sábado, 14 de enero de 2012

Hola Cultura Metro, Adiós Cultura Combi

La exitosa entrada en operación del Metro de Lima, pese a sus escasos cinco trenes, y pese a hallarse aún en período de pruebas, ha constituido todo un acontecimiento para los limeños y para el país. Inclusive la famosa publicación británica The Economist le dedicó un artículo, titulado "Por fin el tren deja atrás su primer andén" y subtitulado, con toda razón, "Mejor tarde que nunca".

En la parte inicial de este señala que "Tomó más de un cuarto de siglo, pero el 9 de enero los pasajeros recorrieron por primera vez los 22 kilómetros (14 millas) de largo de la línea férrea elevada, desde el pobre suburbio sureño de Villa El Salvador hasta el centro de Lima, capital del Perú. La línea de metro es la primera en esta ciudad de más de 8 millones de habitantes. Sus vicisitudes reflejan las del país."

El tema amerita la atención que se le viene dispensando, no solo por la presencia de un nuevo elemento en el paisaje urbano, sino por sus implicancias. Es que con el nuevo sistema de transporte comienza la transformación de uno de los sectores que más nos avergonzaban como sociedad, no solo en los aspectos operativo y estético, sino también en el cultural.

En efecto, como lo demuestra el excelente video adjunto, elaborado por Víctor Hugo AE y colgado en su canal en Youtube, el Metro ya parece estar trayendo consigo un radical cambio de mentalidad y de actitud, que sin duda le harán mucho bien al país. Con él comienzan a quedar atrás la informalidad, el desorden, la prepotencia, la suciedad, el incumplimiento de horarios, las salvajes carreras por ganar pasajeros (o la exasperante lentitud), la incomodidad por el tamaño de los vehículos y su pésimo mantenimiento, el irrespeto a las rutas establecidas y a las reglas de tránsito, el ruido estridente, la falta de seguridad, y mil otros defectos que retratan a las combis y microbuses, y a la involución cultural que representan.



Nada de eso se ve en estas imágenes, correspondientes a la estación María Auxiliadora, donde la gente ya está comenzando a disfrutar de las bondades de un Metro, y a olvidarse un poco de los sinsabores del otro caótico sistema. Obviamente, la nefasta cultura combi no desaparecerá por obra de cinco trenes, ni de 24, ni de una sola línea de Metro. Pero sí puede debilitarse considerablemente, si se continúa a fondo en esta gran batalla por la modernización del transporte limeño.

A los trabajos del viaducto Grau-San Juan de Lurigancho, que completarán la Línea 1, deberían sumarse, casi de inmediato, los de la Línea 2, que unirá el Callao con Ate, y luego las otras líneas ya previstas, hasta completar, en un plazo prudencial y de acuerdo a las disponibilidades fiscales, la integridad de la red, que nuestra capital requiere y merece. Otros sistemas de transporte, como el Metropolitano, indudablemente también deberán seguir siendo ejecutados, pero no como sustitutos, sino como elementos complementarios, y jamás obstaculizando su avance. El gobierno central, única instancia capaz de afrontar los enormes montos involucrados, debería dejar atrás su tímida y contemplativa actitud sobre el Metro y apoyar decididamente su concreción, por ser prioritario y fundamental para resolver el problema del transporte en la capital, y por favorecer especialmente (como ya se está comprobando en Villa El Salvador y como se comprobará pronto en San Juan de Lurigancho) a los sectores más pobres de esta.

4 comentarios:

  1. SJL no es pobre, seria bueno que cuando tengan una oportunidad se den una vuelta por el distrito...
    Adelante con el Metro!!!

    ResponderEliminar
  2. Como un adolescente que creció de pronto, a los peruanos nos va a llevar tiempo tomar consciencia que el país ha cambiado y nosotros debemos cambiar con él. En el Metropolitano se ven ciertos signos (a pesar de la apretadera) de respeto a las reglas y normas de convivencia y el tren no será la excepción, porque el caos tiene que dar paso al orden.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 1. SJL no es pobre comparado con qué pais? Con Haití o con Somalia? Seguramente. Pero comparado con un país de primer mundo? Obviamente que sí es pobre.

    ResponderEliminar
  4. Seamos honestos, la gente de provincia no sabe vivir como gente civilizada, un ejemplo Gamarra, alli, en donde el metro cuadrado es el mas caro del pais, se ve muy poco progreso en sus calles y edificios, como detenidos en el tiempo, les falta un cambio de "chip", porque no hacer de Gamarra un centro bonito, con pistas adoquinadas, buenas veredas, todo bien pintadito y no como el desorden que existe, robando cable de luz, etc lo que falta ahi es una buena administracion municipal, deberian hacer un cambio, el alcalde de Surco por el Alcalde de la Victoria, que cambio seria!!

    Yo iria a Gamarra para ver que hay, para pasear ahora con el tren pero como esta?, de ninguna manera y eso que antes estaba peor.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog