domingo, 11 de marzo de 2012

El Perú en el Ranking Latinoamericano: la Situación de los Caminos

Los caminos son uno de los pilares fundamentales del desarrollo. Sin ellos, las diversas poblaciones de un territorio no pueden intercomunicarse entre sí, abastecerse de lo que necesitan ni vender lo que producen. Su inexistencia hace muy difícil o imposible el adecuado funcionamiento del mercado, con lo que los pueblos afectados quedan condenados al estancamiento y la pobreza. Debido a tal circunstancia, una de las máximas prioridades de cualquier gobierno es ampliar todo lo que sea posible su red caminera.

Pero esto no es fácil. Las carreteras son sumamente costosas, sobre todo en los países de geografía complicada, que abundan en nuestra región, algunos con grandes cadenas montañosas (y sus correspondientes abismos, riesgos de derrumbes, bajísimas temperaturas, etc), y otros con impenetrables selvas (de calor extremo y suelo poco propicio, y surcadas por grandes ríos). Su construcción está, por ello, sujeta a las disponibilidades de recursos de gobiernos en los que no abundan los recursos y que deben atender mil necesidades. Felizmente, en las épocas recientes también está siendo posible a través de las concesiones otorgadas a empresas privadas, las cuales financian la construcción y así adquieren el derecho a explotarlas durante largos períodos de tiempo.
Sin embargo, el problema subsiste: construir carreteras continúa siendo una tarea que requiere de grandes esfuerzos.

Considerando eso, veamos los siguientes datos, provenientes del reciente informe Infraestructura para la Integración Regional de la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), que nos brindan una referencia acerca de la situación de los países sudamericanos en el tema.

Como se observa, el trabajo evalúa cuatro indicadores. El primero: Porcentaje de caminos pavimentados/Total de caminos, compara la calidad de la red vial, habida cuenta de la abismal diferencia existente en cuanto a transitabilidad (y los menores costos que ello implica) entre una simple trocha carrozable o carretera afirmada con una de concreto, asfaltada o con un pavimento aceptable. En este aspecto, Uruguay y Paraguay registran ventajas, al tener pavimentados porcentajes verdaderamente importantes de sus carreteras. Contrariamente, Brasil, el Perú, Ecuador, Colombia, y especialmente Bolivia, muestran porcentajes sumamente bajos.

Los dos siguientes indicadores: Total de caminos/Territorio y Total de caminos pavimentados/Territorio toman en cuenta la densidad de la red, medida ésta en metros por kilómetro cuadrado. La mayor densidad de todo tipo de camino corresponde a Brasil (188.34 metros/km2), Ecuador y Colombia, y la menor a Bolivia, Uruguay y el Perú. Pero la mayor densidad en caminos de mejor calidad, es decir pavimentados, le corresponde a Uruguay (44.29 metros/km2), y la menor a Bolivia y el Perú.

El último dato hace la comparación en base al contingente humano, mediante la relación: Total de Caminos/Población. Así, determina cuántos metros de caminos existen por cada habitante. Aquí, Brasil lleva la delantera, con 8.47 metros, el triple de lo que registra nuestro país, que, a la luz de lo que acabamos de ver, aún tiene "un largo camino por recorrer" en esta materia.

1 comentario:

Temas tratados en nuestro blog