miércoles, 7 de septiembre de 2011

El Centro de Control del Metro de Lima

Como nos consta a todos los que ya lo vimos circular (muy silenciosamente) a lo largo de su viaducto elevado, el Metro de Lima, con sus cinco trenes, ya está casi listo para entrar en funciones.



Prueba de ello es su Puesto Central de Operaciones, ubicado en Villa El Salvador. Desde ese lugar, dominado por un gran tablero electrónico y numerosas imágenes transmitidas en tiempo real por la gran cantidad de cámaras instaladas en las estaciones y otros lugares estratégicos, se controlará el recorrido de los trenes y el funcionamiento de todo el sistema.
Gracias a ello, los controladores podrán regular la velocidad de los trenes (incluyendo la posibilidad de detenerlos en caso de emergencia), y estar al tanto de cualquier problema que se pudiera suscitar, como accidentes, fallas de funcionamiento, incendios, robos, sismos, etc.



De acuerdo al cronograma establecido, muy pronto ese moderno centro de control estará desempeñando cabalmente sus funciones. En estos días finalizará el período de pruebas a cargo del consorcio constructor, que entregará la obra a la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE), para que esta, a su vez, luego de la respectiva inspección, transfiera tanto la infraestructura como el material rodante al concesionario peruano-argentino GyM Ferrovías, que a partir de ese momento será el encargado de operar el sistema.
Está previsto que desde entonces y durante las siguientes semanas este cumpla un período de pruebas y adaptación a la nueva infraestructura. En ese tiempo, que le servirá para entrenar a su flamante personal, los trenes circularán con mucho más frecuencia que ahora, y el público podrá acceder a ellos en forma gratuita.
Luego, a mediados de octubre, comenzará la operación comercial, pues GyM Ferrovías ya podrá cobrar la tarifa establecida en el contrato (de S/. 1.50 para los adultos y S/. 0.75 para los niños, escolares y universitarios).

Es decir, dentro de pocos días, el Puesto Central de Operaciones, que ahora luce un ínfimo movimiento, registrará una radical transformación, reflejando la nueva circunstancia. Y ni qué decir de la intensa actividad que mostrará en un año y medio más, cuando el Metro ya no cuente con escasos cinco trenes, sino con una importante flota de 24.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog