viernes, 29 de noviembre de 2013

IED: Manteniendo un Aceptable Nivel

No obstante la incertidumbre internacional, que ralentiza mercados, frena las corrientes de capital, e, internamente, lleva a reevaluar e inclusive a postergar grandes proyectos, la inversión extranjera directa (IED), sigue fluyendo en montos importantes a nuestro país.

Así lo acaba de revelar el Banco Central de Reserva (BCR) en su más reciente Nota Semanal. Según la entidad, en el tercer trimestre del presente año ascendió a US$ 2,008 millones, cifra que, si bien es inferior a la de los cuatro trimestres previos, resulta aceptable, teniendo en cuenta circunstancias como las señaladas.

Del referido total, US$ 1,725 millones correspondieron a reinversión (utilidades que en lugar de ser llevadas fuera se emplean para seguir ampliando la capacidad productiva) y US$ 496 millones a aportes y otras operaciones de capital (dinero fresco que ingresa al país). El otro rubro considerado, préstamos netos con la matriz, resultó negativo en US$ 214 millones.

De acuerdo con lo mencionado, la cifra de IED llegada al país en lo que va del año ya totaliza US$ 9,004 millones.

Por su parte, el stock (total acumulado) alcanza los US$ 72,452 millones, cifra que representa el 35% del producto bruto interno (según el cálculo efectuado por el BCR).

Sin duda, es muy positivo que la IED no haya decaído mayormente, y se mantenga en niveles bastante aceptables, considerando que se trata de un recurso que ingresa al país no para fines especulativos de corto plazo, sino para permanecer durante plazos largos, incrementando la capacidad productiva interna y el empleo.

Ello se explica por el adecuado marco macroeconómico vigente desde hace ya un par de décadas, así como la claridad de las reglas de juego y el trato respetuoso y no discriminatorio para con las inversiones.

Y los montos seguirán creciendo, de la mano de los grandes proyectos en preparación o ya en ejecución, entre los cuales se puede mencionar a las minas de Toromocho y Las Bambas, el Gasoducto Andino del Sur, tres petroquímicas (dos convencionales en Pisco y Marcona y una de etano en Ilo), el gran Muelle Norte Multipropósito en el Callao, el muelle para contenedores de Paita, la segunda pista y la nueva terminal del aeropuerto Jorge Chávez, el aeropuerto internacional de Chinchero (Cusco), la subterránea Línea 2 del Metro de Lima, la Vía Parque Rímac, nuevas centrales y líneas de transmisión eléctricas, ampliación de redes telefónicas, de cable e Internet, etc. A ellos se añaden muy importantes inversiones en las áreas inmobiliaria, industrial, agraria, comercial, etc.

En el Perú hay un notorio atraso en todos los ámbitos de la infraestructura y de la producción. La IED, en su natural y lógico afán de obtener rentabilidad, está contribuyendo, vía grandes proyectos, a atenuar dicho problema.

2 comentarios:

  1. hola, amigos de DesarrolloPeruano, queria saber si cambiar el año base del analisis estadistico de la economia peruana cambiaba los datos del pbi per capita. un menor crecimiento implica tambien en el nivel de variacion del pbi cierto? que tanto le afectaria. ojala e hicieran un pequeño articulo sobre los años base de los paises sudamericanos.


    un gran saludo y muchas gracias por el trabajo que muestran en el blog

    ResponderEliminar
  2. Cambiar el año base suele implicar variaciones en las tasas de crecimiento del PBI. Y si ello ocurre, sin duda cambian las tasas de crecimiento del PBI per capita. En el Perú, tal cosa se comprobará cuando se deje de lado el año 1994 como base y se adopte uno más reciente.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog