miércoles, 5 de noviembre de 2014

Importante Emisión de Bonos, para Desdolarizar la Deuda Pública

Tal como lo explica en detalle el comunicado oficial aquí adjuntado, el Perú acaba de efectuar el día 30 de octubre una muy importante colocación de bonos soberanos, que le permite incrementar la solvencia de sus cuentas externas.

En la transacción, denominada operación integral de deuda y efectuada simultáneamente en los mercados nacional e internacional de capitales, el gran protagonista ha sido un flamante título denominado en soles: el Bono Soberano 2024, colocado por el importante monto de S/. 7,128.42 millones (equivalentes a US$ 2,458 millones).

Gracias a la exitosa operación, el Perú ha podido intercambiar (por un monto de S/. 3,878 millones) varios bonos que vencían en un plazo relativamente corto (los Bonos Globales 2015, 2016 y 2019 y los Bonos Soberanos 2015 y 2020), por uno solo: el referido bono, que recién vencerá (tal como lo indica su nombre) dentro de diez años, y que pagará una tasa de interés anual de 5.70%.

La colocación también ha permitido a nuestro país recomprar bonos por S/. 1,809 millones y obtener financiamiento por S/. 1,441 millones para cubrir las necesidades presupuestales del próximo año.

Pero eso no ha sido todo: dada la excelente respuesta del mercado, se decidió reabrir uno de nuestros papeles de mayor plazo: el Bono Global 2050 (denominado en dólares, y que recién vencerá dentro de 36 años), lo que permitió obtener otros US$ 500 millones para financiar los requerimientos fiscales del próximo año.

Con la reseñada operación integral de deuda, y los S/. 8,585 millones que ha permitido recaudar en total, el Perú ha conseguido, aparte de lo ya señalado, lo siguiente:

- Incrementar la participación de la moneda nacional en el total de la deuda pública, que de esta manera continúa desdolarizándose (cosa muy positiva, pues se atenúa el riesgo cambiario). El año 2011 la deuda en soles constituía la minoría (47% del total), pero actualmente ya constituye la mayoría (52%).
- Aumentar el plazo promedio de la deuda, de 11.9 a 12.5 años, lo que alivia el servicio de ésta en el corto y mediano plazos (como lo demuestra el hecho de que en cada uno de los siguientes cinco años se pagará US$ 28 millones menos).

Por si fuera poco, la transacción ha representado, aparte de un espaldarazo para nuestro país, un hecho inédito por su naturaleza a nivel latinoamericano y de todos los mercados emergentes. Ello, en razón de que no sólo ha involucrado un monto importante, sino una compleja combinación de operaciones (intercambio y recompra en monedas nacional y extranjera), y todo en el marco de un financiamiento no en dólares, sino en soles, que fueron aceptados de buen grado por los inversionistas, la mayoría de ellos extranjeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog