miércoles, 17 de julio de 2013

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Riesgo País

Dado que desde hace un buen tiempo no nos referimos al nivel de riesgo de los países de la región, en esta ocasión nos centraremos en el mencionado indicador, para saber cómo ha influido en él la aún incierta situación económica y financiera internacional.

Como sabemos, su medición se lleva a cabo a través del denominado EMBIG (Emerging Market Bond Index Global o Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes), el cual toma en cuenta la diferencia de rendimiento entre los bonos en dólares emitidos por cada uno de los países emergentes y los del Tesoro de Estados Unidos (considerados los más seguros del mundo). Cuanto más riesgosa es una economía, más le cuesta financiarse internacionalmente (pues los bonos que emite deben pagar intereses más altos para atraer a los inversionistas) y por lo tanto más alto deviene su índice. Por ello, es importante exhibir el riesgo más bajo posible, dado que implica poder acceder más fluidamente al crédito externo, y a menor costo.

Para que un país sea menos riesgoso, debe tener cuentas fiscales ordenadas, que le brinden estabilidad macroeconómica y le permitan atraer la inversión, indispensable para crecer. Con ello, se asegura una buena recaudación fiscal y una adecuada capacidad de pago de su deuda, que es, a fin de cuentas, la variable a considerar para evaluar el indicador que motiva esta nota.

Considerando que en lo que va del año las principales economías latinoamericanas han tenido desempeños macroeconómicos variados (en cuanto a crecimiento, inflación, situación externa, tipos de cambio, etc), los niveles de riesgo también se han movido de forma divergente, reflejando la situación de cada una de ellas.

Eso lo veremos a continuación, empleando la información proporcionada por el Banco Central de Reserva (BCR). Los datos, expresados en puntos básicos (pbs) corresponden al nivel promedio registrado en los nueve primeros días de julio (100 puntos básicos equivalen a un punto porcentual).

La primera constatación que se hace al revisar los datos del BCR es que el nivel de riesgo promedio de la región, luego de haber descendido significativamente en la segunda mitad del año 2012, se ha vuelto a elevar de manera sustantiva en el presente período, especialmente desde junio, tanto como consecuencia de la aún precaria situación económica y financiera internacional, que mantiene la incertidumbre y el nerviosismo entre los agentes económicos, como por efecto del anuncio de Estados Unidos de hacer más restrictiva su política monetaria, lo que, al elevar las tasas de interés y fortalecer el dólar, impactaría sobre los flujos de capital y sobre sus costos. Si bien en los últimos doce meses el EMBIG promedio de los países en referencia casi no ha variado, en lo que va del año se ha incrementado casi 25%, pasando de 333 a 415 pbs.

El menor nivel de riesgo (180 pbs) corresponde al país latinoamericano tradicionalmente mejor considerado por los mercados internacionales, Chile, que en junio recuperó el lugar que Colombia le había arrebatado hace más de un año.

Este último país, anteriormente aquejado gravemente por el narcotráfico y la violencia terrorista, hoy ostenta un nivel de riesgo sólo un poco superior, de 184 pbs.

El Perú, que en los últimos meses del 2012 y los primeros del presente año se ubicó como el país menos riesgoso, hoy figura tercero, aunque con un nivel muy similar al de sus antecesores. El EMBIG peruano, de 189 pbs, es 16% más alto que el de hace un año y 61% superior al de diciembre del 2012. Esa evolución refleja el impacto que viene afrontando nuestra economía por la caída de las exportaciones, ante la baja de precios de los minerales. 

Algo más atrás se sitúa México, con un indicador de 214 pbs. El país azteca, anteriormente uno de los menos riesgosos de América Latina, hoy se ve aquejado por dudas acerca de su capacidad de crecer sostenidamente, la que le está llevando a poner en práctica importantes reformas de modernización y apertura, que sin duda harán bien a su economía. 

Le sigue Brasil, hoy en medio de una pertinaz inflación y una severa desaceleración, que, al reflejar debilidades macro y microeconómicas, han generado desencanto en la comunidad financiera internacional, al punto de que su EMBIG ha sido el de mayor crecimiento en la región (20% en los últimos doce meses y 68% en lo que va del año).

Bastante más atrás figuran los países que aplican políticas económicas más heterodoxas, las cuales no son bien  consideradas por los mercados.
El primero de ellos es Ecuador, cuyo nivel de riesgo es a la fecha de 663 pbs.
El segundo es Venezuela, con un EMBIG que ha crecido 12% en lo que va del año y ya se acerca a los 1000 pbs. El país se está viendo afectado por los serios desequilibrios de su economía (traducidos en una creciente inflación y en la debilidad de su moneda) y por las preocupaciones acerca del rumbo que seguirá, dada la inestabilidad del precio del petróleo, su principalísima fuente de moneda extranjera y de ingresos fiscales.
La lista la cierra Argentina, con un nivel de riesgo de 1195 pbs, 15% mayor que el de fines del 2012.

2 comentarios:

  1. Hola! muy interesante! por favor me podría decir donde consigo la base de datos del riesgo país de Perú en grandes intervalos de tiempo? Preferentemente de los últimos 10 años.Se lo agradeceré muchísimo! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Franklin. La puedes conseguir en la siguiente dirección: http://estadisticas.bcrp.gob.pe/

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog