lunes, 16 de febrero de 2015

PBI: Sólo 0.54% en Diciembre y 2.35% en el Año

El producto bruto interno (PBI) peruano cerró el año con una tasa de crecimiento de 0.54% en diciembre. Con ello, el dato anual llegó a 2.35%, el más bajo desde el año 2009 (1.0%). Además, alcanzó 65 meses de expansión ininterrumpida.

Así lo dio a conocer hoy, mediante un Informe Técnico, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

El magro resultado del año se explicó en gran parte por la debilidad de la demanda externa, reflejada en un decrecimiento de 2.7% de las exportaciones en términos reales (las tradicionales cayeron un considerable 8.3%, situación que no pudo ser compensada por el crecimiento de 4.2% de las no tradicionales).

Por sectores, hubo buenos resultados en la mayoría de ellos, habiendo sobresalido en el año el Financiero y Seguros (12.60%), así como los de Servicios Prestados a Empresas (6.60%) y Telecomunicaciones y Otros Servicios de Información (6.50%).

Únicamente tres sectores tuvieron tasas negativas. El primero fue la Pesca, que con su estrepitosa caída de 65.81% en diciembre, causada por la disminución de la disponibilidad de anchoveta, acumuló una de 27.94% en el año.
El segundo fue la Manufactura, que en diciembre retrocedió un considerable 12.43%, y en el año 3.29%, básicamente por el mal desempeño de su subsector Fabril Primario (-9.97%), pues el más importante, el Fabril No Primario, sólo cayó 1.03%. El sector se vio afectado especialmente por la baja disponibilidad de pescado, que impidió que la industria productora de harina y aceite contara con la adecuada disponibilidad de su principal insumo.
También decreció la Minería e Hidrocarburos (5.17% en diciembre y 0.78% en el año), golpeada por la baja de precios de los minerales, pero felizmente apuntalada en parte por el alza de la producción de hidrocarburos.

Así las cosas, las contribuciones sectoriales al dato global, al cierre del año, fueron las siguientes:

La mayor, como vemos, correspondió al sector Otros Servicios, que aportó 0.62 de los 2.35 puntos logrados en el año por el PBI. Le siguieron Financiero y Seguros (0.60) y Comercio (0.51).

En el extremo opuesto, la Manufactura fue el sector que más frenó la economía, al restarle al producto nada menos que 0.48 puntos.

De esa manera cerró un año que, a la luz de los pronósticos oficiales, prometía tener un buen crecimiento, pero que con el transcurso de los meses, la muy desfavorable evolución de los precios internacionales, la desaceleración de la economía china, la inminencia del alza de la tasa de interés de Estados Unidos y otros elementos relevantes, se fue haciendo mucho más sombrío.

Esperemos que el actual sea bastante más favorable, de la mano de la recuperación de nuestros principales socios comerciales, las importantes inversiones previstas (Línea 2 del Metro, gasoducto del sur), la plena operación de grandes proyectos (como los de Toromocho y Olmos), la disminución del ruido político y otros factores que contribuyan en tal sentido. Las previsiones actuales apuntan a una tasa de entre 4 y 5%, que de cumplirse, además de permitir seguir mejorando en la lucha contra la pobreza, confirmaría que nuestra economía dejó atrás su momento más complicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog