martes, 5 de noviembre de 2013

Obras por Impuestos: Cómo Funciona este Interesantísimo Sistema

Hace medio año, cuando nos referimos a las obras del gran puente Chilina en Arequipa, mencionamos que era el proyecto más grande que se venía construyendo mediante el novedoso sistema de "Obras por Impuestos", puesto en marcha el año 2009 mediante la Ley 29230.

Pero no habíamos tenido la oportunidad de referirnos mayormente a éste último. Afortunadamente, Proinversión ha publicado hoy un excelente video en el que detalla sus características.



En esencia, se trata de que las empresas, en lugar de pagar al Estado el monto que les corresponde por impuesto a la renta, destinan parte o la totalidad de éste directamente a la ejecución de una o más obras específicas, para las cuales previamente postularon y ganaron.

Así, el recurso ya no ingresa a las arcas fiscales para seguir el burocrático y centralista proceso de recaudación, asignación presupuestal e inversión pública, sino más bien es invertido rápidamente en alguno de los múltiples proyectos que los pueblos de todo el país tienen pendientes de ejecución y registrados en la lista del sistema.

La entidad estatal, Proinversión, acompaña todo el proceso, actuando como coordinador entre los gobiernos locales o regionales y las empresas (facilitando que los proyectos en cartera de los primeros tengan la acogida debida entre las segundas) y brindando asesoría legal y técnica. Su rol finaliza cuando se completa la obra y se emite el correspondiente certificado del Tesoro Público.

De esa manera, se beneficia la población, que accede a una obra por la cual probablemente hubiera tenido que esperar un largo tiempo, y también lo hace la empresa privada, que mejora enorme y radicalmente su imagen, al dejar de ser considerada simplemente una entidad ajena y movida por el afán de lucro, para pasar a ser vista como la aportante de recursos vitales. Esa mejorada empatía y esa más ágil forma de disponer de los recursos, contribuyen a la paz social y a la gobernabilidad del país, al hacerse evidente que la buena marcha empresarial puede ir de la mano con la mejora de las condiciones de vida de la población, y que los dineros públicos, lejos de destinarse a la burocracia u otros gastos corrientes, pueden orientarse a satisfacer necesidades concretas. Al establecer una inequívoca relación entre la fuente y el destino de los recursos, el sistema ayuda a responder la inveterada y reiterativa pregunta acerca de "¿adónde se van nuestros impuestos?".

Así como Backus, Interbank y Southern vienen financiando mediante este esquema los cerca de US$ 100 millones que cuesta el monumental puente Chilina, un número creciente de empresas viene manifestando su interés de hacer lo propio en otros proyectos. El país requiere ingentes inversiones, y mediante este novedoso sistema, que está siendo atentamente observado en otros países, parece haber encontrado una interesantísima forma de acelerarlas.

Imagen: Puente Chilina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog