una alza de 2.6%, muy inferior a la del año 2011, lo cual permitió retornar al rango meta que el Banco Central de Reserva se había fijado en su afán de mantener la estabilidad macroeconómica.

Por detrás de nuestro país, pero con inflaciones menores al 4%, se ubicaron Guatemala, México y República Dominicana.

Como se comprueba en el cuadro, los cuatro países integrantes de la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Chile y el Perú) siguen posicionados entre los menos vulnerables al problema, lo que sin duda constituye un dato muy positivo, y revelador de los esfuerzos que realizan por mantener el indispensable equilibrio macro.

Contrariamente, los países del Mercosur son los más afectados. El país más grande de este bloque y de toda la región, Brasil, logró reducir levemente su tasa, pero requiere seguir perseverando en sus esfuerzos, pues ésta aún no es lo suficientemente baja. Lo mismo se puede decir de Uruguay, que redujo la propia, pero todavía no a un nivel adecuado.

Dentro del mismo bloque, los casos más preocupantes son los de Argentina y Venezuela. En el primer país, el poco creíble dato oficial trepó de 9.5% a 10.8%, en tanto que el dato de las mediciones privadas se sigue ubicando alrededor o por encima del 20%.
En el país petrolero, por su parte, si bien la tasa bajó de manera importante, aún se sitúa como la más alta de la región y entre las más elevadas del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog