jueves, 15 de agosto de 2013

Débil Crecimiento del PBI en Junio: Apenas 4.40%

El producto bruto interno (PBI) peruano registró en junio otra débil cifra de crecimiento. En efecto, ésta fue de sólo 4.40%, menor a la esperada por la mayoría de analistas y una de las más bajas desde el año 2010. Con ello, la economía peruana acumula una tasa de expansión de 5.07% en lo que va del año, y de 5.69% en los últimos doce meses. Además, alcanza 46 meses de expansión ininterrumpida. Así lo dio a conocer hoy, mediante un Informe Técnico, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Gran parte de dicho bajo crecimiento se debió a la muy desfavorable evolución de la demanda externa, reflejada en la notable caída de las exportaciones, de 16.1% en términos reales, tanto de las tradicionales (-17.5%) como de las no tradicionales (-14.6%).
La demanda interna, el gran soporte de la actividad productiva actual, también mostró una pérdida de vigor, reflejada en un comportamiento sectorial menos destacado que en los meses previos.
En el dato mencionado también influyó el hecho de que junio de este año registró un día laborable menos que el de similar mes del 2012.

Pese a los débiles comportamientos sectoriales, en junio el crecimiento fue casi generalizado. Sólo retrocedió el sector Agropecuario.

El mejor desempeño correspondió a la Construcción, que sin embargo mostró una fuerte desaceleración respecto de los meses anteriores, creciendo 6.98%. Otras actividades con tasas importantes fueron Restaurantes y Hoteles (6.75%), Financiero y Seguros (6.50%) y Electricidad y Agua (6.03%). El sector Minería e Hidrocarburos también exhibió un comportamiento muy favorable, al crecer 5.97%.

En cambio, la Manufactura continuó mostrando una notoria debilidad, logrando crecer apenas 2.80%, acumulando en lo que va del año una expansión de sólo 1.42%. La actividad Fabril Primaria registró un incremento de 11.22%, pero éste fue frenado por el flojo desempeño de la más importante actividad Fabril No Primaria, cuyo incremento sólo llegó a 1.22%.

Tal como se aprecia en el cuadro adjunto, en lo que va del año el mayor aporte al crecimiento del PBI lo ha efectuado el Comercio, con 0.97 de los 5.07 logrados en total. Le siguen la Construcción (con 0.83 puntos) y Resto de Otros Servicios (con 0.70).

La Manufactura, visiblemente debilitada en su actividad, sólo ha contribuido con ínfimos 0.19 puntos, en tanto que la Minería e Hidrocarburos, golpeada por la coyuntura externa, únicamente ha aportado 0.04.

El débil dato de junio seguramente llevará a ajustar aún más las previsiones para el año, que ya habían sido reducidas del 6% anterior a 5.7% ó 5.8%. Sin embargo, no hay razones para el pesimismo, pues existen señales positivas a tomar en cuenta. Por ejemplo, la cifra de julio resultaría (a la luz de lo que señalan los denominados indicadores líderes) mejor que la de junio. Además, existen recursos fiscales para afrontar la contingencia y dinamizar la inversión pública. La inversión privada, por su parte, tanto nacional como extranjera, sigue fluyendo de manera importante, de la mano de proyectos de toda envergadura. De otro lado, los precios de nuestros productos de exportación han mostrado una leve recuperación en agosto, que de continuar podría atenuar la debilidad del frente externo.
Por ésas y otras razones, es importante mantener el optimismo, con el fin de que todos los agentes económicos sigan adelante con sus planes, tanto de consumo como de inversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog