sábado, 24 de septiembre de 2011

Asfaltar la Longitudinal de la Sierra

Entre las numerosas promesas que ha efectuado el actual gobierno, una de las más importantes es el total asfaltado de la Carretera Longitudinal de la Sierra, identificada en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones con el código PE-3 (la Carretera Panamericana es la PE-1 y la Marginal de la Selva la PE-5).

Esta importantísima vía atraviesa, de punta a punta, toda la sierra peruana, uniendo, con su recorrido de 3,558 kilómetros, cientos de poblados de dicha región geográfica. Por ello, de concretarse el ofrecimiento, nuestro país pasaría a tener en óptimas condiciones de transitabilidad sus dos columnas vertebrales terrestres, teniendo en cuenta, en la costa, a la vital Carretera Panamericana.

En realidad, ya hay un importante avance en el asfaltado de la carretera, pues este llega al 53%. Pero no es poco lo que falta.

En el tramo norte, denominado PE-3N, es donde la obra ha avanzado menos, y, por lo tanto, se requiere los mayores montos de inversión. Sin embargo, el logro no es tan desdeñable, pues de sus 2,048 kilómetros de largo, 901 ya están asfaltados. Así sucede entre La Oroya y Huánuco (pasando por Cerro de Pasco), en el pequeño tramo entre Huallanca y Pachapaqui, en la muy turística ruta del Callejón de Huaylas y en diversos tramos en el norte de Áncash y en La Libertad, en el largo tramo entre Cajabamba y la zona conocida como El Empalme y, por último, en el que va desde El Chiple hasta El Tambo, en la frontera de Cajamarca con Piura.

Lo que resta por asfaltar son los tramos entre Huánuco y Huallanca (en la frontera con Áncash), entre la otra Huallanca (en el norte del departamento) y la frontera con La Libertad, la mayor parte de la carretera liberteña, una parte importante de la carretera cajamarquina y la totalidad de la carretera piurana, hasta llegar a Vado Grande, en la frontera con Ecuador.

En el tramo sur (la Carretera PE-3S) hay un avance mucho más considerable, gracias a los sostenidos trabajos llevados a cabo por los gobiernos desde los años 90 en adelante. Allí, de los 1,510 kilómetros totales, 993 ya están adecuadamente pavimentados.

Así, ya hay carpeta asfáltica desde Desaguadero, en la frontera con Bolivia, hasta Abancay (pasando por Puno y Cusco), así como entre Ayacucho y Huanta, y entre Izcuchaca (en Huancavelica) y La Oroya, pasando por Huancayo. Solo faltan los tramos entre Abancay y Ayacucho y entre Huanta e Izcuchaca, que totalizan 517 kilómetros.

Como vemos, a la carretera no le falta demasiado asfalto para ser concluida y quedar en óptimas condiciones de transitabilidad. Es cierto que los tramos por construir involucrarán un elevado monto de inversión por parte del Estado, pero teniendo en cuenta que gracias a ella se mejorará notablemente la posibilidad de desarrollo y, por ende, la calidad de vida de los numerosísimos pueblos que se ubican a su vera, no cabe duda alguna de que se justifica plenamente, por lo que debería ser completada en el plazo más corto posible. La crisis internacional, que al parecer se agudizará y por lo tanto obligará al gobierno a aplicar una politica de gasto que contrarreste sus efectos, podría ser su mejor aliada, pues en circunstancias como esta nada mejor que recurrir a obras dinamizadoras de la economía y del empleo, máxime si son de carácter tan notoriamente integrador e inclusivo.

2 comentarios:

  1. Muy importante las vías de comunicaciones viales, pero mas importante es destinar mas recursos a la señalizacion vial en las carreteras y los guardavias.
    Egusquiza existe algún estudio sobre los kilómetros guardavias instalados en nuestro país o cuanto dinero se destina a ello ¿?. gracias

    ResponderEliminar
  2. Ahora que se viene la crisis con fuerza, es cuando el Peru debe aprovechar en meterse de lleno a medidas contraciclicas, inclusive usando las reservas.
    La razon es simple, el Peru carece de infraestructura, osea el dinero no se estaria gastando en vano, esta crisis puede ayudarnos mucho en poner al dia la infraestructura nacional.
    Otro candidato a ello es el Metro de Lima, culminar la Linea 1 y empezar otra Linea mas, ideal seria la 2, pero como por alli pasara el Metropolitano, tal vez entonces la 3 por Javier Prado, La Marina.
    Hay que ponerse al dia en infraestructura para superar a los vecinos, de esa manera hacernos mas atractivos a las inversiones extranjeras.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog