jueves, 2 de agosto de 2012

La Inflación, ahora sí Muy Cerca del Rango Meta

Desde abril del 2011, el Perú viene registrando una tasa anualizada de inflación (la acumulada de los últimos doce meses) que está fuera del rango de entre 1 y 3% que se considera adecuado para la economía.

Dicha situación, originada principalmente en el significativo incremento de precios de varios fundamentales commodities que nuestro país importa (petróleo, trigo, soya, maíz, etc), se había convertido en uno de los principales dolores de cabeza del gobierno, habida cuenta de que movimientos de ese tipo se traducen en incrementos de los precios internos de la gasolina, el pan, el pollo y muchos otros productos, afectando el poder adquisitivo de la población y los costos de las empresas. Y desde octubre del 2011 las cosas empeoraron, cuando la tasa inflacionaria superó el 4% e inclusive luego se acercó al 5%, generando crecientes dudas acerca de si se podría retornar al rango meta antes de finalizar el 2012.

Afortunadamente, de la mano de la sustancial reducción del precio internacional del petróleo, los últimos tres meses han sido excelentes en cuanto al indicador, con tasas de 0.04%, -0.04%, y 0.09%. Y dado que esta última ha resultado muy inferior a la de similar mes del 2011 (0.79%), ha permitido una considerable caída de la tasa anualizada, que ahora sí se ha acercado notablemente a la meta establecida. En efecto, ese 3.28% prácticamente asegura el logro del objetivo trazado, que probablemente sea obtenido antes de diciembre. En realidad, si en los siguientes dos meses se tuviera tasas de inflación tan bajas como la de julio (0.09%), la meta de una inflación anual menor al 3% será alcanzada en setiembre.

¿Llevarán esas buenas perspectivas en materia inflacionaria a que el Banco Central de Reserva (BCR) reduzca su tasa de referencia, para apuntalar un poco más la actividad productiva? Creemos que no, pues si bien la crisis internacional genera una gran incertidumbre (y ha ocasionado, por ejemplo, que en lo que va del año nuestras exportaciones se hayan estancado en comparación con similar período del año 2011), nuestra economía aún muestra un desempeño bastante favorable (con un crecimiento de 5.77% entre enero y mayo), haciendo pensar que no requiere más estímulos que los previstos mediante herramientas fiscales. Además, no hay que olvidar que la severa sequía en Estados Unidos y la caída de la producción en importantes países exportadores (como Rusia, China y Kazajstán) están originando una nueva corriente alcista en los precios de la soya y otros alimentos, lo que indica que la política monetaria debe seguir siendo lo más estricta posible, siempre atenta al muy pernicioso fenómeno inflacionario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog