domingo, 17 de noviembre de 2013

Se Va Despejando la Pista para Chinchero

El proyecto para la construcción del anhelado aeropuerto internacional del Cusco, en la localidad de Chinchero, dio a fines de setiembre un importantísimo paso, con la aprobación, por parte de Proinversión, de su estudio de factibilidad, elaborado hace dos años por la reputada consultora española Advance Logistics Group (ALG).

Según el Contrato de Concesión, cuya última versión fue publicada en octubre, el nuevo terminal será ejecutado mediante una concesión a 40 años del tipo DBFOT (que incluye diseño, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento).

La inversión estimada (incluyendo ampliaciones futuras y rehabilitación) es de US$ 659 millones, de los cuales el Estado correrá con una parte. La inversión necesaria para el inicio de operaciones es de aproximadamente US$ 540 millones.

El aeropuerto, cuyo propuesta de diseño se aprecia en estas imágenes hechas públicas hace algún tiempo por Proinversión, estará ubicado en la provincia de Urubamba, 29 kilómetros al noroeste de la ciudad del Cusco, a unos 3,700 metros sobre el nivel del mar.

Tendrá una pista de aterrizaje de 4 mil metros de largo (la segunda mayor del país, sólo por detrás de la de Juliaca, que tiene 4,200) y 45 metros de ancho. Esas características, así como su tipo de pavimento, la ubicarán en la Categoría OACI 4-E, por lo que podrá recibir aviones Airbus 340, Boeing 747 y Boeing 777.

Además, contará con una calle de rodaje (paralela a la pista) de 4 mil metros de largo, y una plataforma de estacionamiento de 140 mil metros cuadrados, con posiciones para trece aviones.

Será un aeropuerto de Categoría 1 (al disponer de sistema de aterrizaje ILS, que permite volar guiado por instrumentos) y operará las 24 horas del día.

En cuanto a su terminal de pasajeros, tendrá un área de 40 mil metros cuadrados, y un diseño amigable con la zona. Su capacidad inicial será de 4.5 millones de pasajeros al año.

Si bien ya se aprobó el estudio de factibilidad, que determinó su viabilidad técnica, operativa y comercial, aún queda un largo camino por recorrer, primero para seleccionar en licitación pública internacional al consorcio que se adjudicará la concesión, y luego para que éste elabore los complejos estudios de ingeniería, mediante los cuales definirá en detalle las características de la obra a ejecutar.

La referida licitación, para la cual habría más de veinte empresas interesadas, estaba prevista para diciembre, pero recientemente fue postergada hasta el año entrante. Si no se altera los planes actuales, el concesionario efectuaría entre el 2014 y el 2015 los estudios que acabamos de mencionar, luego de los cuales iniciaría la construcción, que se extendería hasta fines de la década. De esa manera, y para satisfacción de cientos de miles de turistas, en el 2021 podría comenzar a operar este moderno coloso cusqueño.

2 comentarios:

  1. Es una obra muy importante y muy grande, me parece que sería muy bueno si se pudiera acortar los plazos de ejecución, pero aunque sea se está trabajando con los diseños.

    ResponderEliminar
  2. En relación a un nuevo aeropuerto para Cusco, primó el interés de los adinerados moradores del valle de Urubamba, que desean tener el aeropuerto cerca y sin pasar por la ciudad de Cusco, por sobre el interés general: mientras Proinversión ha gastado una millonada en comprar las tierras de las Comunidades Campesinas Kichwas (afectando una serie de derechos protegidos constitucionalmente por el Convenio 169 de la OIT), en la provincia de Paruro, a la misma distancia que Chincheros, se ofreció gratis terrenos propiead de la Municipalidad de Paruro.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog