martes, 11 de marzo de 2014

PBI: ahora con Año Base 2007

Estaba anunciado desde hace varios años, dados los evidentes cambios ocurridos en las dos últimas décadas en nuestros escenario macroeconómico y estructura productiva, y finalmente se concretó.

Efectivamente, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) dio a conocer hace pocos días, a través de su publicación Perú: Cuentas Nacionales 2007, el cambio del año base para el cálculo del producto bruto interno (PBI) y las demás cuentas nacionales. A partir de ahora, estas variables ya no se calcularán tomando como base el lejano año 1994, en el que nuestra economía intentaba escapar de la gran crisis previa y aún no hallaba la estabilidad requerida, sino el mucho más cercano año 2007, en el que la estabilidad macroeconómica ya había sido lograda y consolidada, y cuyas cifras reflejan mucho mejor la actual estructura productiva de nuestro país.

Según el INEI, “en los últimos veinte años se han producido cambios importantes en la tecnología de la producción y en las telecomunicaciones, han surgido en el país nuevas actividades económicas y otras actividades se han dinamizado, la población peruana ha pasado de 23 millones de habitantes en 1994 a 28 millones en el 2007, se ha diversificado la demanda interna y externa. En las últimas dos décadas el país se integró más al comercio internacional, manifestándose notables cambios en los volúmenes de producción y en los precios relativos de los bienes y servicios que se ofertan y demandan en la economía y modifican la estructura productiva, haciéndose necesario un cambio de año base de las Cuentas Nacionales”.

El flamante índice toma en cuenta el nuevo peso que cada uno de los sectores ha adquirido en el total del producto. Como se puede ver en el cuadro adjunto, el sector que más ha incrementado su participación es el de Extracción de Petróleo, Gas y Minerales, cuyo porcentaje ha pasado de 4.67% a nada menos que 14.36%. Esto se explica por el notable incremento de los volúmenes de producción y los mejores precios de nuestros minerales, así como por la entrada en producción de gas natural, convertido ahora en una de nuestras principales fuentes de energía.

La Manufactura, desmintiendo a quienes pronosticaban su colapso con el modelo de apertura, no sólo no disminuyó su participación, sino que la elevó levemente, del 15.98% anterior al 16.52%. Lo mismo ha ocurrido con el sector Financiero y Seguros, cuya ponderación ha pasado de 1.84% a 3.22%, reflejando el desarrollo que el rubro, fundamental complemento de la actividad económica, ha tenido en los últimos años. La participación del muy importante sector Otros Servicios (que incluye educación y salud privadas, alquileres y otros rubros) ha pasado de 12.29% a 14.89%.

Dichos incrementos se han producido a expensas de los otros sectores, que han perdido relevancia en la composición del producto. La Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, por ejemplo, ahora sólo representa 5.97% del PBI, frente a su 7.60% anterior. Lo mismo ha sucedido, entre otros, con los sectores Comercio, Mantenimiento y Reparación de Vehículos (que ha pasado de 14.57% a 10.18%), Servicios Prestados a Empresas (de 7.10% a 4.24%) y Alojamiento y Restaurantes (de 4.17% a 2.86%).

Lo mencionado significa que, por ejemplo, la variación productiva que ocurra a partir de ahora en el sector de Extracción de Petróleo, Gas y Minerales va a influir mucho más que antes en la variación total del PBI, pues su tasa de crecimiento ya no será multiplicada por el factor de ponderación 4.67, sino por el notable factor 14.36.

El INEI también ha revisado los datos hacia atrás de variación del producto, teniendo en cuenta el cambio de base. Como resultado de ello, las nuevas tasas para los años 2008 al 2013 son las siguientes:

Se observa que el año 2013 se creció un poco más de lo previamente calculado (5.3% versus 5.0%), y que lo mismo ocurrió el 2009. Sin embargo, en la mayoría de años se creció menos. Ello se debe al aumento de la ponderación del sector Minería e Hidrocarburos, que se expandió menos que el promedio. Pero en los siguientes años se espera un crecimiento del sector superior al promedio, por lo que se prevé un crecimiento global mayor al que se hubiera esperado con la base antigua.

Por otro lado, al comparar los datos nominales con los del índice anterior vemos que el PBI del 2013 resultó un poco menor que lo estimado, pues no llegó a los S/. 572,763 millones que se pensaba, sino sólo a S/. 545 mil millones. Tomando este último número y dividiéndolo por el tipo de cambio promedio del año, comprobamos que se situó en US$ 202,000 millones, US$ 10 mil millones menos de lo previsto. Y dividiendo la cifra por los 30.47 millones de peruanos, obtenemos una de US$ 6,630 per capita.

Al margen de los resultados encontrados, y de si éstos nos muestran una realidad auspiciosa o decepcionante, el cambio del año base constituye un paso muy importante en el afán de tener cifras que reflejen mejor lo que realmente acontece con nuestra economía. Es de esperar que las actualizaciones futuras se hagan más contínuamente, y ya no esperando que transcurran tantísimos años como los que transcurrieron desde la lejana base anterior.

3 comentarios:

  1. Interesante post. Quizá te interese chequear esta noticia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. De los mejores temas para un analisis sobre la economia nacional y el crecimiento economico

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog