miércoles, 25 de noviembre de 2015

El Inminente Desarrollo del Puerto de Pisco

El puerto de Pisco, el quinto más importante del país por el volumen de carga que moviliza, tiene grandes planes para su desarrollo.

Estos se concretarán en el marco de la concesión de la que fue objeto, ganada en abril del 2013 por el español-brasileño Consorcio Paracas, transformado luego en la empresa Terminal Portuario Paracas (TPP).

Ésta reconstruirá en una primera etapa los amarraderos 3 y 4, destinados a ser multipropósito, es decir a atender todo tipo de carga. Con pilotes nuevos en reemplazo de los antiguos y una más resistente losa de concreto, ambos podrán soportar grúas pórtico.

La etapa también considera la rehabilitación de uno de los dos antiguos y grandes almacenes y la demolición del otro, así como el relleno del patio de almacenamiento, que será reforzado. Asimismo, contempla un dragado a 12 metros de profundidad, tanto en dichos amarraderos como en la zona de maniobras y el canal de acceso.



En cuanto a equipamiento, se adquirirá dos grúas móviles de 50 toneladas métricas y una de 40, un equipo móvil absorbente para graneles limpios y un numeroso contingente de vehículos para el movimiento intraportuario de carga. También se construirá el área de antepuerto (zona de ingreso y salida de camiones) y se mejorará integralmente los sistemas de abastecimiento y distribución de agua y electricidad. El interesantísimo video adjunto, publicado en marzo de este año por TPP, si bien no es totalmente fidedigno acerca del orden en que se llevará a cabo las obras del proyecto, brinda una buena referencia al respecto.

La segunda etapa se pondrá en marcha cuando el movimiento total de carga llegue a 2.5 millones de toneladas (el año pasado ya llegó a 1.69 millones, lo que hace ver que no falta demasiado para iniciarla). En el marco de ella se deberá modernizar y reformar los amarraderos 1 y 2, dejándolos aptos para soportar grúas pórtico de muelle y para un posterior dragado a 14 metros. También se hará un dragado a 12 metros en dichos amarraderos y en la zona de maniobras, y se adquirirá una grúa móvil de 50 toneladas, así como más vehículos para el movimiento de carga.

La tercera etapa tendrá lugar cuando el movimiento de contenedores llegue a 60 mil TEU (contenedores de 20 pies de largo) anuales. Como parte de ella se instalará una grúa pórtico de muelle y dos de patio, y se efectuará un dragado a 14 metros en los amarraderos 1 y 2, en la zona de maniobras y el canal de ingreso. Además, se rellenará y reforzará el patio de almacenamiento de contenedores, que tendrá una extensión de 4 hectáreas. Y se adquirirá más vehículos de carga interna, entre ellos dos reach stacker.

La cuarta y última etapa se iniciará cuando el movimiento de graneles limpios llegue a 225 mil toneladas métricas anuales. En dicho momento se deberá ampliar a 5.25 hectáreas su patio de almacenamiento e instalar un sistema automatizado para su descarga (lo que incluirá equipo absorbente, faja transportadora y un silo).

Ésa es la interesante secuencia de mejoras previstas para Pisco, un puerto que, luego de décadas de anquilosamiento, resurge de la mano de la inversión privada, y va camino a convertirse en un importante puntal de nuestro sistema de transporte y del comercio exterior.

1 comentario:

  1. ARQ.CAP 11787 MIGUEL FERNANDO PARO MAYORGAlunes, 30 noviembre, 2015

    ES IMPORTANTE LAS MEJORAS EN LA INFRAESTRUCTURA DEL PUERTO DE PISCO.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog