lunes, 17 de junio de 2013

América Latina: así va el PBI de los Siete Grandes (a marzo del 2013)

El 2013 no está resultando un buen año para las economías latinoamericanas. Así lo dejan ver los datos que presentamos a continuación, que se refieren a la evolución del producto bruto interno (PBI) de las siete principales economías de la región en el primer trimestre del 2013. Las cifras reflejan una fuerte ralentización respecto de lo observado en el mismo período del año anterior.

La principal causa de ello ha sido, sin duda, la desaceleración de la economía de China y de otros importantes mercados, lo que provocó la caída de los precios de los commodities exportados por la región, como el cobre, el oro, el petróleo y la soya. Pero ésa no es la única explicación de lo descrito: también ha habido elementos endógenos, atribuibles a los desequilibrios macroeconómicos que vienen atravesando varios países y que han debilitado sus demandas internas. Y también ha influido un efecto estadístico, resultante del menor número de días laborables respecto del año anterior, debido a que la semana santa del presente año se celebró en marzo, y no en abril.

Dicho eso, vayamos a las cifras. El Perú es el país que mejor ha resistido en el trimestre el embate externo, pues, pese a que éste provocó una abrupta caída de 20% en sus exportaciones, no pudo impedir un crecimiento productivo de 4.8%, que si bien resulta modesto para los estándares a los que el país había accedido, es bastante elogiable, dadas las circunstancias. La referida expansión se explica en gran medida por la fortaleza de la demanda interna, que permitió contrarrestar parcialmente la alicaída demanda externa. En los siguientes meses el país da por descontada una significativa recuperación, que permitiría mantener vigente la meta de alcanzar una tasa de 6% al cierre del año. Una muestra de ello la acaba de dar el dato de abril, cuya tasa de 7.65%, la más alta de los últimos 24 meses, ha llevado el crecimiento acumulado a 5.54%.

Chile también ha tenido un desempeño muy aceptable en el período, alcanzando una tasa de expansión de su producto de 4.1%. Pese a haber sido golpeado por la caída del precio del cobre (su principalísimo producto de exportación, y base de sus ingresos fiscales), el país se ha sustentado en su demanda interna para capear el temporal externo y lograr un avance significativo en su producción.

Argentina se ubica tercera, al haber logrado hasta marzo un crecimiento de 3.0%, que, pese a estar lejos de lo previsto por sus autoridades económicas, implica una relativa mejoría frente a la tasa de 1.9% alcanzada a lo largo del año 2012. El país viene siendo afectado por fuertes desequilibrios (que se reflejan en una elevada inflación y pérdida de competitividad internacional), problemas de liquidez en moneda extranjera y falta de confianza para la inversión, a los cuales se suma la precaria situación de su socio y vecino Brasil, cuya persistente desaceleración viene dificultando las exportaciones gauchas.

Colombia sólo creció 2.8%, aunque mostrando, según los analistas del país, una tendencia a mejorar a partir del segundo trimestre, de la mano del incremento de la confianza, lo que se estaría reflejando en un incremento del consumo y la inversión. Las estimaciones para el cierre del año ya no hablan del 4.8% inicial, sino de 4.5%.

Como acabamos de señalar, Brasil viene creciendo modestamente, al igual que en los dos años previos (2.7% en el 2011 y 0.9% en el 2012). Hasta marzo lo ha hecho a una tasa de 1.9%, pero con el relativamente buen dato de abril (4.85%), ha elevado su cifra acumulada a 3.43%. Dado que en la actualidad intenta reducir su pertinaz inflación, a la vez que realizar algunas reformas estructurales para mejorar el clima de inversiones y su competitividad externa, queda la duda de si podrá alcanzar la meta de 3.5% establecida al inicio del año.

México figura en la sexta posición, con una tasa de 0.8%. El país aún no logra encontrar el camino del crecimiento sostenido, demostrando que requiere reformas que propicien un mayor flujo de capitales privados y por ende un mayor dinamismo. Al parecer, el nuevo gobierno comienza a dar importantes pasos en ese sentido.

Cierra la lista Venezuela, cuyo crecimiento de apenas 0.7% en el trimestre constituye un gran revés en comparación con el resultado de 5.6% alcanzado al cierre del 2012 y con el objetivo planteado para este año, de lograr una tasa de 6%. Además, esa ínfima tasa parece dar la razón al FMI, que ha pronosticado una expansión de apenas 0.1%. El país viene padeciendo fuertes desequilibrios macroeconómicos, que se reflejan en una elevada inflación, pérdida de competitividad exportadora, decrecientes incentivos para invertir y producir (traducidos en graves desabastecimientos de productos), debilidad de su moneda y un endeudamiento en alza.

Luego de haber revisado las cifras del crecimiento en el primer trimestre, veamos a cuánto ascienden los PBI acumulados por estos países en los últimos cuatro trimestres (2012-II, 2012-III, 2012-IV y 2013-I). Los datos, provenientes de las páginas web de sus correspondientes bancos centrales o institutos de estadística, han sido obtenidos en moneda nacional, y convertidos por nosotros a dólares corrientes, empleando el tipo de cambio oficial promedio vigente para el período considerado. Lamentablemente, Venezuela no ha publicado su dato trimestral, por lo que en el cuadro incluimos, sólo a modo referencial, su PBI correspondiente al año 2012.

Como es sabido, el primer país por el tamaño de su economía es Brasil. cuyo PBI anualizado alcanza, al primer trimestre del presente año, los US$ 2.226 billones. De esta manera, continúa siendo dos veces más grande que el país que le sigue, México, cuyo dato asciende a US$ 1.193 billones.

El tercero en la lista es Argentina, con un producto que supera ligeramente los US$ 481 mil millones.

El cuarto país es Venezuela, que recuperó transitoriamente dicha ubicación a costa de Colombia, pero que muy probablemente la perderá nuevamente al cierre del año, no sólo por efecto del magro crecimiento que viene registrando, sino también por la fuerte devaluación de 46% registrada por su moneda en febrero (que pasó de 4.30 a 6.30 bolívares por dólar), lo que sin duda afectará su dato en dólares.
Luego figura Colombia, con un producto que se acerca a los US$ 375 mil millones.

En el sexto lugar latinoamericano se ubica Chile, con un PBI de US$ 275 mil millones, y cierra la lista el Perú, con uno de US$ 209 mil millones. Cabe recordar, sin embargo, que cuando la medición se efectúa mediante el método de paridad de poder adquisitivo (PPA), nuestro país pasa a la sexta ubicación.

Nota: este artículo fue actualizado el 20 de junio, para consignar los datos de crecimiento de Argentina y Colombia y el del PBI corriente de Argentina, que recién fueron publicados. Por último, fue actualizado el 28 de junio, para incluir el dato del PBI corriente de Colombia, publicado ese día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog