domingo, 22 de noviembre de 2015

Importante Triunfo de la Apertura Económica en Argentina

Argentina, la tercera economía más grande de América Latina (sólo por detrás de Brasil y México), tuvo hoy un importantísimo resultado electoral, al elegir como presidente a Mauricio Macri.

De esta manera, le dio el visto bueno a la propuesta liberal del referido candidato y le dijo no al actual esquema heterodoxo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Dicha heterodoxia, si bien en sus primeros años logró reactivar la economía con una política de gasto público y al amparo de los buenos precios de los commodities (soya, trigo y otros), luego puso en evidencia sus múltiples y graves falencias, propiciadas por una gran irresponsabilidad fiscal y reflejadas en desequilibrios por doquier.

Eso produjo una de las inflaciones más altas del mundo, una considerable devaluación de la moneda, la pérdida de reservas internacionales, la notoria disminución de la inversión privada y la desaceleración productiva, con grave riesgo de convertirse en recesión. Así, la economía viene creciendo muy poco en los últimos años: 0.8% en el 2012, 2.9% en el 2013 y 0.5% en el 2014, la moneda se ha devaluado más de 80% entre el 2012 y el 2014 y las reservas han disminuido de US$ 43 mil millones en el 2012 a apenas US$ 27 mil millones en octubre del presente año. El riesgo país, que sólo ha disminuido en los últimos meses debido a la expectativa por el triunfo de Macri, es uno de los más altos de América Latina, y la calificación crediticia una de las peores.

En el año 2012 este billete equivalía a US$ 21.74; hoy equivale a sólo US$ 10.53.

Macri ha decidido dar un gran golpe de timón frente a estas políticas y modificar sustantivamente el modelo económico.

Para empezar, ha anunciado la liberalización y unificación del tipo de cambio, para que sea el mercado, y no la antojadiza decisión del gobierno, el que determine un único precio de la moneda. También, la recomposición del banco central, para que pueda desarrollar su política monetaria con total autonomía del gobierno, obligándolo a ser responsable en su gasto y garantizar la estabilidad de los precios.

Asimismo, ha señalado que repondrá a los funcionarios del instituto de estadísticas, el INDEC, para que éste recupere la credibilidad que perdió cuando el gobierno actual, abrumado por la escalada inflacionaria, decidió mentirle al país, maquillando las cifras y mostrando unas mucho menores que las reales.

Además, se espera muchos otros cambios y reformas en la línea de la estabilidad, la apertura y la liberalización. Por ejemplo, medidas que racionalicen el gasto público y lo enfoquen únicamente en los sectores vulnerables, que establezcan un ambiente económico bastante más propicio para la inversión privada, que abran mucho más el mercado a la  competencia extranjera, que promuevan tratados de libre comercio y que mejoren las relaciones con la comunidad financiera internacional.

Con esta elección, Argentina se aleja de la heterodoxia, política cuyos malos resultados también vienen afectando (y muy gravemente) a Brasil y Venezuela, y se acerca a políticas más ortodoxas y pro mercado, como las vigentes en el Perú, Chile y Colombia, países que, pese al difícil panorama externo, no dejan de crecer, y manteniendo su estabilidad macroeconómica.

Se trata, en suma, de un buen paso en materia de sensatez económica por parte de la tercera economía regional. Eso no sólo le sirve a ésta para enmendar rumbos, sino también a toda la región, que de esa forma consolida un modelo que definitivamente es digno de ser tomado en cuenta en el plan de desarrollo de nuestros países.

1 comentario:

  1. El movimiento bolivariano-chavista-populista está pasando por su peor momento, atrapado en su propia demagogia.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog