domingo, 23 de febrero de 2014

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Libertad Económica 2014

Hace un mes tocamos (ver aquí) el tema de la libertad económica, para comentar la publicación, por parte de la Heritage Foundation, de su Index of Economic Freedom, correspondiente al año 2014, y conocer la ubicación peruana en tal aspecto. Ahora volvemos a hacerlo, pero para enfocarnos en el panorama latinoamericano.

Como es visible en el cuadro adjunto, Chile es el país más destacado en la materia, como lo demuestra el hecho de hallarse, con sus 78.7 puntos, apenas a 1.3 de dejar su actual condición de Mayormente Libre (que incluye a los países con índices de entre 70 y 79.9 puntos) para pasar a la de Libre (que considera a aquéllos con índices de 80 a 100). Sus mayores fortalezas están en los rubros de Defensa de los Derechos de Propiedad y Libertad para las Inversiones (90.0 puntos en ambos), Libertad Monetaria (84.1), Gasto de Gobierno (que se refiere a la austeridad estatal, y en el que califica con 83.8 puntos) y Libertad de Comercio (82.0). Sus puntos débiles, en cambio, se hallan en los rubros de Libertad Financiera (70.0 puntos), Libertad Laboral y Libertad de Negocios (69.3 en ambos).

Le siguen en la lista Colombia, Uruguay y el Perú, con los puntajes y ubicaciones mundiales mostrados en la tabla. Nuestro vecino del norte, al incrementar de manera importante su calificación el último año, logró dejar atrás la denominación de Moderadamente Libre (que aún se le asigna a nuestro país) y adquirir la de Mayormente Libre.

El Perú redujo su puntaje en 0.8 unidades, con lo cual descendió tres posiciones en el mundo respecto del año anterior, desde la 44 hasta la 47. Sus mejores notas están en Gasto de Gobierno (con una puntuación de 89.1), Libertad de Comercio (87.0) y Libertad Monetaria (83.3). Sus puntos débiles, en cambio, están en Defensa de los Derechos de Propiedad (40.0) y especialmente en Ambiente Libre de Corrupción (donde obtiene ínfimos 34.0 puntos).

Luego figuran Costa Rica, México y El Salvador, con 66.9, 66.8 y 66.2 puntos, respectivamente. Con el país azteca, los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico logran situarse en los seis primeros lugares de la lista latinoamericana, ratificando que la libertad económica es un pilar central de sus políticas. En dicha nación, la menor puntuación (apenas 29.7) corresponde al acápite Ambiente Libre de Corrupción, mostrando que el problema es uno de sus talones de Aquiles.

Brasil, pese a sus esfuerzos por alejarse un poco de un modelo económico bastante restrictivo, intervencionista y proteccionista, que ha traído consigo una pertinaz inflación y un ralo crecimiento, aún no logra hacerlo plenamente. A ello se debe su muy mala calificación en este ranking, en el puesto 114, con una baja de 0.8 respecto del año 2013, y con un puntaje de 56.9 que lo hace acreedor de la denominación Mayormente No Libre.
El gigante sudamericano es considerado muy deficitario en materias tales como Ambiente Libre de Corrupción (37.9 puntos), Libertad Laboral (49.8), Libertad Financiera y Defensa de los Derechos de Propiedad (50.0 puntos en ambos rubros). Sólo es evaluado relativamente bien en Libertad Monetaria (69.9), Libertad de Comercio (69.3) y Libertad Fiscal (68.8).

El caso de Argentina es considerado aún más preocupante por Heritage. El país figura rezagadísimo en el ranking, ocupando el puesto 166 entre 178 naciones del mundo, con apenas 44.6 puntos y una caída de 2.1 respecto del año anterior. Sus únicos aspectos más o menos destacados son los de Libertad de Comercio (68.9) y Libertad Monetaria (60.0). Sus aspectos más problemáticos son los de Defensa de los Derechos de Propiedad (apenas 15.0 puntos), Ambiente Libre de Corrupción (29.5) y Libertad para Invertir y Libertad Financiera (30.0 en ambos).

Venezuela, que hoy se debate en una gran crisis económica y social, figura en uno de los últimos lugares de este ranking, sólo por delante de países tan restrictivos como Zimbabwe, Corea del Norte, Cuba y Afganistán. En el país caribeño, los únicos rubros aceptablemente calificados son los de Libertad Fiscal (75.3) y Libertad de Comercio (62.7). En los demás, la evaluación es muy dura, como las que atañen a Defensa de los Derechos de Propiedad y Libertad para Invertir (apenas 5.0 puntos en ambas), Ambiente Libre de Corrupción (16.5) y Libertad Financiera (20.0).

Debido a esas bajísimas calificaciones, que dejan ver la considerable cantidad de restricciones que imponen al proceso económico, los dos últimos países son considerados en la categoría Reprimidos. No es coincidencia que hoy, como resultado de esas erróneas políticas que propician desequilibrios y desincentivan las inversiones, ambos estén siendo golpeados por fuertes inflaciones y devaluaciones, que hacen prever inevitables ajustes y enfriamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog