viernes, 27 de abril de 2012

Ordenanza 1599: para Desterrar el Caos del Transporte Público en Lima

Para mejorar su caótico sistema de transporte público, Lima requiere efectuar grandes inversiones en infraestructura y equipamiento, y afortunadamente las está llevando a cabo.
Muestras de ello son el recién inaugurado primer tramo de la Línea 1 del Metro, el sistema segregado de buses denominado El Metropolitano y los numerosos bypasses e intercambios viales que se viene construyendo desde hace varios años.

A esas obras, próximamente se les añadirán el segundo tramo (Grau-San Juan de Lurigancho) de la primera línea del Metro, la moderna Vía Expresa Parque Rímac, que conectará muy rápidamente (con un tramo que pasará por debajo del río Rímac) las zonas este y oeste de la capital, los denominados Buses Patrón, caracterizados por su gran capacidad, y posteriormente, en unos cuatro o cinco años, la subterránea Línea 2 del Metro, entre el Callao y Ate.

Pero, paralelamente, era necesario dictar medidas que pusieran fin a las indignantes conductas imperantes en las operaciones cotidianas del transporte capitalino. Eso es lo que, con gran tino, acaba de hacer la Municipalidad de Lima.
No es necesario, ni vale la pena, recordar la larga lista de abusos en los que incurren cada día los transportistas de nuestra ciudad. A todos los que hemos tenido la mala suerte de abordar sus unidades nos consta su pésimo comportamiento.

Por ello, cabe felicitar a la autoridad municipal, pues la norma dictada, la Ordenanza 1599, es muy completa y detallada. Los transportistas quedan advertidos, teniendo plazo hasta julio (fecha de su entrada en vigencia) para adecuarse a lo dispuesto. De lo contrario, tendrán que afrontar las duras sanciones allí establecidas.

Aquí, acompañando esta nota, tenemos la larga lista de tipificación de las infracciones (hacer click para ampliar). Hemos señalado con rojo aquellas que nos parecen especialmente ilustrativas del abuso actual, desde las criminales carreras entre vehículos hasta las interminables paradas en pos de pasajeros, pasando por la música estridente, los gritos desaforados, los terribles bocinazos y la suciedad e incomodidad en los vehículos. Todo ello un fiel reflejo de la más absoluta informalidad y falta de control.

Estamos seguros de que la observancia de lo allí dispuesto hará que la actividad del transporte público, una de las que más irritan y avergüenzan actualmente a los limeños, cambie radicalmente. De esa forma, a la modernidad que la capital viene adquiriendo en su infraestructura y equipamiento vial, se le sumarán valores tan importantes como el buen trato y el respeto, ausentes durante demasiado tiempo de nuestras calles. Con un transporte público que ofrece el lamentable espectáculo actual, a Lima le resulta prácticamente imposible proyectar la imagen de ciudad ordenada y progresista a la que aspira. Con nuevas y estrictas condiciones, que deberán ser cumplidas, se abre esa posibilidad.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en todo lo que se menciona en el presente artículo, sin embargo algo que nadie toca, pues hasta ahora parece un tabú, es la pésima costumbre de que tenemos de ensuciar las calles no solo tirando cáscaras de fruta, papeles envolturas de golosinas y últimamente hasta periódicos desde las combis a la calle sino los mismos transeúntes echan toda clase de basura en las veredas, ¿porqué no se dan dispositivos penalizando esta falta de civismo de nuestros vecinos así como en algún momento se quiso hacer con aquellos que no respetan las esquinas para cruzar la calzada?
    Sería interesante tocar tambien este tema en su blog, para crear conciencia colectiva.

    ResponderEliminar
  2. César Romero Acuñasábado, 28 abril, 2012

    Una sugerencia que creo ayudará a terminar con la informalidad en el servicio de taxis: mi propuesta es que se disponga a través de una ordenanza que los taxistas conformen cooperativas asociándose con un mínimo de cincuenta transportistas cada uno aportaría su vehículo para conformar la cooperativa, la ventaja para ellos sería que estarían en una planilla y por lo tanto tendrían derecho al Seguro Social, por otro lado aportarían a una AFP para tener derecho a acogerse a una pensión pasado los 65 años, pero hay mas ventajas al ser una empresa accederían a un SOAT mas económico pues las aseguradoras les darían un precio especial tratándose de una flota de vehículos y no de uno solo, podrían contratar el servicio de radio (nextel, RPM ó RPC) a costos ínfimos igualmente el pintado de sus vehículos (amarillo) sería mucho menor pues se haría por cantidad, al ser empresas podrían acceder mas fácilmente a créditos bancarios para renovar sus unidades, inclusive ante un robo o asalto contarían con el apoyo de su empresa, hasta podrían contratar seguros por flota contra robos etc.
    Por otro lado los usuarios se sentirían mucho mas seguros de subir a un vehículo formal pues el nombre de la empresa y del chófer estaría en un lugar visible lo que evitaría que cualquier delincuente ingrese a esta actividad y si lo hace se le podría identificar rápidamente. El estado inclusive podría pactar la eliminación de aranceles a la importación por flota de vehículos lo que haría mas fácil la renovación de los mismos, cada cinco años con esto se evitaría tener tantos vehículos chatarra.
    Les agradecería publiquen el presente comentario tal vez nuestras autoridades lo tomen en cuenta, para bien de nuestro país, pues esto se puede extender a otras regiones de nuestro Perú.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, la Alcaldesa cree que creando o incrementando las multas va mejorar el transporte publico.Es una falsedad, lo que quiere es recurrir a los bolsillos de los transportistas para pagar a tanta gente inutil que sale a las calles puesto un chaleco y a burocratas sentados en la gtu. Finalmente, porque no se multan ellos mismos que crearon el verdadero caos de transporte en la ciudad de lima. Corruptos que dan permisos, autorizan rutas a sus amigotes aunque se llene de carros las calles de lima. Actualmente ocurre lo mismo con la empresa Copacabana para dar un ejemplo. La alcaldesa dice ni un caRRO MAS y sin embargo esa empresa ya metio a las calles mas de cien carros. Lo que si se debe hacer es renovar las unidades y seguir trabajando nacionalmente. y no preferir a los capitales extranjeros, ya tenemos chilenos. canadienses, rusos,americanos, italianos, japoneses,etc. mejor porque no vendemos el peru a algun postor, ya que empezando del gobierno y alcaldesa no defienden la camiseta del peru. Por unos dolares o euros se bajan el pantalon.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog