domingo, 23 de mayo de 2010

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Inversiones en el Exterior 2009

En el difícil año 2009, pese a la crisis, los países latinoamericanos siguieron invirtiendo en el exterior, sin que sus flujos se redujeran mayormente.
Así se desprende de los datos emitidos por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su informe (ver aquí) referido a la inversión extranjera directa en la región.

El cuadro permite ver que, sorpresivamente, Brasil no fue, tal como en la mayoría de años de la última década, el principal inversionista. Por el contrario, registró un muy fuerte movimiento negativo, por efecto de los cuantiosos préstamos y amortizaciones (US$ 14,500 millones) provenientes de sus filiales del exterior. Sin embargo, ello no le quita en absoluto su rol protagónico, como lo demuestran su considerable flujo del año 2008 (más de US$ 20 mil millones) y su stock acumulado a lo largo de los años, ambos muy superiores a los de cualquier país de la región.

El lugar de Brasil fue ocupado por Chile, que por primera vez se encumbró como el principal inversionista externo de América Latina, con casi US$ 8 mil millones invertidos en diversos países, de los cuales el Perú fue uno de los dos principales destinos. Gran mérito de una nación que, pese a poseer una economía relativamente pequeña, invierte en el exterior tanto como los países más grandes. Su ratio Inversiones en el exterior/PBI es de 5%, el mayor del subcontinente.

México, la segunda economía  más importante de la región, fue también la segunda en cuanto a inversiones en el 2009, con US$ 7,598 millones. Le siguieron Colombia, con US$ 3,025 millones, y Venezuela, con US$ 1,834 millones. Como era casi lógico suponer, el 98% de la inversión de este último país se destinó al sector petrolero, por medio de la gigantesca empresa estatal PDVSA. Bastante más atrás en cuanto a monto se ubicó Argentina, que invirtió fuera US$ 679 millones.

El Perú figura en el sexto lugar, con inversiones por US$ 396 millones, monto que supuso una caída de 46% respecto de lo invertido extraterritorialmente en el año previo. Dado que para nuestro país éste es un negocio relativamente nuevo, se espera que, de la mano del espíritu cada vez más globalizado de nuestro sector empresarial, crezca sustantivamente en el mediano plazo.

4 comentarios:

  1. Tengo una duda: si sólo la inversión de los Brescia en la cementera chilena Lafarge fue de 555 millones de dólares, cómo es que toda la inversión peruana asciende solamente a 396 millones?

    ResponderEliminar
  2. Lo que pasa es que el dato se refiere a flujo neto, es decir, a la diferencia entre lo que se invierte en el exterior y lo que se recibe (por diferentes conceptos) de las filiales existentes allí. El caso brasileño, donde inclusive se produce un enorme flujo neto negativo, es ilustrativo. Por lo demás, el dato de la Cepal coincide con el de nuestro Banco Central.

    ResponderEliminar
  3. Chile llega casi a los 8mil millones no 9mil millones!!! Segpun tu cuadro, corrije el texto. Excelente el blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la observación. Ya hicimos la corrección. Gracias adicionales por el comentario

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog