viernes, 24 de marzo de 2017

El Modernísimo Carrasco, Incorporado a la Marina

El Perú ya cuenta con el buque de investigación oceanográfica más avanzado de América Latina y uno de los más modernos del mundo.

Se trata del BOP (Buque Oceanográfico Polar) Carrasco, que en mayo del año pasado fue botado al mar en el astillero Freire, del puerto español de Vigo, y anteayer, tras haber quedado completamente equipado para desarrollar su labor científica y haber superado exitosamente las pruebas que se le practicaron, fue entregado en el mismo puerto a la Marina de Guerra de nuestro país.


Como vimos aquí, el flamante buque es prácticamente una réplica del británico "RRS Discovery IV", construido el año 2013 por el mismo astillero, por encargo del Natural Environment Research Council (Consejo de Investigación del Medio Natural) de Inglaterra.

Y como señalamos aquí, tiene 95.30 metros de eslora (largo), 18.00 de manga (ancho) y casi seis de calado (su parte sumergida en el agua).

Entre sus capacidades destaca la de poder navegar por las zonas polares, con hielos de hasta un metro de espesor (cosa que no podía hacer su antecesor, el Humboldt), lo que le permitirá permanecer largas temporadas en la Antártida sin el apremio de evitar la época invernal. Ello será posible, entre otras cosas, gracias a sus cuatro hélices de proa y dos hélices azimutales en popa (capaces de girar 360 grados sobre su eje vertical), que le otorgan gran maniobrabilidad y potencia y le permiten navegar a una velocidad de hasta 16 nudos.

Además, tal como lo hizo saber en su momento el comunicado de la Cancillería, cuenta con la última tecnología en materia de muestreo de agua y lecho marino, ecosonda de agua profunda, vehículos de operación remota con capacidad de sumergirse a más de un kilómetro de profundidad, y magnetrónomo, entre otros equipos.

También dispone de bodegas de almacenamiento, salas para intervenciones quirúrgicas y odontología, laboratorio de batimetría, laboratorio químico para estudio de muestras, laboratorio húmedo y seco, así como laboratorio de oceanografía y geología marina. Adicionalmente, posee un gabinete meteorológico, un compartimiento de descarga de datos hidro-oceanográficos, un laboratorio de levantamiento y un hangar oceanográfico de 85 metros cuadrados para un helicóptero. Por si fuera poco, cuenta con dos grúas telescópicas y dos lanchas RHIB de alta velocidad.

Todo lo mencionado hará posible que nuestro país, aparte de seguir investigando la Antártida en su base Machu Picchu, lleve a cabo el levantamiento de información oceanográfica e hidrográfica, prospección biológica, geofísica y geología que requería en su amplio mar, y, en colaboración con otras instituciones como el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico–INGEMMET, elabore la cartografía geológica de éste, y pueda conocerlo e investigarlo mucho más.

Fotos: Marina de Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog