viernes, 21 de enero de 2011

Exportación de Gas: Mejoran los Precios, y con ello las Regalías

Como se sabe, el gobierno estableció, hace algunos meses, dos importantes pautas acerca de la exportación del gas natural de Camisea. Una de ellas se refiere al origen del gas de exportación y la otra a las regalías que deben ser pagadas al Estado.

De Pampa Melchorita al mundo. (Foto: Odebrecht)

En el primer aspecto, determinó que el hidrocarburo que se exporte no podrá provenir del Lote 88, pues este, cuyo precio está regulado, deberá destinarse exclusivamente al mercado interno.
En el segundo, que las regalías derivadas de la exportación no podrán ser, en ningún caso, inferiores a las generadas por la venta en el mercado interno.
Dos propuestas sumamente razonables, para las cuales, luego de varias conversaciones, se espera una pronta respuesta del Consorcio Camisea, que se ha comprometido a darla en el presente mes.

En realidad, la prohibición de que se exporte lo del Lote 88 no afecta los planes del consorcio, pues en el Lote 56, del cual viene extrayendo el que exporta, está casi asegurada la existencia de más gas, lo que permitirá atender sobradamente la demanda de 4.2 TCF (trillones de pies cúbicos en notación inglesa, billones en notación castellana) del contrato de exportación firmado con México.

Por otro lado, al margen de lo que se acuerde en las conversaciones, el mercado internacional del gas está contribuyendo a que las regalías por la exportación ya estén siendo mayores que las que se paga por el consumo interno. Ocurre que, luego de una prolongada etapa de depresión, este viene mostrando una sensible recuperación.
Como se comprueba en el primer gráfico, el precio del Henry Hub (el mercado del gas natural para Norteamérica) sigue recuperándose sostenidamente. Lo que viene ocurriendo en dicho mercado es un reflejo de la situación global.

Después de haber caído en octubre al terrible nivel de US$ 3.30 por millón de BTU (unidad de medida empleada en este mercado), a la fecha el precio ya se ubica en aproximadamente US$ 4.50. Eso ha ayudado a mejorar los ingresos obtenidos por el consorcio en sus ventas en dicho mercado.

Sin embargo, como se aprecia en el segundo cuadro, referido a los 26 embarques de exportación efectuados desde que se inició el negocio (en  junio del 2010), este no se ha limitado a vender allí, sino que ha buscado nuevos mercados, con el fin de obtener mejores precios. Así, aparte de Estados Unidos, Canadá y México, ha efectuado envíos a varios países europeos (España y Bélgica), asiáticos (China y Corea del Sur) e inclusive a nuestro vecino Brasil.

Esa combinación de mercados diversificados y recuperación de precios en todos ellos se ha hecho patente en las cuentas de diciembre, y se comprueba en el siguiente cuadro, que muestra los montos de regalías generadas mensualmente por el negocio.

Como se puede ver, el último mes los ingresos han crecido de manera considerable, no solo para la empresa, sino también para el Estado. El precio en boca de pozo (Canasta Aplicable, resultante de descontar al precio de venta internacional todos los costos intermedios, como transporte por ducto, licuefacción, transporte en buque, y regasificación) ha pasado de US$ 0.9029 en noviembre (y apenas US$ 0.5059 en octubre) a nada menos que US$ 2.5434 en diciembre. Es decir, se ha triplicado el valor de lo producido, de US$ 16.4 millones a US$ 49.2 millones. Al implicar una tasa de regalías de 38% (US$ 0.97 por cada millón de BTU) también ha triplicado el monto de estas, de US$ 6.1 millones a US$ 18.7 millones. Según el contrato, dicha tasa de 38% se aplica cuando el precio internacional iguala o supera los US$ 5; si es menor, la tasa solo llega a 30%.

Eso significa que, luego de una larga etapa de penurias, la situación comienza a mejorar, gracias al alza de los precios. Tal como se aprecia en el último cuadro, en diciembre las regalías por la exportación han vuelto a ser mayores que las del consumo interno, tal como ya lo habían sido en julio y agosto, pero ahora por una diferencia notable. La nueva situación permite ganar más a todas las partes. No solo a la empresa (cuyas utilidades aumentan), sino también al Estado (que recauda más impuestos), y a la región Cusco (que recibe más recursos, tanto por concepto del canon proveniente del impuesto a la renta, como de las regalías). De esa manera, mejora la opinión general de la población acerca de la conveniencia del negocio de exportación.
Y ese es solo el principio, pues el precio deberá seguir subiendo, al compás de la recuperación de la demanda mundial. Cuando el precio llegue a US$ 5 en el Henry Hub (mercado que marca el precio en Estados Unidos y México), la tasa de regalía subirá a 38% del precio a boca de pozo, en lugar del 30% actual, ratificando que el negocio realmente tiene perspectivas, inclusive en ese mercado, que estuvo fuertemente deprimido y que constituirá el principal destino internacional de nuestro gas durante los siguientes veinte años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog