sábado, 10 de julio de 2010

Kallpa Crece y se acerca al Ciclo Combinado

En agosto del 2009, la central térmica Chilca Uno, que emplea el gas natural de Camisea, inauguró su tercera turbina, desplazó a Kallpa en el ranking de centrales y se convirtió en la más grande de su tipo en el país, y en la segunda de todas, sólo  por detrás de la hidroeléctrica Antúnez de Mayolo (del complejo del Mantaro).

La tercera turbina, Kallpa 3. (Foto: Presidencia)

Ahora, Kallpa, que también está instalada en Chilca y que se provee del mismo insumo, acaba de recuperar su posición, en una clara muestra del dinamismo del sector eléctrico.
Ello ha ocurrido gracias a la inauguración, hace dos días, de su tercera turbina (denominada Kallpa III), de 194 megawatts (MW), que se suma a las dos anteriores (Kallpa I y II, inauguradas en el 2007 y 2009, respectivamente), y le permite elevar su potencia total hasta los 568 MW. La inversión en Kallpa III ascendió a US$ 100 millones, y la total en las tres turbinas a US$ 280 millones.

Ya están las tres turbinas; ahora viene el ciclo combinado. (Foto: Presidencia)

Con ambas centrales ya poseedoras de tres turbinas de ciclo simple, ahora comienza la parte más interesante de su competitiva vecindad: la instalación de sistemas de ciclo combinado. Éstos se caracterizan por aprovechar los vapores expelidos por las turbinas simples, con los cuales generan una importante cantidad de energía, sin requerir ni una molécula adicional de gas. Es decir, hacen mucho más eficiente la utilización de dicho combustible. Por esa razón, a la fecha se está buscando privilegiar la construcción de centrales de este tipo, en desmedro de las que sólo emplean ciclo simple, y las diferentes empresas generadoras vienen incorporando dicha tecnología.

Así, la planta de ciclo combinado de Kallpa, cuya primera piedra se puso ayer, y que demandará una inversión de US$ 400 millones, entrará en operación en setiembre del 2012, generando 280 MW. Ello permitirá a la central elevar su potencia total a 850 MW, con lo cual se convertirá en la más grande del país, destronando, después de casi 40 años, a la Antúnez de Mayolo, cuya potencia es de 798 MW.

Chilca Uno, de propiedad de Enersur, hará lo propio, instalando también su planta de ciclo combinado (ver aquí), que le permitirá generar otros 270 MW. Para ello, la próxima semana firmará el respectivo contrato. Aunque eso sólo le permitirá llegar a 800 MW, con lo cual no superará a Kallpa, la convertirá en la segunda más grande.

Pero eso no es todo. La empresa Fénix Power Perú también tiene un proyecto de gran envergadura, que incluye una planta de ciclo combinado de 597 MW.
En la zona también se halla la nueva central térmica Las Flores, de Duke Energy, que en mayo de este año inauguró su primera turbina, de 192 MW. Y Termochilca planea construir, en su central Santo Domingo de los Olleros, una de la misma potencia.

Con todas esas centrales y proyectos, que totalizarán, cuando estén culminados, una potencia de aproximadamente 2,500 MW (2.5 veces la del complejo hidroeléctrico del Mantaro), no hay duda de que el pequeño y tranquilo distrito de Chilca se está convirtiendo en todo un polo de desarrollo energético, un fundamental abastecedor de la capital del país y una pieza clave del sistema interconectado nacional. La gran línea de transmisión, ya no de 220, sino de 500 kilovoltios (KV), que partirá desde allí rumbo hacia Montalvo, en Moquegua, es una muestra de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog