viernes, 22 de agosto de 2014

El Perú en el Mundo: Exportación de Confecciones 2013

El Perú tiene en la confección de prendas de vestir uno de sus principales rubros industriales, y su más importante rubro exportador no tradicional. Y es muy bueno que así ocurra, pues se trata de una actividad fundamental, no sólo por la importancia de los bienes que produce, sino por los grandes beneficios que origina en la economía, al constituir una inmejorable fuente de ingresos y empleo.

De primera impresión se podría suponer que, por su relativa simpleza, la industria en mención está reservada a países con un sector productivo poco desarrollado, o a países densamente poblados, poseedores de mano de obra abundante y barata. Pero no es así, pues, como comprobaremos a continuación, también es ejercida, y muy intensamente, por países de alto nivel de desarrollo, de industrias muy sofisticadas y costos laborales nada bajos.

Así lo dejan ver los siguientes datos, proporcionados por la Organización Mundial de Comercio (OMC), que nos muestran a los principales exportadores de prendas de vestir en el año 2013.

Como se observa, China es, por amplísima ventaja, el país líder en el negocio. En el 2013 incrementó más de 10% sus exportaciones, con lo que éstas ya superan los US$ 177 mil millones. Es conocida la capacidad productiva de este gigante asiático, cuya producción de bajo costo obliga a sus competidores de todo el mundo a esforzarse al máximo para no ser desplazados.

A gran distancia del coloso oriental se sitúan Italia, un país de larga tradición confeccionista, y Bangladesh, uno de gran pobreza, y cuya abundancia de mano de obra de bajo costo favorece la actividad. Luego se ubican Hong Kong (que también forma parte de China, y que esta vez descendió dos posiciones) y Alemania.

Tras ellos figuran Vietnam, la populosísima India y Turquía, a los que les siguen las europeas España y Francia, países con los cuales se completa el Top 10 exportador del negocio.

La primera potencia mundial, Estados Unidos, mantiene, ya desde hace varios años, su décimo quinto puesto, derivado de un monto exportador cercano a los US$ 6 mil millones.

México, que ha venido retrocediendo en los recientes listados, ahora se ubica en la décimo novena posición, pese a lo cual se mantiene, con sus US$ 4,530 millones, como la primera potencia confeccionista latinoamericana. El país coloca su producción principalmente en su gigantesco vecino Estados Unidos, tal como también lo hacen otros dos países latinoamericanos que destacan en el ranking: Honduras (puesto 22, avanzando cinco frente al año anterior), Panamá (31, retrocediendo uno) y El Salvador (32, retrocediendo uno).

El Perú tuvo un mal año, lo que le significó descender cuatro puestos, hasta el número 38. Sin embargo, logró mantenerse como el quinto principal exportador latinoamericano, superando a Guatemala.

Según la OMC, en el 2013 nuestro país exportó prendas por un valor de US$ 1,392 millones, con un considerable retroceso de 14% respecto del año anterior (cabe señalar, empero, que el Banco Central de Reserva señala una cifra levemente mayor, de US$ 1,416 millones). Los principales productos peruanos son los t-shirts y las camisas y blusas de punto, todas ellas de algodón.

Ese flojo desempeño se explicó por la debilidad aún reinante en nuestro principal mercado, Estados Unidos, así como por la severa crisis que viene afrontando Venezuela, nuestro segundo comprador.

Existe confianza en que a mediano plazo la actividad se recupere y retome la senda del crecimiento acelerado, teniendo en cuenta aspectos como la gran calidad de los textiles nacionales que emplea como insumo, los numerosos tratados de libre comercio ya suscritos por el país, y el surgimiento de nuevos e importantes compradores, como México y Brasil.

En este importante y dinámico rubro industrial participan productores de todo tamaño, tanto del ámbito textil como del propiamente confeccionista, y las miles de pequeñas y microempresas que se articulan en su cadena de producción y comercialización generan decenas de miles de puestos de trabajo. Considerando que es una de las actividades en las que el Perú tiene ventajas comparativas y competitivas, no cabe duda de que también es una de aquéllas en las que se debe poner el mayor énfasis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog