martes, 12 de noviembre de 2013

Los Beneficios de la Inversión Privada en Transportes

Si bien el siguiente video fue elaborado por el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (OSITRAN) para celebrar sus quince años de labor (entre 1998 y el 2013), también es bastante ilustrativo acerca de lo que el país ha efectuado en esta materia en el referido período.



Esto ha ocurrido de la mano de importantísimas concesiones, mediante las cuales los operadores privados a cargo de ellas vienen construyendo o mejorando infraestructura de todo tipo.

Un claro ejemplo de ello es el aeropuerto internacional Jorge Chávez, que mejoró totalmente sus instalaciones hasta convertirse en el mejor de Sudamérica, y hoy se prepara para construir su segunda pista de aterrizaje y una nueva e impresionante terminal.
Otro es el aeropuerto de Arequipa, que acaba de ampliar y mejorar su terminal (adicionándole mangas de abordaje y otro equipamiento moderno), y que ya anuncia una nueva mucho más grande.
Los otros casi veinte aeropuertos del interior concesionados también tienen ambiciosos planes, que sin duda se reflejarán en sus futuras instalaciones. Uno de ellos es el de Pisco, que será convertido en internacional y competirá con el de Lima, en el segmento low cost. Y ya se viene la concesión del gran terminal de Chinchero, en Cusco, destinado a ser el segundo más importante del país.

En el campo portuario, las inversiones son igualmente millonarias. La primera concesión en este rubro fue (ver foto que sigue) la de Matarani, en Arequipa, con resultados muy elogiables, pues su operador invirtió en todos los aspectos requeridos, convirtiéndolo en uno de los más modernos y mejor equipados del país. Y ese virtuoso proceso continúa, con la expansión del patio de almacenamiento, para incrementar sustantivamente el movimiento de contenedores.

En el Callao, se construyó el gran Muelle Sur, y se le equipó con seis grúas pórtico de muelle y un gran número de grúas de patio. Ello y el dragado de su fondo le han permitido elevar considerablemente el movimiento de contenedores y el número y envergadura de los buques atendidos, y escalar posiciones entre los principales puertos de la región. Y está pendiente la construcción de un nuevo amarradero, con tres nuevas grúas de muelle y cerca de diez de patio.
También en dicho puerto, la concesión del Muelle Norte tendrá resultados muy pronto, pues prevé construir un gigantesco terminal de casi un kilómetro de largo, que contará con cerca de veinte grúas pórtico y un número mucho mayor de patio.



En Paita, la concesión allí efectuada ya se ha traducido, gracias a la compra de dos grandes grúas móviles y otras inversiones, en la mejora de la operatividad del puerto, y dentro de algún tiempo se reflejará en la construcción de un gran muelle equipado con dos grúas pórtico y cuatro grúas de patio, como se aprecia en el video adjunto.
Algo parecido ocurrirá en Yurimaguas, donde el concesionario deberá construir el nuevo puerto fluvial, para transportar la carga que, llegando desde la costa por la carretera Interoceánica del Norte, se embarcará en esa ciudad para seguir la ruta de los ríos Huallaga, Marañón y Amazonas, rumbo al Brasil.

En lo que atañe a carreteras, ya se ha concesionado un gran kilometraje de ellas en  diversos puntos del país. Además de garantizar el mantenimiento de las vías, ello está permitiendo extender la red.
Lo más notable en este rubro está dado por la Carretera Interoceánica, cuya total concesión ha permitido mejorarla (en el caso de la que discurre por el norte del país) o construirla (en el caso de los tramos selváticos de la que discurre por el sur).

Las concesiones también están permitiendo extender nuestra red de autopistas: la que salía de Lima y llegaba hasta Cañete hoy ya llega hasta Chincha y a mediano plazo llegará hasta Ica. En Arequipa, está concesionada la vía entre la capital departamental y el puerto de Matarani, en tanto que en el altiplano se prevé construir bajo ese esquema el tramo entre las ciudades de Puno y Juliaca.
En este acápite también destaca la Autopista del Sol, que discurrirá entre Trujillo y Sullana y se halla en plena construcción.

Cerramos este breve recuento con el rubro ferroviario. En él, la concesión del ferrocarril central se tradujo, entre otras cosas, en el cambio total de rieles por unos muchos más modernos, en la compra de modernas locomotoras, que fueron reconvertidas a gas, y en la construcción de un moderno taller para su adecuado mantenimiento y reparación.

En la turística ruta a Machu Picchu, la incursión de nuevos competidores supuso la entrada en operación de modernos y lujosos coches que renovaron el parque ferroviario y fueron gratamente recibidos por los usuarios.
Y ni qué decir del Metro de Lima, donde, gracias a la inversión del concesionario, se tiene una flota casi totalmente nueva, compuesta por hermosos y modernos trenes Alstom Metropolis.

Como se puede ver, la inversión privada está jugando un rol fundamental en el objetivo de dotar a nuestro país de una mejor infraestructura. Con ello, éste asegura una mayor competitividad y un más elevado nivel de vida para sus habitantes.

1ra Foto: Tisur
2da Foto: Coviperú
3ra Foto: Flickr

2 comentarios:

  1. Faltó agregar en carreteras la conseción de la panamericana sur entre Arequipa y la frontera con Chile. Esperamos que inicie pronto el equipamiento y constrúcción de autopistas respectivas.

    ResponderEliminar
  2. Este reportaje deja ver que se ha hecho muy poco en cuanto al transporte ferroviario, que es el que se necesita con mayor urgencia. Y esto es más grave si se considera que el plan de gobierno de Humala entre las pocas cosas buenas, incluia un interesante capítulo sobre el desarrollo ferroviario sobre la base de una malla que conectaría el Perú de norte a sur y este a oeste.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog