miércoles, 27 de julio de 2011

El Oro: Más de US$ 1,600 la Onza

Lo que ocurre con el precio del oro, que viene subiendo sostenidamente desde fines del año 2008, y que hoy cerró en US$ 1,615 la onza troy, constituye, a primera vista, una excelente noticia para nuestra economía. Ocurre que el Perú es el quinto productor mundial de este metal precioso, que es, junto con el cobre, nuestro principal producto de exportación.

Sin embargo, la noticia dista mucho de ser enteramente positiva. Es que el alza del precio se debe al nerviosismo reinante en los mercados internacionales, ya no solo por la muy precaria situación de varias economías europeas (Irlanda, Grecia, Portugal, España), y la probabilidad de un contagio a otras más grandes (Italia entre ellas), sino por el grave riesgo de que el mismísimo Estados Unidos entre en default o incapacidad de pagar sus deudas, con consecuencias imprevisibles en los mercados financieros del planeta.

Las agencias calificadoras, que jamás hubieran deseado hallarse en el trance de tener que degradar la calificación crediticia del país más poderoso y centro de las finanzas mundiales, ya están contemplando seriamente esa opción (en abril, Standard & Poor's ya pasó de Estable a Negativa la perspectiva de su deuda), pues no hacerlo implicaría perder toda credibilidad, habida cuenta de que resultaría incongruente seguir manteniendo con el máximo rating (AAA) a un país con tan serios problemas fiscales y de deuda.

Ese nerviosismo, que va en aumento, genera la debilidad del dólar, impulsando al oro, que en estos aciagos momentos constituye la gran alternativa de refugio.
Si la situación se descontrolara, nuestra economía podría verse seriamente afectada, no por efecto del precio del oro (que muy probablemente seguiría subiendo), sino por la situación de otros metales y productos, cuya demanda podría disminuir significativamente si se presentara esa no deseable situación de turbulencia, volatilidad en los mercados de capitales, requerimientos de ajuste, subida de tasas de interés, probable recesión norteamericana (con secuelas por doquier) y nueva desaceleración global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog