domingo, 6 de julio de 2014

América Latina: el PBI de los Siete Grandes al Primer Trimestre 2014

La situación económica global, aún incierta, se deja sentir en el desempeño de las principales economías latinoamericanas. En efecto, la todavía débil performance de Estados Unidos, la Unión Europea, China, Japón y otras economías centrales continúa reflejándose en la floja demanda global y por ende en los deprimidos precios de la mayoría de los commodities exportados por la región, a lo que se suman, como veremos, problemas endógenos derivados de deficientes manejos en varios países.

Esos y otros factores han originado los siguientes resultados en el producto bruto interno (PBI) de las siete principales economías en el primer trimestre del año en curso.

Tal como lo indica el cuadro, la economía colombiana desplazó a la peruana y se ubica en el período en mención como la de mayor expansión, con una tasa de 6.4%. Su adecuado marco macroeconómico y un entorno global que no le resulta demasiado desfavorable (el petróleo que exporta mantiene un precio importante) le están permitiendo incrementar su dinamismo.

El Perú se sitúa segundo, con una tasa de 4.8%, la más baja para un trimestre desde la crisis del 2009. La considerable caída de los precios del cobre, oro y otros importantes commodities de exportación, así como la fuerte desaceleración de la inversión privada, están pasando la factura, lo que se ha visto ratificado con el preocupante crecimiento de sólo 2.03% en el PBI de abril. Ello ha obligado al gobierno a dictar medidas que (a través de facilidades administrativas y reducciones de costos) incentiven la inversión.

Luego figura Chile, afectado, al igual que nuestro país, por la baja de la cotización del cobre, su principal producto de exportación y fundamental fuente de recursos fiscales. Su crecimiento está dado por una modesta tasa de 2.6% en el trimestre (la misma que se ha mantenido para el período enero-abril).

Le sigue Brasil, que no logra zafarse del ciclo inflacionario y de desaceleración en el que se halla sumido desde hace ya varios años , pese a sus esfuerzos de estimular la inversión privada mediante concesiones. En el primer trimestre, su crecimiento apenas llega a 1.9%, el mismo que con el retroceso de abril (-2.3%) se ha reducido a apenas 0.8% en el cuatrimestre.

Tras nuestro vecino del este se halla México, que busca mejorar, a partir de las importantes reformas llevadas a cabo en los sectores energético y de telecomunicaciones, su tasa de expansión, una de las más bajas de América Latina en lo que va del siglo. Sin embargo, tomará tiempo para que ello se refleje en sus cifras, tal como lo demuestran el débil 1.8% del primer trimestre y las nuevas previsiones a la baja que vienen estimando los analistas.

Argentina, por su parte, viene enfrentando las consecuencias de una política económica plena de distorsiones y desequilibrios, que han dejado como secuela una inflación de casi 40%, una moneda muy debilitada y agudos problemas fiscales y con los acreedores externos, a los cuales se suma la precaria situación de su principal socio comercial, Brasil, que, agobiado por su ralentización, le viene demandando menos productos. Todo ello se ha traducido en una caída de 0.2% en su PBI.

El caso de Venezuela es el más crítico, pues el país afronta graves desequilibrios, que han dado lugar a la inflación más alta del mundo y que, a la luz de la equivocada actitud del gobierno, no tienen visos de solución. Ello, sumado a la inestabilidad jurídica, ha retraido severamente la inversión privada, y se ha traducido en un enfriamiento cada vez mayor de la actividad productiva, la cual, según todos los analistas, caerá este año. No es coincidencia que el gobierno esté retrasando la publicación de los principales indicadores, desde los de inflación hasta los de producción.

Luego de haber revisado las cifras del crecimiento en los primeros tres meses veamos a cuánto ascendieron los PBI de estos países el último año (considerando el valor de lo producido en los trimestres 2013-II, 2013-III, 2013-IV y 2014-I). Los datos, provenientes de las páginas web de sus correspondientes bancos centrales o institutos de estadística, han sido obtenidos en moneda nacional, y convertidos por nosotros a dólares corrientes, empleando el tipo de cambio oficial promedio del período. Lamentablemente, Venezuela aún no publica sus cifras, por lo que, a modo referencial, incluimos su dato del año 2013 publicado por el Fondo Monetario Internacional.

Como sabemos, la economía más grande es la de Brasil, cuyo PBI alcanza en el período considerado los US$ 2.19 billones. El producto del segundo país más grande, México, asciende a US$ 1.26 billones.

El tercero en la lista es Argentina, con un dato que en la actualidad llega a los US$ 585 mil millones, pero que, de la mano de la recesión a la que acaba de ingresar el país, y de la fuerte devaluación del peso en el transcurso del año, con seguridad se ajustará a la baja.

Luego figura Colombia, con un producto que supera levemente los US$ 375 mil millones. Venezuela se sitúa quinta, afectada no sólo por su decrecimiento productivo sino también por la fuerte devaluación de su moneda, debido a la altísima inflación de aproximadamente 60% imperante allí, que es la más alta del mundo y requerirá de severas medidas de ajuste que impactarán aún más en las cifras del PBI.

En el sexto lugar se sitúa Chile, con un PBI de casi US$ 271 mil millones, y cierra la lista el Perú, con uno de US$ 199 mil millones. Cabe precisar que la cifra peruana calculada por el BCR asciende a US$ 201,295 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog