domingo, 20 de febrero de 2011

Metro de Lima: a Punto de Conocer al Operador

Ya en la cuenta regresiva para su entrada en funcionamiento, el Metro de Lima viene concitando la atención general y originando una serie de interesantes y gratas noticias.

Dando color a las estaciones: esta será roja (Foto: Casi Rojo-Skyscrapercity)

Para empezar, ya terminado el viaducto en el tramo Villa El Salvador-avenida Grau, e instalada la mayor parte de la línea férrea y gran parte del sistema de catenarias, en estos días la obra nos viene mostrando su lado más estético, con el diseño de las estaciones. En la mayoría de estas se viene instalando las imponentes estructuras metálicas que dan forma a sus techos, en tanto que en algunas, como la estación Jorge Chávez, que vemos en la imagen de arriba, ya se comenzó a colocar las vistosas planchas de recubrimiento, formadas por una aleación de aluminio y zinc. Como se sabe, cada estación tendrá una cobertura de diferente color.

En lo que respecta al título de esta nota, si bien se volvió a postergar la fecha de entrega de la buena pro, ha sido solo por escasísimos días, pues en lugar de ser el 18 será el 22 de febrero. Esta última fecha acaba de ser confirmada mediante la Circular 55 (emitida el día 18), lo que significa que la Contraloría ya entregó su informe y el camino ha quedado totalmente despejado. Es decir, mañana al mediodía los postores entregarán los sobres 2 y 3, con sus propuestas técnica y económica, respectivamente, y el martes ya conoceremos al consorcio que operará los 34 kilómetros de la Línea 1, así como las condiciones por las cuales habrá ganado la concesión, incluyendo las características que tendrán los trenes que ofrece, y su cronograma de incorporación al servicio. Se sabe que hay por lo menos seis postores en pugna, por lo que las probabilidades de que haya un final feliz en el referido acto son bastante altas.

De otro lado, también hay buenas noticias en lo que atañe al tramo II, entre la avenida Grau y San Juan de Lurigancho (SJL), pues se ha anunciado que la buena pro para su construcción se otorgará el 27 de marzo. Este tramo demandará una inversión de US$ 600 millones, bastante mayor que la de los trabajos que estamos viendo en el tramo I (US$ 410 millones), lo que se debe a que allí todo está por hacer. Afortunadamente, la Corporación Andina de Fomento (CAF) brindó la buenísima noticia de que aprobó un financiamiento por US$ 300 millones para dicho fin.
Es decir, a mediados de año, aparte de inaugurarse el tramo I, podría estar iniciándose la construcción del tramo de 12 kilómetros que llevará hasta ese populosísimo distrito, el más poblado del país.

Todas estas obras forman parte de lo que en diciembre se anunció como el Plan Maestro de la Red Básica del Metro para Lima y el Callao, que tiene por objeto crear una gran red urbana conformada por cinco líneas: la 1, mencionada aquí, y las líneas 2 (que recorrería desde el Callao hasta Ate), 3 (desde el óvalo de Higuereta hasta Comas, pasando por las avenidas Arequipa y Túpac Amaru), 4 (desde la zona del estadio Monumental hasta el aeropuerto, pasando por las avenidas Canadá y Faucett) y 5 (desde la zona sur de Chorrillos hasta Miraflores). Es de esperar que la Municipalidad de Lima no interfiera, con El Metropolitano, en los planes de desarrollo del Metro, que es a todas luces el proyecto de transporte más importante de la capital, y que, por lo tanto, debe gozar de la máxima prioridad.

La Fórmula para Ganar
Teniendo en cuenta que se acerca la decisiva hora de la apertura de sobres, echemos un vistazo a la fórmula que determinará al ganador:

Ganará el postor cuya propuesta genere el menor puntaje en la fórmula. Para eso, aparte de solicitar del Estado el menor precio por kilómetro, deberá ofrecer el material rodante más nuevo posible y traerlo todo lo pronto que pueda, pues habrá penalización tanto por antigüedad como por demora en la incorporación. Hace un tiempo hicimos una explicación detallada de estos aspectos (ver aquí). Solo ha habido una pequeña modificación en el rubro Emr.

También repasemos, en estos días de espera, algunos aspectos señalados en el Contrato de Concesión. Allí, entre otras cosas, se establece lo siguiente:
- Si se ofrece trenes nuevos, estos deberán ser uniformes; tratándose de trenes repotenciados, deberán ser prácticamente uniformes.
- El concesionario propondrá, para la aprobación del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, el diseño de logotipos y los colores con los cuales serán pintados los coches exteriormente.
- Para el Tramo I, el concesionario deberá suministrar once trenes con un mínimo de cinco coches cada uno. Para el Tramo II, ocho trenes con similar número mínimo de coches. Es decir, para toda la Línea 1 deberá incorporar 19 trenes. Ello significa que, contando los cinco actualmente disponibles, habrá un total de 24. De ellos, circularán 22, pues dos permanecerán como retenes, disponibles para situaciones imprevistas.
Dado que los trenes del Tramo I deberán estar en Lima a más tardar 27 meses después de suscribirse el contrato de concesión, y los del Tramo II a los dos años de suscribirse el contrato para la construcción de la obra civil, eso implica que todos ellos estarán aquí como máximo a mediados del 2013.
- Con los cinco trenes actualmente disponibles, estos deberán circular con un intervalo máximo de 16 minutos. Cuando la flota alcance los 24 trenes, su intervalo de paso no deberá ser superior a seis minutos.
- Los trenes tendrán aire acondicionado. En los trenes nuevos habrá pasillos de circulación entre los coches, de tal manera que el salón de pasajeros sea una continuidad a lo largo de los cinco coches; en los repotenciados se estudiará esta condición.
- Los trenes circularán todos los días. Los primeros comenzarán a operar a las 6 de la mañana y los últimos a las 10 de la noche.
- En el caso de que la demanda supere las previsiones, se evaluará incrementar el número de coches de cinco a seis (cantidad máxima permisible por el largo de las estaciones). También se evaluará el incremento de la flota de trenes, para que su intervalo de paso se reduzca a menos de seis minutos.
- La velocidad comercial de los trenes (calculada para un recorrido Villa El Salvador-SJL, incluyendo las paradas en las estaciones) no podrá ser inferior a 35 kilómetros por hora.


Una interesantísima explicación de los trabajos

Entrada en Operación
Considerando que el equipamiento electromecánico del viaducto será completado aproximadamente en abril, desde ese momento se podrá iniciar la etapa de Pruebas de Puesta en Marcha, para constatar, sin público, el correcto funcionamiento del material rodante y su integración con el equipamiento electromecánico. Los trenes actualmente disponibles iniciarán dicho proceso de pruebas conforme vayan culminando la fase de exhaustiva repotenciación a la que están siendo sometidos.

Foto: AATE

Luego vendrá la etapa de Puesta en Operación Comercial, aquella en la cual el concesionario probará el funcionamiento de los trenes y del sistema, pero con público. El servicio durante ese período, a ser brindado únicamente con los cinco trenes disponibles, será gratuito, pues será el Estado el que se encargue de retribuir al concesionario. Una vez finalizada satisfactoriamente dicha etapa, este ya podrá comenzar a cobrar al público (en cambio, tratándose de los trenes que adquiera, podrá cobrar el pasaje al público desde el momento mismo en que estos inicien su etapa de Puesta en Operación Comercial).
- Las tarifas serán de 1.50 nuevos soles (aproximadamente US$ 0.54) para los adultos, y de 0.75 nuevos soles (aproximadamente US$ 0.27) para los niños, universitarios y escolares. Las personas con pases (policías, bomberos, etc.) no pagarán por el servicio.

El contrato señala que cada una de esas dos etapas deberá durar como máximo un mes. Sin embargo, lo más probable es que todo el período de pruebas abarque hasta junio, de tal manera que en julio ya no quede ningún aspecto operativo por resolver y en su primera semana se pueda estar haciendo la esperada inauguración.
Cabe señalar, como dato importante, que los trenes de que se dispone actualmente no solo están siendo sometidos a un mantenimiento para dejarlos como cuando llegaron en los años 80, sino a un completísimo proceso de modernización, mediante el cual se les viene instalando la tecnología electrónica e informática actual, muy superior a la que tuvieron originalmente, que ya resultaba obsoleta. Es decir, si bien serán trenes con una fisonomía algo antigua, contarán con sistemas de control y funcionamiento tan modernos como los que recién salen de fábrica. Hay que recordar, además, que su nivel de desgaste es mínimo, pues, aparte de haber circulado muy poco, han tenido un buen mantenimiento.

Felizmente, nuestro metro no lucirá como su hiper pintarrajeado pariente romano.

Un dato menor, pero grato para quienes no desean ver nuestro tren convertido en una galería de arte sobre ruedas, es que los graffitis y publicidad no autorizada en los trenes deberán ser eliminados por el concesionario en los plazos establecidos por el regulador.

Visto lo anterior, solo queda esperar hasta el martes, el gran día de la buena pro, deseando que gane el mejor, es decir, el postor que ofrezca las condiciones económicas más favorables y que provea a Lima, con la mayor prontitud posible, de los trenes más modernos.

2 comentarios:

  1. Que buen artículo , bien resumido y entendible.Gracias

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog