lunes, 28 de abril de 2014

Marco Macroeconómico Multianual 2015-2017

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) acaba de dar a conocer el Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2015-2017, documento que constituye la referencia para la ejecución de la política económica nacional en el período considerado.

Allí ha ratificado los principales lineamientos de ésta (mayor inclusión social, crecimiento con estabilidad, mejora de la productividad y competitividad de la economía, aumento de los ingresos fiscales permanentes ampliando la base tributaria, y mejora de la calidad del gasto público mediante el Presupuesto por Resultados).

Además, ha reiterado su Declaración de Política Fiscal y una Declaración de Política Tributaria. La primera busca hacer más predictible y estable el gasto público (para desvincularlo de la fuente más volátil de ingresos públicos en un contexto de precios de exportación por encima de su promedio de mediano plazo pero con tendencia decreciente), continuar con la sostenida reducción de la deuda, evitar una posición fiscal demasiado procíclica, aumentar los ingresos fiscales permanentes, majorar la calidad del gasto público según lo señaladp en el párrafo anterior y potenciar la capacidad de absorción del sector público para invertir con eficiencia sus recursos.

Teniendo eso en cuenta, ha efectuado una serie de estimaciones para los principales indicadores:

Para empezar, el MEF estima que las tasas de crecimiento de la economía mundial mejorarán gradualmente, pasando de 3.5% en el presente año a 3.7% el próximo y a 4.0% en el 2016 y 2017.

Para nuestros principales socios comerciales prevé la misma tendencia a mejorar. Para Estados Unidos, por ejemplo, estima un alza de su tasa de crecimiento, de 2.7% en este año a 3.0% en los tres siguientes, en tanto que para la Eurozona estima tasas que se incrementarían desde el muy modesto 0.5% actual a un mucho más aceptable 1.4% dentro de dos años. China no elevaría su tasa, pero ésta seguiría mostrando un importante nivel de 7.5%.

En cuanto a los precios de nuestros principales productos de exportación, se espera que los del oro y el cobre sigan descendiendo un poco más, para luego estabilizarse o inclusive recuperarse levemente a partir del 2016. Los del plomo y el zinc, en cambio, mejorarían a partir del próximo año. El precio del petróleo (insumo que importamos), tendría una evolución parecida.

Para la inflación, se prevé una tendencia decreciente, con una tasa que, luego de cerrar en 2.8% en el presente año, se estabilizaría en 2.0% en los tres siguientes.
Para el tipo de cambio, se espera que este año cierre en 2.85 soles por dólar (con un incremento de 1.7%) para luego elevarse hasta 2.90 y estabilizarse en dicho nivel en los tres años siguientes.

En lo que atañe a los términos de intercambio (que reflejan el efecto neto de las variaciones de precios de las exportaciones e importaciones), se prevé que este año sigan desmejorando (aunque ya no tan abruptamente como en los dos años anteriores) y que a partir del 2015 dicha caída se haga mucho más moderada.

Inversión privada, en la nueva terminal de contenedores del puerto de Paita.

El producto bruto interno (PBI) volvería a tener este año (al igual que en el 2013) una tasa de crecimiento bastante aceptable (de 5.7%), que en el 2015 y 2016 se incrementaría a 6.5%.

Ello ocurriría básicamente por efecto de la inversión, y no tanto del consumo, cuyo crecimiento sería menor al de los dos años previos. La inversión privada, impulsada por los múltiples proyectos en cartera, se expandiría este año bastante más que en el 2013, y mantendría una importante tasa de 6.5% en el 2015 y 2016. La pública, por su parte, lo haría a mucho mayor velocidad que el PBI (más de 15% este año y más de 10% en los tres siguientes). Dicha evolución contribuiría a que la inversión total (pública más privada) pase del 24.7% del PBI en el 2012 y del 25.4% en el 2013 a más del 26% en los años siguientes, alcanzando el 27% en el 2017.

Las exportaciones, que con sus US$ 41,826 millones habrían tocado fondo en el 2013, iniciarían, tanto por efecto de los mejores precios como de los mayores volúmenes, una sostenida fase de recuperación, que las llevaría a más de US$ 54 mil millones en el 2017.

Como resultado de ello, y de la esperada evolución de las importaciones (que no dejarían de crecer de manera importante), la balanza comercial registraría este año su último saldo negativo y volvería a ser positiva a partir del próximo. Otro efecto de lo señalado se vería en la cuenta corriente, que si bien este año registraría su más alto déficit (5.1% del PBI), a partir del siguiente emprendería una sostenida tendencia a la baja, hasta llegar a un déficit de 4.3% en el 2017.

El relativo reencauzamiento de la economía global luego de varios años de crisis y la paulatina mejora de las exportaciones contribuirían, al igual que las otras variables, a la estabilidad de los ingresos corrientes y la presión tributaria, que se mantendrían en 22.3% y 16.4% del PBI, respectivamente, brindando margen de acción al Estado. Si bien ya no tendría los elevados niveles del 2012 y 2013, seguiría existiendo un superavit primario, que iría disminuyendo desde el 1.0% del PBI en el presente año hasta 0.3% en el 2017.

De la mano de los factores mencionados, los ratios de deuda registrarían una significativa disminución. El de deuda pública externa/PBI pasaría del 8.9% en el 2013 a 8.2% en el presente año y a 7.4% en el 2017. El de deuda pública externa total/PBI, por su parte, lo haría de 19.8% a 19.4% y de allí a 17.5%.

2 comentarios:

  1. EXCELENTE RESUMEN ME SIRVIO MUCHO .... GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. excelente resumen de las proyecciones a 2017...

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog