lunes, 12 de abril de 2010

Colegios: que la Mejora sea Contínua

Juana Alarco de Dammert, en Miraflores.

Continúa la modernización de los principales colegios del país. Después de haberse reinaugurado el sanisidrino Alfonso Ugarte, se ha hecho lo propio con el miraflorino Juana Alarco de Dammert y, hace unos pocos días, con el rimense María Parado de Bellido. En el primero se ha invertido más de 13 millones de soles, en el segundo más de 12, y en el tercero más de 10, por un total superior a 35 millones de soles (poco más de US$ 12 millones).

María Parado de Bellido, en el Rímac, reinaugurado hace cinco días.

Sin duda, estos grandes colegios, construidos hace varias décadas, necesitaban una completa remodelación (que pusiera en buenas condiciones su desgastada infraestructura) y modernización (que le permitiera brindar a sus alumnos una educación a la altura de las necesidades actuales).

Un rostro más moderno, con mejores instalaciones y mayor equipamiento.

A eso apunta la mejora de todas sus instalaciones, comenzando por sus fachadas, y continuando por sus aulas y su infraestructura complementaria, como laboratorios, bibliotecas, talleres, auditorios, centros de cómputo, campo deportivo, tópico, cafetería, etc. Las bibliotecas están siendo abastecidas con más libros, en tanto que los talleres están siendo equipados para permitir la adecuada enseñanza de muy útiles y diversas especialidades. En las canchas de fútbol, que anteriormente lucían un césped totalmente descuidado, o se hallaban convertidas en simples terrales, se viene instalando césped sintético. Además, se viene poniendo en funcionamiento gimnasios.

Entre otras cosas, gimnasio, más computadoras y un auditorio más moderno.

Sin duda, se trata de un gran paso en pro de una educación de calidad. Pero no debe quedar en una simple campaña coyuntural, plena de publicidad, ni limitarse a unos cuantos colegios de gran tamaño. Debe institucionalizarse como un proceso de contínua mejora, en el que, dejando de lado la tradicional indolencia y apatía de la burocracia estatal, siempre se esté velando para que la infraestructura se mantenga en las mejores condiciones, tal como ocurre en el sector privado. La palabra clave debe ser Mantenimiento. No más vidrios rotos, carpetas destrozadas, paredes sin pintar, jardines descuidados, bibiotecas sin libros, laboratorios sin materiales, servicios higiénicos indignos, ni canchas de fútbol de pura tierra. No se gana mucho haciendo grandes mejoras cada cierto número de años si en el interregno no se brinda a este vital sector de los mejores recursos a la mano, para que la calidad de la educación no decaiga en ningún momento.

Y las mejoras deben abarcar a todas las escuelas del país, especialmente aquéllas más pequeñas, de los lugares más alejados y pobres, donde no sólo falta un local decente, sino también carpetas, libros y el más indispensable material educativo, y donde el pobre profesor, sin ninguna facilidad a la mano, resulta, al igual que la calidad de la enseñanza, el gran sacrificado.

Como señalamos hace pocos días, se está haciendo avances importantes, pero nunca es suficiente. Si las muy elogiosas reinauguraciones que aquí reseñamos vienen acompañadas del propósito de no descuidar jamás al sector educativo, dotándolo siempre de los mejores recursos posibles, sólo quedará darles la bienvenida.

Fotos: Andina y Presidencia

1 comentario:

  1. Excelente, esperemos que este gran esfuerzo se extienda no solo a los colegios de Lima, sino a los de toda la nación.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog