sábado, 22 de diciembre de 2007

Leves Mejoras en los Niveles Socioeconómicos

Un interesantísimo estudio efectuado en noviembre por la Asociación Peruana de Empresas de Investigación de Mercados (APEIM) revela cambios en la estructura de los niveles socioeconómicos peruanos, entre el período 2004 y 2007.

La muestra estuvo constituida por 3,208 hogares de 37 distritos del núcleo urbano de la provincia de Lima y el Callao, y por 3,028 hogares de los distritos más representativos de seis ciudades del interior: Piura, Trujillo, Chiclayo, Arequipa, Cusco y Huancayo.


Hacer click para ampliar

Los principales resultados, que se pueden ver en el gráfico superior, son los siguientes:
  • El nivel socioeconómico A (el de mayores ingresos), que en el año 2004 representaba el 3.4% de la población, ha crecido significativamente, pues ahora representa el 5.3% de ésta.

  • El nivel B (clase media) también ha crecido levemente, de 14.6% en el 2004, a 15.7% en el 2007.

  • El sector C (clase media baja) se ha reducido significativamente, desde 31.7% hasta 28.7.

  • El sector D (población pobre) se ha incrementado, de 32.3% a 33.9%.

  • El sector E (población en extrema pobreza) se ha reducido, de 18.0% a 16.4%.

Como se puede apreciar, ha habido una leve mejora, un ascenso socioeconómico generalizado. El sector más pobre, es decir el nivel E, se ha reducido en porcentaje, pasando una parte de él a engrosar las filas del nivel D. Sin embargo, en éste no ha habido mayor ascenso hacia el nivel C. Como resultado de lo descrito, el porcentaje de población ubicada en ambos niveles (D y E) sigue siendo el mismo que en el 2004 (50.3%). Esto significa, en términos absolutos, un mayor número de pobladores en situación de pobreza y extrema pobreza, dado que la población actual del país (28 millones) supera en aproximadamente un millón a la del año 2004 (27 millones).

Pero también se ha incrementado la población absoluta de los tres niveles superiores. Eso ocurre porque si bien éstos siguen representando, en forma conjunta, el mismo porcentaje que en el 2004 (49.7%), la población es mayor, como se dijo hace un momento.

Además, ha habido ascenso al interior de ellos. Así, el nivel C se ha reducido significativamente, al haber ascendido parte de él al nivel B. Éste se ha ampliado como resultado de lo anterior, pero a la vez ha promovido a parte de su población al nivel A, que ha crecido significativamente.

Se trata, como se ha visto, de interesantes cambios intersectoriales, que revelan una movilidad social ascendente. Sin embargo, ésta aún es lenta, y no permite concluir que hay una mejora sustantiva de los niveles de vida.


El estudio de APEIM también efectúa un detallado estudio de diversas variables que permiten evaluar los niveles de bienestar de los diversos estratos. Así, indaga acerca de los materiales con los que se construye las viviendas, el acceso a los servicios básicos, el nivel de educación de los miembros de las familias, el tipo de ocupación de sus integrantes, el nivel de ingreso, la capacidad de ahorro, la existencia de deudas, la existencia de seguro de salud para el jefe del hogar, etc.

Un dato muy interesante es el que se refiere a la tenencia de diversos bienes (ver cuadro siguiente). Aquí se revela cosas muy interesantes, como la creciente presencia de televisores a color, aparatos de DVD, teléfonos celulares y equipos de sonido (69.8%, 33.5%, 32.1% y 21.6%, respectivamente) en el sector D, el más bajo de la escala socio económica. Sorprende ver que en el 2004 los porcentajes eran de sólo 25.6%, 0.3%, 8.1% y 5.9%.

Hacer click para ampliar

Los avances en la tenencia de ésos y otros bienes se deben, sin duda, a la mejora de los ingresos, así como a la gran difusión de los créditos de consumo.

Sin embargo, todavía falta mucho por hacer en cuanto a vivienda, educación y salud. En estos rubros, quizá más importantes que los señalados en el párrafo anterior, la población ha efectuado mejoras, pero éstas aún resultan lentas e insuficientes. Las viviendas siguen siendo construidas con materiales precarios, inseguros o insalubres; falta una mayor inversión en educación; y todavía no hay un acceso adecuado a servicios médicos de calidad.


Pese a todas las insuficiencias, las perspectivas asoman favorables. La población, en todos sus estratos socioeconómicos, está haciendo grandes esfuerzos por salir adelante. De mantenerse esta actitud, y de seguir existiendo un ambiente económico tan propicio como el actual, la situación sin duda tenderá a mejorar.


Se puede ver el estudio completo de APEIM en: http://www.apeim.com.pe/images/APEIMNSE2007_2008.pdf


Visite la página principal de Desarrollo Peruano

Temas tratados en Desarrollo Peruano