jueves, 28 de julio de 2011

¡Felices Fiestas Patrias!

Hoy, 28 de Julio, nuestro querido país cumple un año más de vida independiente. Pero, además, asiste a la toma de mando de un nuevo gobierno. Ojalá que las políticas que este pondrá en ejecución a partir de hoy permitan que todos los peruanos, sin excepción, sigamos mejorando, poco a poco, nuestro nivel de bienestar.

Desde nuestro humilde punto de vista, eso implica la necesidad de mantener el modelo económico actual, pues ha sido este, con su apego a las señales del mercado, el que ha propiciado la eficiencia y la competitividad, el crecimiento, la estabilidad macroeconómica, las inversiones nacionales y extranjeras, la creciente recaudación fiscal, el decreciente nivel de endeudamiento externo, la reducción de la pobreza, la mejora de la infraestructura social y económica, la nueva mentalidad de nuestros empresarios para competir sin temores contra lo que viene del exterior, la incursión en nuevos mercados externos gracias a los TLC, la abundancia de reservas internacionales, la solidez de nuestra moneda, la solvencia de nuestro sistema financiero y el desarrollo de nuestro mercado de capitales, la elevada rentabilidad y el crecimiento de nuestro sector empresarial, la disminución del riesgo país, que permite créditos cada vez más baratos, el triple grado de inversión, que nos presenta como un destino atractivo para los emprendimientos productivos de largo plazo, el vertiginoso crecimiento de las exportaciones, especialmente las no tradicionales, el auge de la construcción, el multimillonario fondo privado de pensiones, que asegura jubilaciones decentes sin afectar al fisco, la mejora del empleo formal y los niveles de ingresos de los trabajadores, la capacidad de hacer frente sin grandes problemas a crisis internacionales tan severas como la ocurrida hace un par de años, y un larguísimo etcétera.

Garantizar el mantenimiento de un modelo económico que genera resultados tan positivos como los reseñados, y la no repetición de experiencias fracasadas aquí y en todas partes del mundo es el mejor regalo que se le puede hacer, en el marco de estas fiestas, a nuestro querido país y a nuestros compatriotas. Afortunadamente, Ollanta Humala, quien hoy juramenta como nuevo presidente peruano, parece estar dispuesto a transitar por el camino correcto, descartando antiguos planteamientos, que generaron, con toda justificación, una enorme preocupación en los agentes económicos de todo tamaño y de toda condición.

Siendo así, y confiando en que el Perú se mantenga en la senda de la sensatez, la estabilidad, las reglas claras, la modernidad, las inversiones y el crecimiento, cerramos la nota deseando a todos nuestros compatriotas, con un prudente y cauteloso optimismo: ¡Felices Fiestas Patrias!

3 comentarios:

  1. Humala juró por la Constitución del '79, muy mal augurio.

    ResponderEliminar
  2. Humala juró por la constitucion de 79, como podria haber jurado por Dios, por la bíblia, por su padre, etc. Lo que vale es su empeño declarado de luchar por la democracia y por perfeccionar el actual modelo de crecimiento sin cambiarlo. Y hay que ser francos, la constitucion del 93 es una broma del fujimorismo.

    ResponderEliminar
  3. No digo que la constitución del 93 sea perfecta e inmejorable, es más, la del 93 en sí misma es una versión mejorada de la del 79, la cual toma como base. Chile, por ejemplo, todavía tiene la constitución del 80 de Pinochet, con varias mejoras eso sí, pero ninguna en el régimen económico.

    Humala, por supuesto, puede jurar por lo que quiera, pero no puede dejar de levantar suspicacias cuando en su primer plan prometía el retorno al documento en cuestión.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog