lunes, 22 de julio de 2013

Siguen Avanzando las Líneas a 500 KV

El Perú no sólo está ampliando su red de líneas de transmisión eléctrica. También la está transformando, para incrementar sus capacidades y prestaciones, y hacerla más rendidora y eficiente.

En color naranja, las potentes líneas a 500 KV (a agosto del 2012).

Es lo que viene ocurriendo con la construcción de líneas a 500 kilovoltios (KV), cuya capacidad de conducción es casi diez veces mayor que la de las tradicionales líneas de 220 KV, que hoy constituyen la columna vertebral del sistema interconectado nacional. Gracias a su elevadísima tensión, éstas reducen notablemente la pérdida de energía y, por ende, el costo de conducción.

En junio del año 2011 nuestro país puso en marcha la primera de ellas, de 90 kilómetros de largo, entre las subestaciones de Chilca (al sur de Lima), La Planicie y Zapallal (al norte de la capital). Su construcción estuvo a cargo del Consorcio Transmantaro (liderado por la empresa colombiana Interconexión Eléctrica-ISA), que en el 2008 había obtenido la concesión. La línea, que demandó una inversión de US$ 138 millones, exhibe, en la zona de la carretera central, dos enormes torres de 170 metros de altura, ubicadas hoy entre las estructuras de mayores dimensiones construidas en el país.

Con dicho tramo el Perú inició un programa de interconexión doblemente importante, pues no sólo puso en marcha la fase inicial de una flamante "autopista eléctrica" de gran capacidad, sino que también comenzó a incorporar, como uno de los núcleos del sistema eléctrico nacional, al poderoso polo energético que se ha constituido en Chilca, con un conjunto de centrales térmicas cuya potencia instalada ya alcanza los 2000 megawatts (MW) y cuya fuente de energía es el gas de Camisea.

Como parte de ese esfuerzo, en noviembre del 2012 inauguró la línea, también a 500 KV, y de 531 kilómetros de largo, entre Zapallal y Trujillo. Ésta, que reposa sobre 1022 torres de acero, fue concesionada en el 2009 al Consorcio Transmantaro, que invirtió en ella US$ 207 millones, monto que incluyó la construcción de dos subestaciones (una en Chimbote y otra en Trujillo).

En marzo del 2011, nuestro país ya había dado otro paso en tal sentido, al adjudicar, también al Consorcio Transmantaro, la concesión para construir y operar (durante 30 años) una línea de 304 kilómetros de largo, entre Trujillo y Chiclayo. Ésta, que se halla en plena construcción, estará lista en junio del 2014. La inversión asciende a US$ 101 millones, los que también permitirán construir las subestaciones Trujillo y La Niña (en Chiclayo).

El sistema eléctrico interconectado nacional, cada vez más extenso y eficiente (Foto: ISA)

Pero no todo se limita al norte: también se apunta al sur. En abril del 2010 se adjudicó, a la empresa española Asa Iberoamérica, la concesión (por 30 años) de la extensa línea de 900 kilómetros de largo Chilca-Marcona-Ocoña-Montalvo (Moquegua), que se espera sea concluida en el presente año. La inversión, de US$ 291 millones, incluye la construcción de subestaciones en cada una de las localidades mencionadas.

Y hace tres días se dió el más reciente paso en la materia, nuevamente mirando al sur, pero esta vez tomando como fuente la energía producida en la central hidroeléctrica del Mantaro. Eso ha ocurrido mediante la adjudicación, a la colombiana ISA, de la concesión para construir y operar (durante 30 años) la línea Mantaro-Marcona-Socabaya-Montalvo, también de 900 kilómetros de largo.
El proyecto, que demandará una inversión de US$ 278 millones, deberá estar concluido en 38 meses, es decir, a fines del año 2016. En él se contempla la construcción de una subestación en cada uno de los cuatro lugares nombrados.

Estas dos últimas líneas permitirán mejorar el abastecimiento energético de las poblaciones de Arequipa, Ilo, Moquegua y Tacna, así como el de las grandes minas de hierro de Marcona y de cobre de Cerro Verde, Cuajone y Toquepala.

Lo aquí reseñado significa que nuestro país, que hace un par de años no poseía ni un solo kilómetro de estas potentes líneas, dentro de tres años sumará más de 2600 kilómetros de ellas. Con ello, estará cada vez más cerca de su objetivo de contar con un sistema eléctrico altamente eficiente, confiable y económico.

Y eso no es todo, pues para el mediano plazo están previstas las líneas Trujillo-Cajamarca y Chiclayo-frontera con Ecuador, así como otras que reforzarán la conexión entre la central del Mantaro, la zona minera de la sierra central y el departamento de Lima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog