sábado, 5 de septiembre de 2009

Lo que dice The Economist

En un artículo titulado Big Dipper (Montaña Rusa), publicado el día 2 de setiembre, la famosa revista británica The Economist se ha referido al desempeño de la economía peruana durante la crisis mundial, que, felizmente, ya muestra señales de atenuación.

En términos generales, lo ha hecho elogiosamente, aunque, claro, mostrando reservas en ciertos aspectos, entre ellos el del crecimiento, que en su opinión, será menor al que el gobierno espera.
Veamos lo que dice:

Montaña Rusa
El artículo, haciendo alusión a las vertiginosas subidas y bajadas del mencionado juego mecánico, muy parecidas a las que acaba de experimentar la economía peruana, comienza señalando que esta "ha sido una de las más resistentes en América Latina desde que la recesión global comenzó", aunque, ciertamente, "no ha podido evitar una dramática caída en su crecimiento, dado que la actividad económica se contrajo en el segundo trimestre del 2009 en 1.1%, la primera contracción del PBI trimestral desde el 2001." Sin embargo, "no se espera que se deslice a la recesión este año, pues el crecimiento retornará en el segundo semestre." "Si bien el PBI se contrajo en el segundo trimestre y el crecimiento en la primera mitad del año fue de apenas 0.3%, lo que representa una gran desaceleración frente al 9.8% del 2008 y el 8.9% del 2007, el Perú podrá escapar de la recesión gracias a las medidas contracíclicas puestas en práctica, y a la vigente demanda por sus commodities proveniente de Asia."


La previsión de la revista es que el PBI peruano crezca 1.3% en el 2009, tasa que, según sus cálculos, se elevará a 2.7% en el 2010, de la mano del fortalecimiento de la demanda externa, que impulsará las exportaciones y la inversión. Estas cifras difieren de las anunciadas por el Ministerio de Economía y Finanzas, que prevé tasas de 2.2% y 5.0%, respectivamente.

Estimulando Políticas
Según el semanario, "el Perú ha estado en una fuerte posición, desde la cual ha podido llevar a cabo una política contracíclica y apuntalar su economía durante la recesión global. Esto ha sido gracias a la solvencia de sus finanzas públicas (es un acreedor público neto) y al cómodo colchón que le brindan las reservas internacionales del Banco Central, que han permitido a los funcionarios aplicar sólidas medidas monetarias y fiscales para estimular el crecimiento hasta ahora, y están preparados para seguir haciéndolo."
Señala que "la entidad ha puesto en práctica una agresiva política de flexibilización monetaria, que ahora está llegando a su fin, en tanto que a fines del 2008 el gobierno anunció un programa de estímulo fiscal de US$ 3,200 millones (2.7% del PBI).
Si bien tal impulso al crédito (a partir de las decrecientes tasas de interés) se vio inicialmente frenado por políticas crediticias más conservadoras de los bancos y la cautela de los hogares y empresas prestatarias, debido a un panorama económico más débil, deberá resurgir hacia fines del 2009, a medida que se restablezca la confianza".


El fuerte colchón de reservas al que alude The Economist

Además, "el gobierno buscará fomentar la inversión privada a través de las concesiones de infraestructura y un entorno operativo más atractivo, pese a que la recesión global, la restricción crediticia y la aversión al riesgo desincentivan el interés".
"En la segunda mitad del 2009 está prevista una más rápida implementación del paquete de estímulo fiscal, pues el gobierno planea incrementar en 13.1% el gasto en el año 2010, llevándolo hasta un equivalente de US$ 27,890 millones."

Todavía es una Estrella
El análisis prosigue señalando que "gracias a estas medidas y a su fortaleza macroeconómica, y pese a su drástica caída desde sus elevadas tasas previas de crecimiento, el Perú nuevamente superará a la mayoría de países de la región en los siguientes dos años".
Si bien persistirán varias dificultades, sobre todo en el sector externo, las perspectivas se muestran favorables. En tal sentido, menciona: "aunque los volúmenes de exportación cayeron alrededor de 3% en el primer trimestre, en lo que resta del año esperamos contracciones menos dramáticas en las exportaciones reales, con una caída anual de 1.5%." Al respecto, cita varios elementos esperanzadores: "en el 2010, el crecimiento de las exportaciones continuará débil, como evidencia de lo lenta que será la recuperación económica mundial, pero será apuntalado por el Tratado de Libre Comercio con China, que entrará en vigencia ese año." De otro lado, "una parte de la agricultura y del sector procesador de alimentos se verán beneficiados cuando el TLC con Estados Unidos impulse la producción en el bienio 2009-2010."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog