lunes, 17 de noviembre de 2014

La Quinua en un Auténtico Boom Exportador

De la mano de la creciente demanda internacional, que ha impactado muy favorablemente en su precio, la producción y exportación de quinua han crecido vertiginosamente.

En efecto, mientras que en el año 2002 se producía 30 mil toneladas, hoy se produce 52 mil; y mientras que el valor de lo exportado no llegaba ni a medio millón de dólares, en el 2013 superó los US$ 79 millones, con un espectacular crecimiento promedio anual de 66%.

Así lo ha hecho saber el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), que además señala que en los primeros nueve meses del presente año la evolución exportadora ha sido aún mejor, con una tasa de expansión de 217%, que ha llevado el monto total a US$ 140 millones. Ese impresionante desempeño se explica por el incremento de 130% en el volumen exportado y de 38% en el precio.

No es para menos, considerando las enormes virtudes del ancestral grano andino, que está siendo reconocido internacionalmente por su gran riqueza en proteínas (tiene muchas más que el trigo), aminoácidos esenciales y grasas saludables (como el Omega 3).


No en vano (ver video adjunto) el 2013 fue declarado por el Organismo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) como el Año Internacional de la Quinua.

Estados Unidos (con aproximadamente 50% del total), varios países europeos, Canadá y Australia son los principales demandantes de esta maravilla de la naturaleza, que ya ha merecido destacadas notas en importantes medios de prensa del mundo, como el New York Times o The Economist.

De esa manera nuestra humilde quinua ha pasado de ser un cultivo de mínima relevancia en el ámbito de la producción y economía nacionales, a ser uno verdaderamente importante. Con lo que se espera obtener el presente año, prácticamente ya tiene asegurado un puesto entre los treinta principales productos peruanos de exportación. Y dada la progresión observada, en pocos años más ya podría figurar entre los veinte primeros.

Es una verdadera fortuna que ello esté ocurriendo con uno de nuestros productos más autóctonos (el año pasado fue declarado Producto Bandera) y más ligados a nuestra serranía y a los estratos más pobres.

El Perú, casi único productor mundial de quinua junto con Bolivia (a quien espera superar a corto plazo) y Ecuador, debe aprovechar esta vertiginosa fiebre compradora para mejorar dramáticamente el nivel de vida de los miles de campesinos que la cultivan, tanto en Puno (principal productor, con más de 55% del total), como en el resto de la zona altoandina. A tal efecto, son muy encomiables los esfuerzos que viene haciendo para extender su cultivo (cosa que ya comienza a hacerse inclusive en la costa) y darle mayor valor agregado, para comercializarla internacionalmente ya no sólo como grano en bruto, sino convertida en diversos productos industrializados (alimentos para bebés, harina, hojuelas, barras energéticas, suplementos proteicos, refrescos, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog