domingo, 10 de marzo de 2013

Un TLC con un Gigante: la UE

En su afán de acceder a más mercados y ampliar sus posibilidades de exportación, desde inicios de este mes nuestro país ya tiene vía libre al bloque económico más grande del mundo: la Unión Europea.

El Perú intensifica su relación comercial con las grandes potencias europeas.

Ello, gracias a la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (Acuerdo Multipartes) con ese gigantesco conjunto de 27 países desarrollados de altos ingresos, que albergan una población de más de 500 millones de personas y suman un producto bruto interno superior a los US$ 17 billones.

Si bien hasta antes del TLC estaba vigente el denominado Sistema Generalizado de Preferencias Plus, que otorgaba ingreso libre de impuestos al 45% de nuestras partidas arancelarias, ahora la situación mejora sustantivamente, pues tal preferencia se hace extensiva al 90% de las partidas.

Con el flamante TLC, los principales beneficiados serán nuestros productores y exportadores, que accederán a un mercado mucho más grande que el nuestro. Ello no sólo involucrará a las empresas de gran tamaño, sino también a las miles de pequeñas y microempresas que, adecuadamente asociadas, se sepan articular en el virtuoso proceso de abastecer al nuevo mercado, ya sea como proveedoras de las empresas más grandes o como exportadoras directas. Visto desde esta perspectiva, queda claro el potencial del nuevo TLC en materia de inclusión social, uno de los principales afanes del actual gobierno.

                                  Canasta peruana de exportaciones, repleta de productos. (Foto: Andina)

Pero también habrá beneficios para nuestros consumidores, tanto personas naturales como empresas, que ya no tendrán que pagar las tasas arancelarias que anteriormente encarecían la importación desde esa zona del mundo. Así, los primeros podrán acceder en muchas mejores condiciones a autos, computadoras, televisores y otros artefactos para el hogar, instrumental científico y profesional y material educativo, en tanto que los segundos accederán a infinidad de insumos y bienes de capital requeridos para sus procesos productivos.

Además de lo referido al ámbito del comercio exterior, el nuevo tratado mejora las condiciones para el flujo de inversiones (aspecto crucial, teniendo en cuenta que la UE, además de ser el principal inversionista en nuestro país, es una de las primerísimas fuentes mundiales de avanzada tecnología) y establece compromisos en materia de estándares laborales y medioambientales. También incluye mecanismos para la solución de las controversias que se pudieran generar en la relación, en los diversos aspectos que ésta involucra.

Actualmente nuestro país exporta a la UE bienes por cerca de US$ 7 mil millones, en tanto que importa por más de US$ 5 mil millones. Entre nuestros principales productos destacan los agrarios, como espárragos, paltas, uvas y mangos; y los pesqueros, como calamares y pota. Con la apertura, se espera que hagan lo propio la quinua, la kiwicha y el banano orgánico.

Además de los positivos efectos descritos, el TLC permitirá establecer ventajas sobre algunos de los países que compiten con el nuestro, o aminorar las que tenían. En lo que atañe al banano orgánico, por ejemplo, se tendrá ventaja sobre Ecuador (gran exportador), que, a diferencia de nuestro país, deberá pagar el arancel de ingreso. Y ya no se correrá en inferioridad de condiciones contra Chile (gran competidor nuestro en varios rubros agrarios), que ya gozaba de ingreso libre al nercado europeo.

La industria será otra gran beneficiada, pues el libre acceso podrá ser aprovechado por todos nuestros subsectores, especialmente los más destacados, como el textil-confeccionista y el metalmecánico.

Bajo la nueva situación, no quedan dudas de que habrá un gran movimiento en nuestras cifras comerciales. Se estima que las exportaciones se podrían duplicar en un plazo relativamente corto, lo que se traduciría en un incremento aproximado de 0.2 puntos en nuestro producto bruto interno.

Con este feliz acontecimiento nuestro país ya suma TLC con cerca de 50 países, muchos de los cuales se hallan entre los más grandes del mundo en materia económica. Eso se puede ver en el siguiente cuadro, que, en comparación con el que publicamos hace poco más de un mes, se acaba de teñir de verde.

Gracias a esta expectante política comercial, aproximadamente el 95% de nuestras exportaciones ya ingresa libremente a grandes mercados. Pero la meta es seguir mejorando dicha capacidad, para continuar apuntalando nuestras ventas. Teniendo eso en cuenta, ya están suscritos y por entrar en vigencia acuerdos con Costa Rica, Guatemala y Venezuela, en tanto que están en negociación otros con la Alianza del Pacífico, la TPP (Acuerdo de Asociación Transpacífico), Honduras y El Salvador. Además, están próximos a negociarse otros con India, Rusia, Turquía, Sudáfrica, Israel y Marruecos.

El camino establecido es el de la creciente apertura, y hacia ella se apunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog