miércoles, 6 de agosto de 2008

Cusco Identifica sus Megaproyectos

Alentado por el decisivo empuje que le ha brindado el megaproyecto de Camisea, el departamento del Cusco está decidido a no apartarse del auspicioso camino que le abren las inversiones privadas.

En tal sentido, y previendo que en noviembre el país acogerá a miles de grandes empresarios e inversionistas de todo el mundo, con motivo de la Cumbre de la APEC, acaba de sacar a la luz una completa e interesantísima Guía de Inversiones de la Región Cusco, en la que hace una detallada revisión de la economía peruana y cusqueña, señalando expresamente las facilidades existentes para la inversión, e informa acerca de lo más atractivo que el departamento tiene en cartera: unos 20 megaproyectos, listos para ser puestos en manos de quien se interese por ellos. La inversión requerida en los mismos asciende a US$ 2,338 millones.

El megaproyecto más importante es el gasoducto andino, cuya construcción ya está prácticamente asegurada, pues hay interés de varios grandes grupos empresariales.

Otro proyecto de gran envergadura es el anhelado nuevo aeropuerto para la ciudad del Cusco, que se emplazaría al noroeste de ésta, en las grandes pampas de Chincheros, según lo previsto en los estudios efectuados hace ya un buen número de años.

También hay nuevos proyectos hidroeléctricos, que se unirían a la emblemática central de Machu Picchu. Entre ellos están las centrales que se construirían en la cuenca del río Araza, que generarían 120 megawatts, la central de Santa Teresa, que tendría una potencia de 130 MW, las centrales en la cuenca del río Azul Mayo, que producirían 87 MW, y las que se levantarían en la cuenca del río Queros, que aportarían 70 MW.

Pero Cusco también quiere entrar con fuerza a la industria. Para ello, tiene previsto llevar a cabo dos proyectos fundamentales en este sector: una fábrica de cemento y una siderúrgica, las cuales, por cierto, contarían con la enorme ventaja de la abundancia de gas y electricidad.

Aparte de eso, hay otros proyectos más pequeños, pero de gran significación. La mayoría tiene que ver con el turismo, emblema regional. Uno de ellos es un elevador que se construiría en la ciudadela de Machu Picchu, y otro un teleférico en Choquequirao. También está contemplada la construcción de un parque lúdico-turístico, un parque temático turístico, hospedajes rurales, un complejo turístico en Marcapata, etc.

Además, está prevista la construcción de un centro de convenciones y un terminal terrestre, y la instalación de una planta procesadora de yacón, entre otros proyectos.

Con Camisea, a Cusco no le están faltando los recursos. Aparentemente, tampoco le están faltando las buenas ideas. Sólo cabe esperar que estos interesantes proyectos se lleven a cabo, como felizmente parece que ocurrirá, mediante capital privado, y no con fondos regionales ni estatales, pues éstos deben destinarse exclusivamente a la educación, la salud y otros sectores prioritarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog