jueves, 19 de junio de 2008

Michiquillay ya tiene el Visto Bueno


Cajamarca ya no sólo tendrá al oro de Yanacocha como palanca de desarrollo, sino también al cobre de Michiquillay.

Quedó oleado y sacramentado. Por un acuerdo de la compañía Anglo American y las dos comunidades campesinas adyacentes a la zona de excavación, el megaproyecto cuprífero de Michiquillay, ubicado en Cajamarca, recibió el visto bueno y podrá ser desarrollado en los siguientes años.

De esta manera, y mediante una inteligente negociación que satisfizo a las partes, se evitó el lamentable entrampamiento surgido en otros grandes emprendimientos, como Tambogrande y Río Blanco. En ellos, la intransigencia de grupos supuestamente defensores de la ecología, pero en realidad portadores de politizadas consignas antiinversión, han retrasado o impedido su desarrollo, perjudicando tanto a las zonas donde éstos se asientan como a todo el país, que se han visto privados de ingentes recursos, que necesitan con urgencia. De nada han valido los muy atendibles y valederos argumentos de que la moderna minería genera niveles mínimos de contaminación, gracias a la tecnología de punta que emplea.

Afortunadamente, estos tropiezos no se repetirán en Michiquillay, por lo que dentro de poco, con una inversión cercana a los US$ 40 millones, se podrán iniciar allí los trabajos de exploración, y luego, entre el 2012 y el 2013, los de producción, que requerirán por lo menos US$ 700 millones.


Antamina, la más grande mina peruana. En pocos años será superada en producción por tres gigantes: Las Bambas, Toromocho y Michiquillay. (Foto: Andina)

Si bien Michiquillay es una mina de baja ley (y por lo tanto de alto costo de producción), compensa tal deficiencia con sus enormes reservas, comparables a las de Las Bambas. Además, el actual elevado precio del cobre le ha dado una rentabilidad atractiva, que justifica sobradamente la explotación.

Gracias al inicio de las inversiones, la comunidad campesina, y todo el distrito de La Encañada, percibirán importantes recursos, así como asistencia técnica en diversos proyectos productivos, que les permitirán mejorar sustantivamente sus condiciones de vida. Otro tanto ocurrirá con la provincia de Cajamarca, y con toda la región, que incrementarán notablemente sus ingresos gracias al canon.


De esta manera, el Perú contará dentro de pocos años con un nuevo megaproyecto, que se sumará a otros de talla mundial, como Las Bambas y Toromocho, los cuales comenzarán a producir poco después del 2010. Con esos enormes aportes cupríferos, nuestro país se podrá consolidar en el segundo lugar mundial, y acercarse un poco más a su vecino Chile, que le antecede en el ranking de producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog