jueves, 23 de agosto de 2012

Los Sucesivos Reyes de la Altura en Lima

Desde su fundación, en 1535, Lima expectó una velada competencia por la altura de sus construcciones. Durante la mayor parte de su historia, las iglesias, con sus grandes cúpulas, fueron las más destacadas de su paisaje urbano. Pero desde el siglo XX tal supremacía quedó en manos de modernos edificios de concreto y acero. Veamos, a continuación, cuáles de estos se enseñorearon sobre los demás desde la segunda mitad de dicha centuria.

Desde su construcción en 1956, y durante muchos años, el elegante e inconfundible edificio del Ministerio de Educación (hoy convertido en sede del Poder Judicial) reinó, con sus 22 pisos y más de 70 metros, como el más alto e imponente de la capital.

Solo fue destronado en 1973, cuando, en plena euforia por el descubrimiento de crudo en la selva, se construyó la nueva sede de Petroperú, en el Paseo de la República. Dicha torre, de concreto expuesto y oscuros vidrios, pasó adelante, con sus 22 pisos y cerca de 80 metros.

Pero su reinado duró poco, pues apenas cuatro años después ese lugar de honor lo tomó la Torre del Centro Cívico, que con sus 34 pisos (33 sobre el nivel de la calle) y aproximadamente 110 metros, dejó muy atrás a su antecesor. Esta estructura brutalista, que hace un par de años fue pintada, y hoy es el elemento más visible del dinámico centro comercial ubicado en sus inmediaciones, mantuvo la supremacía por más de tres décadas.

Recién en el año 2009 Lima pasó a tener un nuevo monarca en el mundo de los rascacielos, al completarse el Westin, elegante hotel de la cadena internacional del mismo nombre. El edificio, perteneciente al Grupo Brescia, fue diseñado por el famoso arquitecto peruano Bernardo Fort Brescia. Con sus 30 pisos, 118.55 metros, cubierta de vidrio celeste y sinuosa silueta, sobresale nítidamente en el paisaje del centro financiero de San Isidro.

Sin embargo, su permanencia en tan privilegiada posición sería efímera. Ocurre que, de la mano de la situación de bonanza que atraviesa la economía peruana, se está terminando de construir un edificio que, según lo anunciado por su gestor (el mismo Grupo Brescia), sería, con sus 120 metros, el de mayor altura del país.

El Westin y su inminente sucesor, la Torre Begonias (Foto: Joaoleon-SSC)

Se trata de la Torre Begonias (anteriormente denominada Torre HSBC), también diseñada por Bernardo Fort. Si efectivamente supera al Westin, Lima y el Perú tendrán un nuevo rey de las alturas. De cualquier modo, ocurra esto o no, se dará el inédito caso de que nuestra ciudad tendrá, uno frente al otro, dos colosos de similar envergadura, y muy parecido diseño y color, que sin duda, aparte del servicio que brindarán a sus ocupantes y usuarios, otorgarán vistosidad a la zona y aportarán estéticamente al paisaje urbano.

¿Se prolongará por mucho tiempo dicho reinado, tal como ocurrió con algunos de sus antecesores? Teniendo en cuenta el fuerte dinamismo que viene mostrando el país en materia económica, inmobiliaria y constructiva, creemos firmemente que no.

Fotos: Skyscrapercity

3 comentarios:

  1. Si a esa torre le queda poco tiempo de reino, no han tomado en cuenta el grupo de edificios que se construirán en el ex.Cuartel San Martin, ya hay 2 renders en la red, y los rumores sobre la demolición de el edificio limatambo y unos proyectos mas...

    ResponderEliminar
  2. Si, se vieno lo del Complejo San Martin!

    ResponderEliminar
  3. cuando algun grupo empresarial se atrevera a construir una torre de 250 mts, no es mucho pedir??

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog