sábado, 17 de noviembre de 2007

Puntos Fuertes y Débiles de la Competitividad Peruana

Como ya se comentó en el artículo del 3 de noviembre (ver link en la parte inferior), el Perú se ubica en el puesto 86 del mundo en cuanto a Competitividad Global, según el ranking recientemente publicado por el Foro Económico Mundial (WEF por sus iniciales en inglés). Allí, nuestro país logra 3.87 puntos sobre 7 posibles.

Obviamente, la calificación peruana no es pareja en todos los aspectos considerados por el WEF. En algunos es muy buena, pero en otros, que son la gran mayoría, deja mucho que desear.

Los aspectos que más aportan a la competitividad peruana son la fortaleza de la protección a las inversiones, rubro en el que nuestro país se ubica nada menos que en el puesto 15 del mundo. Otro aspecto muy destacado es su bajo nivel inflacionario, en el que figura en el lugar 16, y otro la libertad para los flujos de capital, en el que se sitúa en el 19. Estas calificaciones le otorgan, sin duda, una valiosa imagen en cuanto a estabilidad y apertura.



También destacan, aunque en menor grado, la flexibilidad para la determinación de los salarios (puesto 27), los bajos costos laborales no salariales (30), el superávit presupuestal del gobierno (33), la buena regulación en el mercado de valores (34), el importante grado de participación extranjera en la propiedad de las empresas y el alto nivel de matrícula en las escuelas primarias (ambos aspectos en el puesto 35).


En cambio, los aspectos que más conspiran contra la competitividad son la ínfima calidad de la educación primaria (puesto 131, y por lo tanto, en el último lugar del mundo), la baja calidad de la enseñanza de las matemáticas y las ciencias (130) y del sistema educativo en general (129). Como para reformar de raíz toda la educación peruana.


Otros aspectos muy negativos son el elevado diferencial entre las tasas de interés activas y pasivas (puesto 125), la pesada carga de las regulaciones del gobierno (124), la ineficiencia de la estructura legal (123), la mala calidad de la infraestructura portuaria y la escasa independencia del poder judicial (ambos en el puesto 122), la exigua confianza en los políticos y la rigidez del empleo (ambos en el puesto 117), entre otros numerosos factores.


En conclusión, hay mucho por hacer, pues los aspectos negativos son mucho más numerosos que los positivos, y afectan aspectos cruciales, como el de la educación. De no tomarse medidas radicales al respecto, el país no podrá alcanzar la competitividad requerida, ni ponerse en un lugar expectante entre los países que buscan acelerar su marcha hacia el desarrollo.


Ver artículo Disminuyó la Competitividad en el link: http://desarrolloperuano.blogspot.com/2007/11/disminuy-la-competitividad.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog