miércoles, 25 de noviembre de 2009

Tren Eléctrico: en la Cuenta Regresiva


En 20 meses ya estará circulando regularmente (Foto: Tren Urbano.com)

Hasta que por fin, las cosas en torno al Metro de Lima, popularmente conocido como Tren Eléctrico, entraron a un punto de no retorno. Aunque resulte difícil de creer, luego de más de 20 años de espera, el famoso proyecto está ad portas de dejar de ser el más enorme e incomprensible elefante blanco de la capital para convertirse en una feliz realidad, pues ya se está dando pasos concretos a tal efecto.

Por lo pronto, ya hay postores en plena pugna por su construcción. Cinco presentaron su propuesta, pero fueron eliminados dos (uno de ellos español y el otro chino) por lo que siguen en carrera tres. Estos son los consorcios Tren Eléctrico de Lima (conformado por la conocida constructora brasileña Odebrecht y la peruana Graña y Montero); Metropolitano (con la también brasileña Andrade Gutiérrez y la peruana Gallegos-Casabonne-Arango-Quesada Ingenieros); y Trenlima (con la italiana Astaldi y las peruanas Cosapi y JJC Contratistas Generales).


Hace un par de días estos tres postores presentaron los sobres 2 y 3, con sus propuestas técnica y económica, respectivamente. Así, el proceso entró a su recta final, en la que se analizará exhaustivamente la propuesta técnica. El 2 de diciembre será el gran día, pues, a la luz de la referida evaluación, se abrirá el sobre 3, conteniendo la propuesta económica, en base a la cual se decidirá quién construirá el anhelado tren.

Hace un mes se había elegido, también en concurso público, al consorcio peruano-suizo-finlandés Cesel-Povey, para que supervise, en representación del Estado, la correcta ejecución de los trabajos. Por otro lado, ya está asegurado el financiamiento de US$ 300 millones por parte de la Corporación Andina de Fomento, entidad que desembolsará el dinero precisamente cuando comiencen los trabajos, en los primeros meses del 2010. Asimismo, ya está expedida la normatividad que autoriza la expropiación de los (escasos) inmuebles situados en la ruta del viaducto, en las cercanías de la avenida Grau. Se espera que este proceso concluya rápidamente, antes de fin de año.
De esa manera, se va cerrando el círculo de requisitos cumplidos, y la vía para el tren va quedando completamente despejada.


El ganador de la buena pro se encargará de construir las obras civiles y electromecánicas por las que circulará este medio de transporte. Las primeras consisten en el viaducto elevado y las estaciones, y las segundas en el montaje de los rieles, la instalación del sistema eléctrico (subestaciones, catenarias) y algunas otras cosas.

Entre Villa El Salvador y la avenida Javier Prado, el viaducto está avanzado en gran parte, quedando por completar un tramo. También se requiere renovar parcialmente el sistema electromecánico (que ha sufrido desgaste por efecto del tiempo), y remodelar las estaciones existentes y construir varias nuevas. Entre las avenidas Javier Prado y Grau, en cambio, está todo por hacer.

Con los 22 kilómetros de longitud que tendrá en total, la obra deberá quedar terminada en 16 meses, es decir, aproximadamente en abril del 2011 (lamentablemente, en plena campaña electoral). En ese momento, el operador del tren (que será elegido en concurso público en marzo del 2010) podrá colocar sobre los flamantes rieles los seis trenes actualmente existentes, así como los ocho nuevos que deberá comprar (cada tren consta de seis vagones). Luego de dos meses de pruebas, el famosísimo Tren Eléctrico comenzará a operar regularmente, y Lima podrá decir, por fin, que ya cuenta con un moderno sistema de metro.


Los 22 kilómetros podrían llegar a ser 34, completando la Línea 1.

Pero allí no quedaría el asunto. Todo apunta a que la obra se prolongue 12 kilómetros hacia el noreste de Lima, hasta llegar al distrito de San Juan de Lurigancho, el más poblado del país. Ya se viene haciendo estudios al respecto (financiados por la CAF), existiendo, además, el propósito (como indica la lógica) de otorgar la operación de dicho tramo a la misma empresa o consorcio que se adjudique la concesión del tramo Villa El Salvador-avenida Grau.

Con ello, quedaría completada la Línea 1, con sus extensos 34 kilómetros, y el tren podría comenzar a soñar con alguna línea adicional, probablemente la 3. Teniendo en cuenta el explícito interés que comienzan a mostrar inversionistas de diversas partes del mundo, y el enorme potencial que una gran metropoli como Lima tiene por desarrollar en materia de transporte, no nos cabe ninguna duda de que las etapas posteriores del metro limeño se ejecutarán mucho más rápidamente que la que ahora comentamos.

5 comentarios:

  1. Me parece excelente que por fin se haga, o mejor dicho se termine esta obra, pero aún dista mucho del ideal que hubiera podido ser una realidad si se hubiesen aprovechado esos 20 años.

    http://lima2427.pe/lima2427.pdf

    Ni modo !A recuperar el tiempo perdido¡

    ResponderEliminar
  2. Ojala podamos ser testigos de una buena red de metro en Lima, es una auténtica vergüenza que una de las ciudades más pobladas de América Latina no tuviera metro.

    ResponderEliminar
  3. Adelante Gran Lima.
    Adelante Peru, tenemos que retomar nuestro lugar en Sudamerica.

    ResponderEliminar
  4. la proxima linea es la 2!

    http://www.youtube.com/watch?v=ag0DyEou99I&feature=player_embedded

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog