martes, 19 de marzo de 2013

Produciendo Electricidad a partir de la Luz Solar

Si bien basa su aprovisionamiento eléctrico en las centrales hidráulicas y térmicas (éstas últimas principalmente a partir del gas natural), el Perú ya tiene proyectos en estudio, e inclusive en marcha, referidos a centrales eólicas (basadas en el viento) y fotovoltaicas (basadas en la luz solar).

La luz del sol, recogida en grandes y numerosos paneles de una central fotovoltaica.

Ello se enmarca en la estrategia nacional de diversificar fuentes energéticas (para disminuir la dependencia de cualquiera de ellas), pero también en la de emplear, hasta donde sea posible, fuentes renovables, más limpias y más económicas.

La fuente a la que nos referiremos en esta nota es la luz solar, aprovechable en las centrales fotovoltaicas (CF). Tal como se explica en el video adjunto, al impactar sobre los paneles solares, la energía luminosa proveniente del sol produce cargas positiva y negativa en los dos semiconductores (próximos y de diferentes tipos) instalados en cada uno de ellos. Eso da lugar a un campo eléctrico y a una corriente eléctrica, que luego se almacena en baterías. Dado que esta corriente es contínua (similar a la de las pilas que todos conocemos) debe ser convertida a alterna, que es el tipo de corriente que se transmite a través de las líneas de alta tensión y llega a nuestras casas. Dicha conversión se lleva a cabo en los numerosos centros de transformación que, como veremos a continuación, existen en las centrales de este tipo.


                               
Nuestro país acaba de inaugurar hace pocos días dos centrales fotovoltaicas, con las cuales ya suma cuatro, teniendo en cuenta que a fines del año pasado había inaugurado las dos primeras. Con ello, su capacidad de generación a partir de la luz solar alcanza los 84 megawatts (MW), situándose entre los países latinoamericanos más destacados en la materia.

Las dos primeras centrales, ubicadas en el departamento de Arequipa, fueron desarrolladas por el español Grupo T Solar, que, además de nuestro país, tiene proyectos en operación, construcción y desarrollo en España, Italia, India, Estados Unidos y Puerto Rico, con una potencia instalada cercana a los 300 megawatts (MW).

La primera construida en el Perú, denominada Repartición, se ubica en la pampa de La Joya (provincia de Arequipa), y tiene una potencia de 22 MW. Se enlaza al sistema interconectado nacional mediante una línea de transmisión a 138 kilovoltios (KV).

La segunda central, denominada Majes, y de una potencia similar, se ubica en la provincia de Caylloma, también en el departamento de Arequipa. Al igual que la anterior, se vincula a la red nacional mediante una línea a 138 KV.

   En la CF de Majes (y en las restantes), la máxima generación de energía ocurre al mediodía.

Cada una de ellas ocupa 105 hectáreas de terrenos eriazos, y cuenta con 55,704 paneles solares fijos, orientados hacia el norte, con una inclinación de 15 grados sobre la horizontal.
Ambas fueron inauguradas el 26 de octubre del año pasado. En conjunto, demandaron una inversión de US$ 165 millones, en cuya financiación participaron diversas agencias internacionales, como OPIC (de Estados Unidos), FMO (de Holanda) y PROPARCO (de Francia).

Los otros dos proyectos, de muy reciente inauguración, también han sido diseñados y construidos por firmas españolas: Solarpack y Gestamp Solar, que ya tienen a su cargo una considerable cantidad de centrales de este tipo en España, Estados Unidos, Francia, Sudáfrica y Chile. En ellos han participado como financistas la Corporación Andina de Fomento (CAF) y la trasnacional Conduit Capital Partners.

La central Tacna, situada en el departamento homónimo (en el distrito Alto de la Alianza), ocupa una superficie de 121 hectáreas, y tiene una potencia de 20 MW. Cuenta con 74,988 módulos solares.
Si bien ya opera desde el 31 de octubre del 2011, acaba de ser inaugurada el 11 de marzo, hallándose interconectada al sistema eléctrico nacional a través de una línea de transmisión a 66 KV.

Central Solar Tacna, en el distrito Alto de la Alianza.

La última, denominada Panamericana, está ubicada en la provincia de Mariscal Nieto (departamento de Moquegua) y tiene una potencia similar a la de Tacna. Ya operaba desde el 31 de diciembre del 2012, pero también acaba de ser inaugurada hace poco más de una semana.
Dispone de 72 mil módulos fotovoltaicos, que se extienden sobre una superficie de 123 hectáreas, y ha quedado interconectada a la red nacional mediante una línea a 138 KV.

En Mariscal Nieto, Moquegua

Los módulos de estas dos últimas centrales son de acero galvanizado, y tienen la peculiaridad de ser móviles (cambian de posición siguiendo la trayectoria del sol). Ambas cuentan con 16 centros de transformación (de 1.25 MW cada uno). En conjunto, demandaron una inversión de US$ 196 millones.



No obstante que en comparación con nuestras grandes y potentes centrales hidroeléctricas y térmicas nuestras flamantes centrales fotovoltaicas lucen muy pequeñas, en comparación con otras de su tipo construidas en el mundo tienen una potencia bastante respetable.

Por lo demás, como ya se dijo, lo verdaderamente relevante es que se basan en una fuente energética renovable, muy limpia y de bajo costo, y están permitiendo dotar de la vital electricidad a varios cientos de miles de pobladores de la zona sur del país.

Fotos: Presidencia de la República

1 comentario:

  1. Muy interesante, quisiera que sea algo mas accesible para cualquier mortal en su propia casa, he visto y consultado modelos pero son muy limitados y costosos.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog