jueves, 16 de agosto de 2012

El Perú ya tiene el Baa2 de Moody's

Standard and Poor's (S&P) y Fitch ya habían efectuado el upgrade el año pasado, pero faltaba que lo hiciera Moody's. Afortunadamente eso ocurrió hoy. Con ello, el Perú ya puede jactarse de haber sido ubicado en el segundo escalón del grado de inversión por las tres principales agencias calificadoras de crédito del mundo.

En efecto, en agosto del 2011 S&P había elevado el rating peruano desde el nivel BBB- (peldaño inicial del Grado de Inversión) al BBB (segundo peldaño). Tres meses después, en noviembre, Fitch (que utiliza una nomenclatura idéntica) había hecho lo propio, pasando a nuestro país desde el rating BBB- al BBB.

Solo restaba el visto bueno de Moody's, la agencia calificadora que más suele retrasar nuestro ascenso en este aspecto. Hoy lo hizo, promoviendo al Perú desde el nivel anterior, Baa3 (equivalente al BBB- de las otras dos agencias), al Baa2 (equivalente al BBB).

Sin duda, los sólidos indicadores de nuestra economía convencieron a los analistas de la citada agencia. Como sabemos, el Perú viene registrando un elevado crecimiento (que este año muy probablemente llegue a 6%), una inflación bastante baja (que se ubicaría en 3% al cierre del presente ejercicio), posee abundantes reservas internacionales (que ya bordean los US$ 59 mil millones), una deuda externa decreciente (cada vez menor en relación al PBI), una moneda sumamente estable, superavits fiscal y comercial, etc.
Además, desarrolla una política económica de gran apertura y estabilidad jurídica, en la que se respeta los acuerdos y se permite el libre ingreso y salida de capitales.
Esas circunstancias y condiciones lo convierten en un lugar seguro y atractivo para las inversiones y los créditos, pues garantizan, por ejemplo, que no existirán restricciones para el pago de las deudas, para la compra de moneda extranjera o para la remesa de utilidades por parte de las empresas extranjeras instaladas aquí.

El comunicado de Moody's, que aquí adjuntamos, es elocuente reconociendo esos y otros hechos:

A la vez de señalar las numerosas fortalezas que el Perú viene exhibiendo en materia económica, la agencia pone de manifiesto algunas debilidades, entre ellas la aún elevada dolarización del sistema financiero, la fuerte dependencia de los commodities y el inadecuado manejo de los conflictos sociales.

Pero Moody's también mantiene la perspectiva positiva del rating peruano, lo que implica una alta probabilidad de mejorarlo a corto plazo, tal como lo señala expresamente en el documento.

Es importantísimo lo que acaba de ocurrir, pues refuerza la imagen del Perú como un país confiable en lo económico, y apto para seguir percibiendo inversiones y créditos (y no hace falta reiterar lo que esos recursos significan en cuanto a posibilidades de crecimiento económico y mejora de los niveles de empleo e ingresos). Pero además es relevante por cuanto permite al presidente Humala constatar que el manejo económico serio y responsable, en el marco del modelo de apertura y libre mercado que el Perú viene aplicando desde la década de 1990, realmente rinde frutos, como el crecimiento de junio (7.07%), la reducción de la pobreza (de 30 a 27% entre el 2010 y el 2011) o el hecho que aquí comentamos. En su comunicado, Moody's reconoce el buen trabajo que el actual mandatario y su equipo vienen llevando a cabo en el campo económico y nosotros concordamos con dicho punto de vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog