miércoles, 10 de junio de 2009

Así va la Interoceánica del Sur

La Interoceánica será, como se sabe, la carretera que, atravesando Brasil y el Perú, unirá las costas pacífica y atlántica de Sudamérica. En nuestro país tendrá tres ramales:
  • La Interoceánica del Norte, que será intermodal, pues, partiendo de Paita, llegará hasta el puerto fluvial de Yurimaguas, en el río Huallaga, y de allí continuará por los ríos Marañón y Amazonas, rumbo a Brasil;

  • La Interoceánica del Centro, que, partiendo desde el Callao, seguirá la ruta de la Carretera Central, continuará hacia Huánuco y Tingo María, y se dirigirá a Pucallpa, desde donde se construirá una carretera que se internará en Brasil; y

  • La Interoceánica del Sur, que es la de mejores perspectivas y mayor proyección, y que ya contaba, aún antes de plantearse esta gran empresa, con una gran parte construida. A ella nos referiremos en esta nota.

Con sus 2,550 kilómetros, que quedarán completamente asfaltados, y que vienen demandando una inversión de US$ 1,600 millones, la Interoceánica del Sur partirá desde los puertos de Marcona, Matarani e Ilo, y luego de pasar por Arequipa, Puno, Juliaca, Cusco y Puerto Maldonado, llegará hasta el pequeño poblado de Iñapari, en la frontera con Brasil.
Para su construcción o mejoramiento, se le ha dividido en cinco tramos:
  • Tramo 1. Desde Marcona hasta Urcos, en Cusco;
  • Tramo 2. Desde Urcos hasta Inambari, en Madre de Dios;
  • Tramo 3. Desde Inambari hasta Iñapari;
  • Tramo 4. Desde Azángaro, en Puno, hasta Inambari;
  • Tramo 5. Desde Ilo y Matarani hasta Azángaro.
Los tramos 1 y 5 ya estaban totalmente asfaltados, requiriéndose simplemente mejoramientos. Los trabajos principales se efectúan en los tramos 2, 3 y 4, que hasta hace poco eran infames trochas carrozables, y que, debido a las lluvias, solían hallarse intransitables durante gran parte del año. En unos cuantos meses, los tres quedarán convertidos en modernas carreteras asfaltadas. A ellos se refiere esta nota.

Tramo 2
Este tramo, de 300 kilómetros de longitud, ya está asfaltado en cerca de la mitad de su longitud, desde Urcos hasta Marcapata.
Se espera que esté concluido en los primeros meses del 2010. Los trabajos están a cargo del consorcio CONIRSA, liderado por la constructora brasileña Odebrecht.


Tramo 2: la ruta cusqueña. Subtramo Urcos-Marcapata (Foto: MTC)

Tramo 3
En este tramo, de 403 kilómetros, ya están asfaltados 276, de los cuales 90 corresponden al subtramo Inambari-Puerto Maldonado. Los mayores avances en este último se han efectuado cerca de Inambari.


Tramo 3: en Madre de Dios, rumbo a la frontera. Subtramo Iberia-Iñapari (Foto: Andina)

Los otros 185 kilómetros asfaltados están en la zona fronteriza, entre Iñapari y Planchón. En este subtramo sólo restan los 35 kilómetros entre dicho pequeño pueblo y Puerto Maldonado, que estarán concluidos en noviembre. El avance de los trabajos ha propiciado que se comiencen a crear las primeras empresas de transporte internacional de carga y pasajeros, para efectuar recorridos regulares hacia Brasil.


Puente Billinghurst (Render: Arqymedia)

Una de las obras principales del tramo 3 será el puente colgante Billinghurst, el más largo del país, que será, viniendo desde nuestro vecino del este, la puerta de entrada a la capital departamental. Los trabajos también están a cargo del consorcio CONIRSA.

Tramo 4
Aquí, los trabajos también ya están muy avanzados, habiéndose asfaltado 170 de sus 307 kilómetros. Hace muy pocos días se inauguró el tramo de 131 kilómetros entre Azángaro y Macusani.
Su construcción está a cargo del consorcio Intersur, también brasileño, conformado por tres grandes constructoras de ese país.


Tramo 4: la ruta puneña, Azángaro-Inambari (Foto: Consorcio Intersur)

Se espera que este segmento carretero, que permitirá a Puno exportar su producción a Brasil, esté listo en el año 2011.

Aún sin terminar, esta monumental carretera ya está generando un inusitado movimiento, pues, en todos sus tramos, los pobladores de la zona ya le están dando un uso intensivo, habiendo más que duplicado el tránsito por la misma. La realidad está superando los pronósticos más optimistas: la demanda que se está viendo hoy es la que se había calculado para dentro de unos diez años. A tal punto llega el nivel de uso de la vía (con más de 100 camiones al día) que las concesionarias se animaron a solicitar al gobierno permiso para adelantar el cobro del peaje, lo que, obviamente, no fue aceptado, pues sólo procederá a la culminación de la obra.


La última frontera: el Puente de Integración Perú-Brasil, en Iñapari.

La Interoceánica revolucionará, sin duda, la actividad económica de todo el sur peruano, con beneficios múltiples, de los cuales trataremos, con detalle, en una nota posterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog