domingo, 8 de septiembre de 2013

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Producción de Petróleo 2012

Si bien se busca afanosamente reemplazarlo gradualmente por otros más económicos y limpios, el petróleo sigue siendo el combustible más empleado en el mundo. De él depende la actividad económica de todos los países, cuyas industrias y sistemas de transporte (que colapsarían si faltara) padecen enormemente cuando eleva sus precios en los mercados internacionales (como se constató el año 2008, con el precio del barril bordeando los US$ 150).

¿Cómo marcha la región latinoamericana en la producción de este fundamental insumo? Eso lo averiguaremos a continuación, valiéndonos de la información publicada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) o, en los casos de Bolivia y Guatemala, por los ministerios pertinentes. Los datos, correspondientes al año 2012, están expresados en miles de barriles diarios (mbd). Es decir, indican cuántos mbd produjo en promedio cada uno de nuestros países en el mencionado año.

Como todos sabemos, Venezuela es la principal potencia latinoamericana en este rubro. El año 2012 produjo 2.8 millones de barriles diarios, importante nivel que, sin embargo, representa un estancamiento respecto de los cuatro últimos años. Afortunadamente, dado que su consumo interno no es demasiado elevado, ello le alcanza y le sobra para vender al exterior una cantidad apreciable, y ser el mayor exportador de la región (y uno de los principales del mundo). Lo negativo para el país radica en su fortísima dependencia del producto, que representa más del 90% de sus exportaciones, y un porcentaje enorme de sus ingresos fiscales, como resultado de lo cual afronta graves problemas cuando los precios se desploman.

En el segundo lugar se ubica México, que viene registrando una gradual pero sostenida caída de su producción, a causa del paulatino agotamiento de su principal yacimiento (Cantarell). En el 2012 ésta fue de 2.5 millones de barriles, 9% menor que la del 2008. Para afrontar tal situación, el país está modificando su legislación, con el fin de abolir el monopolio estatal sobre el negocio y permitir la urgente inversión privada. Cabe señalar que, a diferencia de Venezuela, México sí consume, por su gran tamaño económico, una parte considerable de su producción, por lo que no exporta volúmenes tan elevados como los del país caribeño. Su ventaja es que cuenta con una economía mucho más diversificada, que no depende mayormente de las exportaciones del oro negro.

Luego se sitúa Brasil, que no sólo viene elevando sostenidamente su producción (desde el 2010 ya supera los 2 millones de barriles diarios), sino que, gracias al descubrimiento de muy importantes yacimientos frente a sus costas, se encamina a ser un gran actor mundial en el negocio. En el año 2012 produjo 2.1 millones de barriles.

A continuación figura Colombia, consolidado en el cuarto lugar, con una producción que no deja de crecer (la del 2012 es 60% mayor que la del 2008) y acercándose rápidamente al millón de barriles diarios (volumen ya obtenido en numerosos días del 2012). Ello le está permitiendo exportar cantidades cada vez mayores.

Después, aunque con un volumen mucho menor, se ubica Argentina, que, con una producción en franco descenso, sólo extrae lo suficiente para su consumo interno, y eventualmente exportar los saldos. En el 2012 produjo 535 mil barriles diarios, 17% menos que en el 2008.

Sigue en la lista Ecuador, país que, al igual que Venezuela, pertenece a la OPEP, y que, pese a no producir demasiado, puede exportar un volumen apreciable, al no ser un gran consumidor. En el año bajo análisis produjo 504 mil barriles diarios.

El Perú ocupa el séptimo lugar, con un volumen de extracción muy inferior al de los países que le anteceden y que, lamentablemente, viene decreciendo de forma ostensible. Según la OPEP, en el 2012 produjo apenas 67 mil barriles (4% menos que un año atrás y 13% menos que en el 2008), cantidad notoriamente insuficiente para sus requerimientos. Afortunadamente, gran parte de dicha carencia viene siendo suplida con los combustibles obtenidos de los líquidos de gas (provenientes del yacimiento de Camisea) y contrarrestada con el paulatino cambio de su matriz energética, proceso por el cual el gas natural (que posee en abundancia) juega un papel cada vez más destacado. Además, tiene previsto un importante incremento de su producción petrolífera, gracias al aporte de los lotes 67 y 95 de su selva norte, donde se ha confirmado la existencia de una importante cantidad de crudo, que estará disponible a mediano plazo.

Se estima que Cuba produce una cantidad muy similar a la del Perú. Lamentablemente, al no existir cifras precisas sobre su nivel extractivo nos resulta imposible incluirlas en el cuadro. Tras el país caribeño se ubican Bolivia y Guatemala.

Chile cierra la tabla, con una producción que, si bien es escasa (apenas 6 mil barriles diarios) triplica la de hace cuatro años. La grave carencia del hidrocarburo obliga a nuestro vecino del sur a importar prácticamente todo el que consume, y lo hace sumamente vulnerable a las alzas de su precio en los mercados internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog